Costumbres y Tradiciones de los Turcos (51/2014)

Ejemplos de la solidaridad en la cultura turca de Anatolia

Costumbres y Tradiciones de los Turcos (51/2014)

Ayudarse y la solidaridad social son muy importantes en la vida política y cultural de los turcos en Asia Central y Anatolia. La costumbre de fundaciones en el período otomano es el ejemplo más bonito de ello. Se encontraban fundaciones para proteger las aves que no se podían emigrar a las tierras calientes en el invierno, que daban de comer a los animales de la calle, las que compraban nuevas ropas para los niños pobres en las fiestas religiosas, fundaciones que hacían construir hospitales, fontanas y generosidad.

Una parte de la costumbre de darse regalos – tema del episodio anterior – se puede evaluar dentro del estatuto de ayudarse y solidarizarse. Mientras se casan las parejas y se mudan a una casa, sus familiares y amigos les ayudan regalando obsequios. En nuestro tiempo se les pregunta a los que se mudan a una nueva casa qué necesitan. Las prácticas pueden transformarse según las condiciones de la época. Hoy, en lugar de dar un obsequio a los recién casados se les da el dinero del regalo o un cheque de regalo.

Los banquetes colectivos ofrecidos en los tiempos de nacimiento, circuncisión, bodas y muertes son una solidaridad de mano de obra. Los vecinos y los familiares facilitan las cosas preparando comidas o hasta sirviendo los platos para reducir la carga del amo de casa. La solidaridad que se hizo una institución social en Anatolia se denomina “imece” (cooperación voluntaria). İmece es un término que se caracteriza por las actividades de un grupo formado en pueblo a fin de realizar voluntariamente y en turnos las labores que requieren mayor fuerza humana. Si se tiene que hacer un trabajo y el propietario de la casa no tiene suficiente dinero, se recolecta dinero para crear un presupuesto. El dinero recolectado se gasta por el trabajo requerido. Esta recolecta se reúne cuando se necesita dinero para las bodas, dar adiós a un nuevo soldado y enviar a un estudiante a otra ciudad.

La presencia de la vida en la zona rural continúa en las labores dependientes de la ganadería y tierra. También se hace ayuda para las familias cuyos hijos varones van a cumplir el servicio militar, porque se reduce la mano de obra doméstica. Hay muchas labores que se hacen con el método de imecé. Este tipo de cooperación voluntaria se hace en la construcción de áreas de vida comunes en las localidades. Gracias a las recolectas se construyen mezquitas, dispensarios y colegios. El imecé es sustancial para las ayudas más pequeñas. Los preparativos para el invierno se hacen de forma colectiva. La preparación de los leños, el corte de los árboles secos, elaboración de conservas y comidas secadas, macarrones, encurtidos, dotes de la niña, etc., son algunas de las faenas para el trabajo voluntario. Los vecinos que se reúnen por el imecé tanto trabajan como cantan cánticos de imecé.

La habitación rústica es un cuarto construido por parte de los plebeyos o por un personaje adinerado de la aldea. Las familias conocidas de la aldea dan su propio nombre a estas habitaciones aldeanas. Estas habitaciones continúan siendo construidas desde la época de los selyúcidas anatolianos (siglo XIII). Estas habitaciones son las propiedades comunes de las aldeas. Estos sitios son protegidos por los pioneros de la aldea. Sus gastos son cubiertos por los mismos. Estos cuartos son para hospedar a los huéspedes en el pueblo. Los huéspedes, vendedores, comerciantes y pastores se alojan en estos cuartos. Todas sus necesidades son suministradas por los aldeanos. Antiguamente, se encontraban establos al lado o debajo de las habitaciones aldeanas para que los caballos de los huéspedes se quedaran allí. También se cuida de los animales mientras el huésped se acomoda en su cuarto. Todos los plebeyos hacen lo que puedan para que los huéspedes sean bien recibidos. Como símbolos de la hospitalidad tradicional turca, estos cuartos suministraban las necesidades del mismo pueblo. En las bodas se usaba como la casa de bodas. Así como se hacen diversiones sociales de los aldeanos en estas habitaciones.

Por Fatma Ahsen Turan
Académica del Departamento de Lengua y Literatura Turcas – Universidad de Gazi, Ankara


Etiquetas:

Noticias relacionadas