El sentido de la oración al Dios, su filosofía e importancia

Vamos a hablar de la oracion con los aspectos tanto individuales como sociales

El sentido de la oración al Dios, su filosofía e importancia

Gracias al Dios que nos permite estar con ustedes y les saludo con mucho cariño y respeto.

Hoy vamos a abordar la creencia en Dios.

Creer en el Dios o Alá se califica como aprobar de corazón la existencia y unión de Alá sin otro similar y declararlo en palabras y vivir de esta manera. En breve la creencia se compone de aprobación de corazón, repetición con palabras y su aplicación. Si falta uno de estos aspectos entonces la creencia no llega a su objeto. Nuestro profeta dijo que repetir la expresión 'La ilahe illallah' que es la repetición y expresión de la creencia en el Dios, es la práctica más sublime.

La creencia en el Dios es el derecho de Alá y el Creador Sublime sobre nosotros por ofrecer sus bondades infinitas. La esperanza del Dios de sus fieles es obediencia a sus órdenes y a su potencia. Las oraciones y las prácticas hechas por ganar la gratitud del Dios son la muestra de obediencia. Además son los reflejos de obediencia, querer al Dios por el Dios, querer a los sus queridos y hacerlos por la bondad y gratitud del Dios, no superar los límites de las reglas o avergonzarse de nuestros actos ante el Dios. Una persona que realiza estas obligaciones es madurada y alcanza su objeto eternal. Estas personas disfrutan la oración.

Creer en Alá necesita la afición en Él. Nuestro querido profeta dijo que la madurez de una persona es posible solamente con la afición infinita en Él.

La persona que cree en Alá, lo muestra por vía de sus actos. Sea lo que sea su plataforma, la sociedad o la solitud, actúa con la conciencia de que Alá ve y oye todo. Se acerca con misericordia a las creaturas. Por eso la creencia en el Dios obliga una vida según las reglas de la creencia, con moralidades y virtudes.

Creer en Alá es un concepto que echa un sentido distinto a la vida de la persona, determina su estilo de vida, dirige sus opiniones y acciones y regula sus relaciones con todo el mundo, la sociedad, su familia y su personalidad. La creencia es un clave contra las maldades y es una ventana que se abre a las bondades.

Cuando se mira al retrato compuesto de los jadíces del Profeta Mahoma, el fiel de Alá debe actuar bien a su vecino, ofrecer lo que tiene a su huésped, hablar bien, querer a los musulmanes, desear para todo el mundo lo que desea por sus intereses, ser confiable y tener los valores universales y sociales.

Estimados oyentes,
Alá autodenomina de esta manera en el Corán:
El Dios sublime no parece a otras creaturas y no hay una pareja u otro similar.
No fue nacido de una madre o un padre y no necesita a nadie para mantener su presencia. No come, bebe, duerme, se cansa o reproduce como otras creaturas.

Alá es único y no hay otro creador. Es el dueño de los patrimonios, es el origen de las bondades, asegura la seguridad, protege.

Es superior y hace lo que desea sin otro similar. Se aleja de todas las ausencias y posee todos los títulos madurados.
Él es el único que quedará hasta la eternidad. Él dirige todo con sus planes. Él solamente dice 'Haz' si desea que se haga algo.

No cae ni una sola hoja del árbol si no lo desea Él. Él sabe una poca partícula en el suelo. Es el remedio de todos los problemas y todas las enfermedades.

Alá está con todos sus fieles que le crean y le confían hasta siempre. Si le quiere a su fiel es su oreja que oye, su ojo que ve, su mano que toca y su pie que anda. Es que siempre le protege y no le permitirá que cometa pecados.

Nuestro Dios sublime ordena: 'Nuestro Señor es Dios," entonces dirige una vida justa, los ángeles descienden sobre ellos: "Usted no tendrá temor, ni irá usted apena. Alégrese en las buenas noticias que el Paraíso ha sido reservado para usted.!'."

Nuestro profeta también promete el paraíso a los que se abstienen de los actos y dichos que perjudican al espíritu de la creencia con una vida de oraciones.

Deseo acabar mis palabras con una reza del profeta Mahoma:
“Mi querido creador que nos haga querer la creencia, ornamente nuestros corazones con la creencia. Que no nos haga querer la desobediencia y la rebelión y que nos muestre lo malo. Que nos haga uno de los que quedan en su camino'.
Que nos haga Alá uno de los musulmanes que disfrutan la creencia.

Que vivamos en cada momento de nuestras vidas con la creencia hasta nuestro último respiro.



Noticias relacionadas