Comisión de la Verdad sale en defensa de la Justicia transicional de Colombia

El padre Francisco De Roux, presidente del organismo, aseguró que la Jurisdicción Especial de Paz brinda seguridad para que no haya lugar a la impunidad en este proceso.

Comisión de la Verdad sale en defensa de la Justicia transicional de Colombia
BOGOTÁ, Colombia

En una declaración pública, el sacerdote Francisco De Roux, presidente de la Comisión de la Verdad creada por el Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Farc, defendió el rol de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) como mecanismo para impedir que en Colombia haya impunidad de crímenes cometidos en el conflicto armado.

“Necesitamos una JEP robusta, rodeada de la confianza de las instituciones y de los ciudadanos, respetada en su autonomía”, indicó De Roux.

El padre hizo la declaración tres días después de que el presidente Iván Duque anunciara su objeción parcial a la ley estatutaria de la JEP, provocando una fuerte polémica nacional.

Además, resaltó el rol del liderazgo del tribunal transicional. “Nuestro apoyo particular a Patricia Linares, presidenta de la JEP, quien ha sabido llevar los ataques institucionales y personales con grandeza ciudadana, serenidad, claridad jurídica y extraordinario coraje de mujer”, añadió.

La JEP hace parte del Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición creado para respetar esos derechos de las víctimas del conflicto armado. El sistema también está conformado por la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas y la Comisión de la Verdad.

“El Sistema es apoyado por el Consejo de Seguridad de la ONU, de las Naciones Unidas y de todos los países amigos de Colombia”, recordó el sacerdote.

Añadió que el sistema es histórico, ya que por primera vez el Estado mismo se compromete a trabajar en el esclarecimiento de la verdad de la tragedia nacional, más allá de intereses de poder o de dinero. “Es una responsabilidad máxima de nosotros la protección de este Sistema”, dijo.

Uno de los miedos más grandes que han manifestado organizaciones sociales y líderes políticos favorables al Acuerdo de Paz es que la inseguridad jurídica podría desanimar a excombatientes de las Farc a continuar en el proceso de reincorporación.

Sobre este punto, el padre De Roux pidió a los excombatientes del partido de las FARC “que no pierdan esa confianza ante el debate político en que estamos. La paz no es un asunto de los partidos. La paz está ya en manos de los ciudadanos, sobre todo de los jóvenes y no va a detenerse”, afirmó.



Noticias relacionadas