La arquería tradicional turca fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad

El valor cultural del arco y la flecha ha sido uno de los elementos que ha permitido a la sociedad turca permanecer unida durante siglos

La arquería tradicional turca fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad

BOGOTÁ, Colombia

AA - La arquería tradicional turca, un deporte que tiene sus orígenes en las poblaciones que antecedieron al Imperio Otomano, fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La declaración se dio a conocer en la ciudad colombiana de Bogotá en el marco del XIV Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco.

Desde este jueves la tradición que Turquía postuló para ser evaluada por la Unesco quedó inscrita en la Lista Representativa Patrimonio Cultural Inmaterial de ese organismo de la ONU.

Cengiz Toksoz, presidente de la Federación de Arquería Tradicional Turca, indicó que el reconocimiento es el resultado de un trabajo en conjunto hecho por su organización, la Confederación Mundial de Deportes Étnicos, la Fundación de Arqueros y el Ministerio de Cultura y Turismo de su país.

“Hoy completamos esta etapa del proceso que iniciamos en 2017. Ahora la arquería tradicional turca es declarada como una herencia de la humanidad y estamos complacidos de haber sido uno de los principales actores en el proceso”, sostuvo Toksoz luego de la declaración de la Unesco.

Zeynep Safiye Aki Nalcioglu, integrante del Comité de la Confederación Mundial de Deportes Étnicos, destacó que la arquería turca tiene una dimensión espiritual que fue descrita en la propuesta que se le presentó a la Unesco para su evaluación.

“Estamos contentos de que la arquería sea parte del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad”, le dijo Aki Nalcioglu a la Agencia Anadolu.

Para la promoción de la arquería en su país, Aki Nalcioglu indicó que se está construyendo un centro para su desarrollo y su práctica. “También apoyamos el Festival Cultural de Deportes Étnicos del mundo, cada año en Estambul, donde la arquería tiene un espacio”, sostuvo.

Aki Nalcioglu añadió que con el uso de la tecnología se está tratando de unir a la arquería tradicional con la modernidad en su país. Mencionó, además, que uno de los objetivos es que los niños se interesen en esa tradición.

El arco y la flecha, los dos principales objetos de la arquería tradicional turca, representan un legado para la cultura de ese país que pasa de generación en generación.

Su historia tiene estrechos lazos con la identidad que desarrollaron las comunidades que antecedieron a la formación de Turquía.

“Cada tribu estaba simbolizada por una flecha en los pueblos antiguos turcos. La flecha también representaba pertenencia e integración en las relaciones diplomáticas. El arco simbolizaba la soberanía”, mencionaron la Federación de Arquería Tradicional Turca, la Fundación de Arqueros y la Confederación Mundial de Deportes Étnicos.

Las tres instituciones, en un documento sobre la arquería tradicional turca, describen que el valor cultural del arco y la flecha ha sido uno de los elementos que ha permitido a la sociedad turca permanecer unida durante siglos.

El surgimiento de la arquería turca como una disciplina deportiva, más allá de sus componentes políticos y sociales, tiene sus orígenes en el siglo XV con las competencias de arqueros.

Desde entonces el uso de arcos y flechas inició su transformación de una disciplina vinculada a la guerra y a la caza, a una deportiva que ha logrado trascender a través de los siglos hasta convertirse, este jueves, en parte del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

La fabricación de los arcos y las flechas, que incluye detallados procesos artesanales hechos por poblaciones locales, es otro de los elementos de la arquería tradicional turca alrededor de la que se han formado lazos culturales inquebrantables.

Los arcos compuestos curvilíneos, que pasan por un proceso de elaboración que incluye cuernos y ligamentos de búfalo y madera, así como trajes típicos hechos con finas sedas, las delicadas flechas de madera decoradas y la devoción por los caballos, desde donde también se practican los tiros con arco, hacen parte de la cultura que se ciñe a esta tradición.

Desde comienzos del siglo XXI Turquía ha hecho un esfuerzo por recuperar las raíces más profundas de su tradición sobre la arquería.

En los últimos años, se abrieron cientos de clubes de tiro con arco turcos en todo el país. Allí se entrenan las nuevas generaciones de arqueros para aprender los más valiosos detalles de su disciplina, que desde este jueves quedará en la memoria viva del mundo.



Noticias relacionadas