Las raíces históricas de la cuestión palestina

Los sucesos, que continuaron durante dos semanas tras el 15 de julio en la Mezquita Al-Aqsa, son una de las decenas de resultados de una serie de razones provocadas por el período histórico

Las raíces históricas de la cuestión palestina

Las raíces históricas de la cuestión palestina

El cierre al culto de la Mezquita Al-Aqsa por parte de Israel a partir de los medios del mes de julio de 2017, y luego el acontecimiento de detectores de metales en las puertas causaron la reacción de los musulmanes, y provocaron enfrentamientos en Jerusalén. La matanza de los civiles musulmanes, que protestaron el bloqueo alrededor de la Mezquita Al-Aqsa, por los soldados israelíes causó que aumentaron las críticas contra Israel tanto el mundo islámico como en la comunidad internacional, y a consecuencia, el Gobierno israelí se vio forzado a levantar las barricadas electrónicas.

Los sucesos, que continuaron durante dos semanas tras el 15 de julio, son una de las decenas de resultados de una serie de razones provocadas por el período histórico. Por eso que, para entender la cuestión palestina, necesitan revelar el proceso político y las raíces históricas de la cuestión. En este marco, en dos partes del folletín de cuatro capítulos abordaremos las raíces históricas de la cuestión palestina, y en otras dos partes trataremos las razones políticas de la cuestión.

La cuestión palestina esencialmente es una cuestión muy amplía, que tiene una profundidad histórica, cultural, administrativa y política de los territorios palestinos, considerados sagrados por las tres grandes religiones (judaísmo-cristianismo-islam). Esta cuestión se ha convertido en uno de los más importantes problemas internacionales de nuestra época. A pesar de que la cuestión palestina, al principio, surgió como una cuestión regional, que interesó solamente al Oriente Medio, a corto plazo se ha convertido en un tema internacional, y especialmente se ha convertido en uno de los principales temas que interesan muy de cerca a los mayores potentes del sistema internacional. La cuestión palestina, que es uno de los temas internacionales más problemáticos de hoy en día, tiene un pasado histórico muy antiguo.

Cuando se analizan las raíces históricas del clan, que le dio nombre a Palestina, se revela que es un clan marítimo llamado “Pilistu” que se colocaron en la región entre Tel Aviv-Franja de Gaza de hoy en día en el siglo XII antes de Cristo. Pero, tanto en las fuentes históricas como en las religiosas el nombre de esta geografía se menciona como “tierra de Kenan”, ya que los “kenaníes”, que dieron nombre a la región, vivieron entre los años 3000 y 1200 antes de Cristo en la época de profeta Abraham, que puso su sello a la historia antigua del Oriente Medio. En las fuentes históricas se mencionan como una nación que luchaba para dominio contra Egipto en las regiones de Anatolia, Chipre y Siria. Y en las fuentes egipcias y asirias se mencionan con el nombre de “Palashtu”. El historiador griego Heródoto, que vivió en el siglo V a.C, en su obra indica que el pueblo, que vive en la línea costera desde Fenike hasta Egipto, se denomina como “Palestina”. Heródoto no considera que los palestinos no son un grupo étnico diferente, al contrario, en su obra les menciona como un nombre común utilizado para los pueblos que viven en dicha geografía, pero no llegan de Fenike.

También según los documentos históricos, las raíces históricas israelitas en la región se remontan a la época del profeta Mahoma. Se considera que el profeta Abraham, conocido como el antepasado de tres religiones celestes y de los profetas de dichas religiones, vivía en la ciudad de Ur, Harran, Kenan y alrededores de Egipto en los años 2000 antes de Cristo. Según las fuentes religiosas, el profeta Abraham tenía dos niños, el primero es Ishaq (Isaac) de su primera mujer Sara, y el segundo es Ismael de su segunda mujer Agar, también esclava de Sara. Además, las mismas fuentes indican que Ismael es 16 años mayor que Isaac. En esta época se dice “Israel” como un nombre común a doce hijos del profeta Yaqub, hijo de Isaac, mientras que se menciona como “Yahud”, refiriéndose al nombre de Yahuda, niño mayor de Yaqub.

En la época del profeta Yusuf (José) en los años 1600 antes de Cristo, los israelitas, que vivían en Egipto, comenzaron a perder el carácter de ser una nación racial mezclando con coptos y otras tribus regionales.  A pesar de que las raíces de los israelitas se remontan al profeta Abraham, su mayor organizador, salvador y su mayor profeta es el profeta Musa (Moisés). Por eso que los israelitas, que creen en el profeta Musa, se denominan como judíos. Los judíos, que recibieron un libro sagrado (Torá) en la época del profeta Musa, llegaron a la ciudad de Kenan en los años 1200 a.C huyendo de la brutalidad de los faraones en Egipto a consecuencia de los esfuerzos del profeta Musa. Y guerrearon con los palestinos, que fueron un pueblo regional, después del fallecido del profeta Musa.  El hecho de que los israelitas llegaran a las tierras sagradas, es decir Jerusalén, cruzando por el río Cisjordania un siglo después de esta fecha, causó que los palestinos se enfrentaron a una nueva guerra.

Goliat, que encabezaba a los amalicos, un clan palestino, derrotó a los israelitas, y les expulsaron de esa geografía. Pero, con el reino de Saúl, el primer rey de Israel, los hebreos reforzaron sus fuerzas reuniéndose una vez más. La lucha Talut-Yalut, que ocurrió en esa época, se conoce como un importante suceso mitológico-legendario por el aspecto de la historia regional y de la historia hebrea, ya que David, un joven débil en el ejército de Talut, logró matar a cabeza a Yalut, el gran comandante invencible de los palestinos.

Hoy en día, después de cerca de 3000 años,  nos enfrentamos a un escenario tan contrario en la región. Los jóvenes palestinos, que luchan con las piedras, intentan defender su patria contra la Goliat de la época. En el próximo programa continuamos investigando el proceso histórico de la cuestión palestina.



Noticias relacionadas