El segundo diálogo de Astaná, EEUU y Unión Europea

Las segundas negociaciones de Astaná ejecutadas para poner fin a la guerra civil de 6 años en Siria fueron realizadas el pasado 6 de febrero

El segundo diálogo de Astaná, EEUU y Unión Europea

El segundo diálogo de Astaná, EEUU y Unión Europea

Las segundas negociaciones de Astaná ejecutadas para poner fin a la guerra civil de 6 años en Siria fueron realizadas el pasado 6 de febrero. A las negociaciones acudieron las delegaciones de Turquía, Rusia e Irán, junto a los representantes de las Naciones Unidas. En las primeras negociaciones de Astaná, efectuadas el 23 de enero, se tomaron decisiones acerca de fundar un mecanismo tripartido por Turquía, Rusia e Irán, iniciar las negociaciones en el marco de la resolución número 2254 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y comenzar estudios para facilitar este proceso a fin de que se observe y se controle in situ el alto el fuego en Siria. Pero, tras las negociaciones, las facciones decidieron reunirse por segunda vez en Kazajistán después de que continúen las violaciones de alto el fuego en Siria y que la oposición siria reaccione negativamente al proyecto constitucional de 85 artículos elaborado por Rusia.

El segundo diálogo realizado el 6 de febrero era diferentes tanto por el aspecto de participación como de contenido.  El segundo diálogo estaba relacionado con los detalles técnicos y se basaba en el impedimento de las violaciones del alto el fuego y el reforzamiento del mecanismo de control tripartido. El objetivo de las negociaciones fue determinado como la formación de la infraestructura de la reunión de Ginebra planeada a celebrar a finales de febrero. A las negociaciones del 6 de febrero las delegaciones asistieron con máximo representantes y adicionalmente con representantes militares.

En las declaraciones al término de la reunión se expresaron que se determinó un mecanismo común para observar y aplicar el alto el fuego en Siria. Además, se trataron los temas así como la finalización de los estudios constitucionales y la formación de las delegaciones que participarán en las negociaciones políticas en Ginebra. Cuando se consideran como los resultados de dos reuniones efectuadas en Astaná, puede decir que las reuniones resultaron favorables ya que el tema básico en Siria es el alto el fuego. Y se ha obtenido en gran medida.

Pero, no es fácil terminar a corto plazo los problemas políticos y militares que causan la guerra civil de 6 años en Siria. Pero, no hay una razón para ser optimista siempre que la iniciativa y la demanda de solución regional se mantengan. Esencialmente, la razón principal de los problemas de 6 años en Siria es que no se mantiene la iniciativa, por que Siria se ha convertido en una arena de lucha de poderes entre las fuerzas mayores y fuerzas regionales lo que causa daños graves especialmente en los países regionales. Ya que la guerra no lleva contigo fuera de la estabilidad tales como problemas económicos, migratorios y de seguridad. Todos los países regionales, incluso Rusia, sufren daños más o menos de esta situación, y la factura de esta crisis se ha aumentado cada día más.

En cuanto a los Estados Unidos que se enfrenta a un nuevo presidente confundido. El presidente Donald Trump, quien antes dio señales acerca de que no se ocuparía más por el Oriente Medio, ha comenzado a mostrar atención con rápido al tema de Siria después de las negociaciones de Astaná y mencionar de los planes estadounidenses como formar “zonas seguras” y luchar contra el DAESH en Siria. Pero, por otro lado, no ha dejado de abandonar suministrar armas y munición al PYD-YPG, considerado como banda terrorista por su aliado Turquía. Además, aún es ambiguo dónde, cómo y con qué propósito utilizarán las zonas seguras.

Por su parte, la Unión Europea ha adoptado una postura diferente para las negociaciones de Astaná. La alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, indicó que reciben con satisfacción el alto el fuego en Siria y que enviarán representantes a las reuniones en Astaná. Y señaló que la Unión Europea organizará dos reuniones sobre Siria. Pero, a pesar de que no hay una declaración diplomática, el bloque comunitario ha mostrado una postura activa sobre las reuniones de Astaná y de Siria. Por eso, puede decir que la Unión Europea ahora sigue una política “esperar-ver”. De hecho, las declaraciones sobre Siria del ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, mostraron por qué la Unión Europea ha adoptado una postura pasiva. El ministro alemán, apuntando a la “necesidad de la presencia de la Unión Europea en las negociaciones de solución”, dijo que una solución política podría obtenerse solamente en Ginebra y calificó las negociaciones de Astaná como un “paso mediar”.

En conclusión, las negociaciones de Astaná son los pasos importantes tanto para alcanzar una paz permanente en Siria y como para obtener una solución política en Ginebra. La condición más importante del comienzo de las negociaciones políticas entre las facciones en Siria fue el alto el fuego permanente. Así, con las negociaciones de Astaná fue formada la infraestructura de las negociaciones políticas de Ginebra que se planean organizar a finales de febrero. Astaná además mostró que podría ser una alternativa contra Ginebra para ser un centro de solución de las crisis internacionales y acoger a las negociaciones de paz. Esta situación es un éxito político y diplomático para Astaná como una capital de un Estado turco y musulmán asiático. El hecho de que no se malgasten las cenizas de paz sembradas en Astaná, es muy importante para toda la región de Oriente Medio.



Noticias relacionadas