Miguel Siles, el coleccionista tiene más de diez mil ejemplares

Siles, apasionado de los clicks, esos pequeños muñecos de plástico de eterna sonrisa.