El mundial de Qatar, una ventana para conocer un país enigmático