Entra en vigor en Francia la vacunación obligatoria contra el COVID-19 para trabajadores de la salud

La norma promulgada por el Gobierno francés abarca a unos 2,7 millones de profesiones sanitarios públicos y privados; quienes se nieguen a cumplir corren el riesgo de ser suspendidos, enfrentar posibles sanciones, despidos y prisión

1706709
Entra en vigor en Francia la vacunación obligatoria contra el COVID-19 para trabajadores de la salud

AA- Entró en vigor este miércoles 15 de septiembre el mandato que obliga a vacunarse contra la COVID-19 a unos 2,7 millones de profesiones de la salud en toda Francia, según el medio francés franceinfo.

El mandato afecta a enfermeras y médicos, cuidadores en hogares y residencias para ancianos, bomberos, paramédicos y personal de emergencia y algunos gendarmes (policías).

Quienes se nieguen a cumplir con el mandato corren el riesgo de ser suspendidos sin paga y enfrentar posibles sanciones. La norma abarca a quienes trabajan tanto en el ámbito público como en el privado.

Todos los que se desempeñen en profesiones de la salud deben presentar un calendario de vacunación completo, lo que significa que tienen que probar haber recibido una primera dosis de vacunación o una prueba negativa realizada en las últimas 72 horas.

La norma había sido anunciada por el presidente francés, Emmanuel Macron, el 12 de julio. "Si no actuamos ahora, el número de casos seguirá aumentando y conducirá inevitablemente a un aumento de las hospitalizaciones en agosto", aseguró Macron.

La obligación de vacunarse está respaldada por el artículo 7 de la última ley sanitaria, sancionada formalmente por el Gobierno francés en agosto.

El ministro de Salud francés, Olivier Veran, prometió realizar controles aleatorios en los puestos de trabajo o digitalmente, y otorgó a las autoridades sanitarias locales autoridad para monitorear de cerca a los médicos en sus áreas de responsabilidad.

"A partir del 15 de septiembre, si usted es un cuidador y no está vacunado, ya no podrá trabajar y no se le pagará más", dijo Veran en una entrevista con la estación de televisión francesa LCI el pasado lunes.

Solo aquellos que tengan una condición de salud que les impide vacunarse estarán exentos de la normatividad.

Los médicos autónomos que permanezcan sin vacunarse serán multados con EUR 135. Tres infracciones en el plazo de un mes darán lugar a una multa de EUR 3.750 con posibilidad de seis meses de prisión.

Según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad de Francia, poco más del 88% de los cuidadores en hospitales y residencias recibieron al menos una dosis y al menos el 94% en algunas regiones del país.

Desde hace ocho semanas, todos los sábados se manifiestan aquellas personas que están en contra del pase de salud, obligatorio para la entrada a todos los lugares públicos, incluidos restaurantes, bares, cafeterías, cines, teatros y salas de conciertos en todo el país.

(Agencia Anadolu)



Noticias relacionadas