Presidente bielorruso preocupado por la confrontación entre Oriente y Occidente

Según Aleksandr Lukashenko, tras la retirada de EEUU y Rusia del tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, el proceso de destrucción de la arquitectura de control de armas se dirige hacia su recta final

Presidente bielorruso preocupado por la confrontación entre Oriente y Occidente

AA - El presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko, expresó este martes su preocupación por el nivel de desconfianza y confrontación entre Oriente y Occidente, alcanzando esta sus límites.

“No podemos sino preocuparnos de que el nivel de desconfianza y confrontación entre Oriente y Occidente ha alcanzado sus límites. Los expertos en seguridad y desarme ya están pintando un cuadro terrible dentro de su credibilidad. Por ejemplo, en pocos minutos

Rusia y la OTAN pueden ir desde un conflicto local indeseado a una guerra nuclear”, dijo Lukashenko durante su intervención en la conferencia internacional en la capital de Bielorrusia, Minsk, titulada ‘seguridad europea: un paso atrás del borde’.

Según Lukashenko, luego de la retirada de Estados Unidos y Rusia del tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), el proceso de destrucción de la arquitectura de control de armas se dirige hacia su recta final.

“El Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START, por sus siglas en inglés) es la última frontera. Si las partes no se ponen de acuerdo en su extensión, en solo dos años el mundo se encontrará con una situación en la que las relaciones en el área de las armas nucleares no estarán reguladas de ninguna manera. La humanidad se mueve hacia una línea tras la cual hay un abismo”, añadió Lukashenko.

No obstante, el presidente bielorruso admitió que las grandes potencias tenían razones para desconfiar los unos de los otros. “Acciones no amistosas o incluso agresivas que tuvieron lugar en el pasado perpetúan las sospechas y miedos mutuos por años venideros”, agregó Lukashenko.

El mandatario subrayó la necesidad de volver a un concepto de seguridad europeo basado en la cooperación y la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa.

El tratado INF ha sido considerado como una piedra angular de la seguridad europea en la era posterior a la Guerra Fría, luego de que Estados Unidos y Rusia lo firmaron en 1987. Prohíbe que ambos países posean y prueben misiles de lanzamiento en tierra con un rango de 300 a 3.100 millas (AA).



Noticias relacionadas