Medidas y prácticas contra la resistencia a la insulina

La gestión de la resistencia a la insulina se realiza a través del cambio de estilo de vida y fármacos

1883905
Medidas y prácticas contra la resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina quiere decir que nuestro cuerpo no puede responder a la necesidad de la hormona de insulina generada. La insulina, que es una hormona producida por el páncreas, posibilita que las células absorban y utilicen el azúcar. En el caso de las personas con resistencia a la insulina las células no pueden usar la insulina con eficiencia.

Muchas personas no están al tanto de este trastorno hasta hacerse una prueba de sangre. En todas las personas puede ocurrir alto nivel de azúcar en sangre de vez en cuando. Además, cuando el nivel de azúcar en la sangre de su cuerpo es continuamente alto, puede notar que tiene más sed de lo normal, orina más, se siente más cansado, tiene visión borrosa y poco de hormigueo debajo de los pies.

La gestión de la resistencia a la insulina se realiza a través del cambio de estilo de vida y fármacos. La dieta, hacer ejercicios y consumir alimentos más saludables podrían ayudar a revertir la resistencia a la insulina.

Regular la nutrición

Nuestro estilo de alimentación es decisivo en la resistencia a la insulina. El método para solucionar este problema comienza con estar lejos de las comidas que estimulan el páncreas, tales como, miel, melaza, mermelada, pizza, pan de hamburguesa, arroz blanco y pasta.

Consumir menos carbohidrato, dispersar el uso del mismo y optar por una baja densidad de azúcar son formas inteligentes de mejorar la sensibilidad a la insulina.

No nos saltemos las comidas

Podéis pensar que saltarse una comida significaría menos caloría y perder más kilos. Pero, eso sólo elevará, bajará vuestro nivel de insulina y azúcar en sangre. Esto puede generar más grasa abdominal, lo que hace que vuestro cuerpo sea más propenso a resistir la insulina.

Ejercicios

Los estudios exponen que hacer ejercicios durante 35 o 45 minutos al día es un perfecto interruptor de resistencia. Una buena caminata tendrá efectos que perduran hasta 48 horas, confirman los estudios. Bastará con caminar una vez en dos días para solucionar el problema.

Hacer suficientes actividades físicas ayudará a mantener en equilibrio la resistencia a la insulina y la diabetes. Aeróbica y entrenamiento de resistencia podrían ayudar a incrementar la sensibilidad a la insulina, pero unir todo ello en vuestros ejercicios aparece como el método más efectivo.

Sueño de calidad

La falta de sueño podría dañar nuestra salud, aumentando la resistencia a la insulina. Recuperar el sueño perdido podría ayudar a revertir la falta de sueño.

Manejo del estrés

Una de las razones que aumentan el riesgo de resistencia a la insulina es estar bajo estrés constante. La meditación, el ejercicio y el sueño son excelentes maneras de ayudar a reducir el estrés.

Tabaquismo

Se debe dejar de fumar cigarrillos y cualquier producto tabacalero.

Perder kilos de manera controlada

El sobrepeso en la grasa abdominal reducirá la sensibilidad a la insulina. Perder kilos podría ayudar a incrementar la sensibilidad.

Consumir fibra soluble

Comer fibra soluble tiene muchos beneficios para la salud y está relacionado con una mayor sensibilidad a la insulina. También ayuda a alimentar las bacterias amigables en vuestro intestino. Si se come más de 50 gramos de fibra al día, ayudará a equilibrar el azúcar en la sangre. Los alimentos ricos de fibra soluble son legumbres, avena, linaza, coles de Bruselas, almendras, frijoles negros, brócoli y naranjas.

Comer pescado aceitoso

Según un estudio, consumir los pescados aceitosos como salmón, sardinas, caballas, arenques y anchoas genera proteína de alta calidad. Consumir proteína de alta calidad ayudará a disminuir la resistencia y niveles de sensibilidad a la insulina. Estos pescados son al mismo tiempo una de las mejores fuentes de grasas Omega-3 de cadena larga.

Frutas y verduras de colores

Las frutas y verduras de colores son ricas de componentes de plantas que ayudan a aumentar la sensibilidad a la insulina. Pero, como algunos tipos de frutas contienen alta cantidad de azúcar, hay que tener cuidado con no consumir muchas de una vez.

Consumir adecuada cantidad y forma de proteínas

Comer suficientes proteínas en las comidas puede ser beneficioso para controlar el peso y los niveles de insulina.

Ayunar con intervalos

Ayunar con intervalos puede ayudar a reducir los niveles de insulina. Sin embargo, esta forma de comer comidas no puede ser adecuada para todos.

Este programa ha sido producido por el doctor Mehmet Uçar.



Noticias relacionadas