Obligar al régimen y sus aliados a la paz en Idlib

Las fuerzas del régimen intensificaron sus ataques en Idlib en las últimas dos semanas

Obligar al régimen y sus aliados a la paz en Idlib

Obligar al régimen y sus aliados a la paz en Idlib

Con el creciente apoyo de Rusia e Irán, las fuerzas del régimen de Asad continúan sus ataques en Idlib contra el proceso de Astaná. Mientras que las fuerzas del régimen, que avanzan para tomar el control de la autopista estratégica M4-M5, tomaban bajo control las zonas desde Saraqib hasta Al-Ais, cerca de un millón y medio de personas fueron desplazadas en el último año. La operación militar integral a Idlib confirma que el régimen y sus aliados ya buscan una victoria militar en lugar de una solución política. A su vez, Turquía demostró a través de sus pasos militares que no la permitirá.

Las fuerzas del régimen intensificaron sus ataques en Idlib en las últimas dos semanas y continuaron avanzando contra la oposición recibiendo el apoyo terrestre de las milicias chiitas de Irán y el aéreo de Rusia. Se orientaron hacia el norte luego de controlar Maarat al Numan, la localidad más grande de Idlib, y tomaron el control de Saraqib, que tiene una importancia estratégica por conectar las carreteras M4 y M5. Centenares de miles de personas comenzaron a huir de las zonas atacadas hacia la frontera con Turquía. Al ver esta situación, Turquía debió dar un ultimátum contra las fuerzas del régimen ejerciendo una fortificación militar en Idlib. Pero luego de que el régimen atacara directamente a los soldados turcos en las zonas de Saraqib y Taftanaz, Turquía debió tomar como blanco a las fuerzas del régimen por primera vez a gran escala desde el inicio de la guerra civil en Siria. El presidente Erdogan dio una fecha y dijo: “Si las fuerzas del régimen no se retiran fuera de las fronteras del acuerdo de Sochi hasta finales de febrero, nosotros intervendremos militarmente y haremos retroceder al régimen.”

Estas palabras del mandatario Erdogan y la realización de una acumulación militar por las Fuerzas Armadas Turcas (TSK, por sus siglas en turco) en Idlib muestran que Turquía cambió de actitud hacia la región y que ya hemos entrado en un nuevo período. Turquía todavía desea formar una plataforma de acuerdo con Rusia  y que el régimen se retire fuera de las fronteras del acuerdo de Sochi. Sin embargo, en caso de la no realización de esto que parece poco probable, se ve que Turquía y los elementos militares lanzarán una operación militar que repelerá al régimen más allá de 12 puestos de observación de Turquía.

Además de los pasos del régimen, los que están dados por Rusia en el campo de Siria en el período de reciente perjudican los intereses nacionales de Turquía. Ya es la hora de que Rusia comprenda el valor de Turquía como un aliado. Parece que el aumento del costo de una solución militar por parte de Turquía es necesario para que se entienda la importancia de la paz y también para que ésta sea comprendida por Rusia.

*Programa preparado por investigador y escritor Can ACUN de la SETA

 



Noticias relacionadas