Iç Pilav, "Arroz de Interior", un plato básico de la cocina turca

Aunque el arroz provenía a la cocina otomana de China, se desarrollaron muchas variedades y técnicas de cocina para que los platos hechos con arroz y especialmente el pilaf entraron entre los platos más básicos de la cocina otomana

Iç Pilav, "Arroz de Interior", un plato básico de la cocina turca

Iç Pilav, "Arroz de Interior", un plato básico de la cocina turca

Uno de platos básicos de la cocina turca es “Pilaf” (Arroz cocido o arroz pilaf). El Pilaf, que es especialmente cocinado con arroz, siempre es un plato más querido de las comidas desde la época otomana. Aunque el arroz provenía a la cocina otomana de China, se desarrollaron muchas variedades y técnicas de cocina para que los platos hechos con arroz y especialmente el pilaf entraron entre los platos más básicos de la cocina otomana. Lo que hace que el pilaf otomano sea tan especial es la variedad de los ingredientes involucrados. En la cocina otomana hay muchos tipos de pilaf hechos con carne, pescado, mariscos, legumbres y verduras. Aunque muchos de estos ahora están olvidados, algunos de ellos todavía se están cocinando y comiendo mucho en la cocina turca. Aquí esta uno de ellos; “İç Pilav” (Arroz de Interior). En el programa de esta semana, compartimos con ustedes la receta de “Arroz de Interior” que es uno de los platos indispensables para las invitaciones a la cena.

Los ingredientes para preparar Arroz de Interior;

150 gramos de hígados de cordero

1,5 tazos de arroz

1 cebolla finamente picada

2 cucharadas piñones

2,5 cucharadas de grosellas secas

½ cucharadita pimienta inglesa

½ cucharadita de canela

1/3 cucharadita de pimienta negra molida

4 cucharadas de mantequilla

2,5 tazas de agua caliente

3 ramos de perejiles finamente picados

Sal

Cómo preparar el Arroz de Interior:

Vamos a preparar el Arroz de Interior. Ponemos el arroz en un tazón, agregamos agua caliente para cubrirlo y sal, y lo dejamos reposar durante 30 minutos. Luego lavamos con agua fría varias veces y dejemos que drene. Mientras tanto, cortamos el hígado en cubos de 1 centímetro a 2 centímetros. Extraigamos los tallos de grosellas secas y remojamos durante media hora en agua. Derritamos dos cucharadas de mantequilla en una cacerola. Asamos los piñones hasta que se pongan rosados. Continuamos asando agregando cebollas. Cuando las cebollas comiencen a ablandarse, agregamos los hígados cortados. Asamos toda la mezcla a fuego medio durante 3 o 4 minutos. Agregamos 2,5 tazas de agua caliente y la mantequilla restante a la olla. Cuando el agua hierva, agregamos el arroz escurrido, sal, pimienta inglesa, pimienta negra molida, canela y grosellas y cerramos la tapa de la olla. Primero cocinamos a fuego alto y después de hervir a fuego lento y cocinamos hasta que se extraiga el agua de arroz. Dejamos reposar durante 15 o 20 minutos con la tapa cerrada después de sacarla de la estufa. Mezclamos el arroz con una cuchara de madera y servimos con perejil picado espolvoreado.

¡Buen provecho!



Noticias relacionadas