¿Si el caso es la mirada al Estado Otomano?

La tolerancia otomana en esta literatura se califica de Pax Otomana

¿Si el caso es la mirada al Estado Otomano?

Hay algunas cuestiones que no es suficiente tener razón para solucionarlas. El patrimonio del Estado Otomano es una de estas cuestiones. Es un tema de polémica siempre, qué tipo de punto de vista debemos tener para mirar al Estado Otomano. Por último el presidente libanés Michel Aoun en el 100º aniversario de la fundación de Líbano declarando que ganaron su independencia con el apoyo de los franceses, acusó el Estado Otomano por aplicar el terrorismo estatal. Se pueden encontrar algunas acusaciones similares de vez en cuando en los libros de asignatura de algunos países árabes y en la literatura occidental.

Sin duda que un estado y sus aplicaciones que dominaron durante 600 años se pueden criticar por muchos aspectos. Pero sería una calumnia clara al Estado Otomano, la acusación de invasión, la presión contra diferentes identidades y culturas que se pueden atribuir a otros países imperialistas. Algunas partes en Turquía critican el Estado Otomano por no tener una política de asimilación contra las diferencias. Según ellos si se hubiera aplicado una política así habría más turcos y musulmanes hoy en la geografía dominada por los otomanos. Esta afirmación tiene una base firme si consideramos que las comunidades dirigidas por el Reino Unido y Francia parecen mucho a estos países. Pero hay que indicarlo sin olvidar, la no aplicación de una política de esta manera por parte del Estado Otomano es uno de los elementos que lo posiciona diferente comparando con otros países imperialistas.

Pax Otomana

Hoy parecen a un baño de sangre, las geografías dominadas por el Estado Otomano durante centenares de años. Administró los Balcanes, el Oriente Medio y África a lo largo de siglos con un sistema de pluralismo, el respeto a diferentes religiones, culturas y creencias que no se puede obtener hoy en día. La última expresión concreta de esta situación es la vivencia de todas las diferencias en la geografía otomana con sus idiomas, culturas y religiones propias mientras se administraban por los otomanos y la sostenibilidad de esas diferencias después del repliegue otomano.

La tolerancia otomana en esta literatura se califica de Pax Otomana. El valor del pluralismo asegurado por los otomanos se evalúa bien si se compara con el mal tratamiento a los nativos americanos después del descubrimiento de América, la asimilación de las culturas y los idiomas de los nativos americanos y el idioma oficial de los países en el continente bajo indio que es inglés a pesar de que el Reino Unido dominó esta región a lo largo de 150 años.

Como se alega si el Estado Otomano hubiera aplicado una política de presión con la misma tendencia de muchos otros países imperialistas, podría ser un poco difícil que el presidente libanés tendría un nombre como Michel Aoun con la identidad cristiana.

Son como una respuesta al presidente libanés, esas palabras de Amin Maalouf, el autor libanés y cristiano de muchas obras valiosas. Maalouf compara los países imperialistas con la aplicación otomana: “Ninguna religión no es aislada de la intolerancia. Pero si tomamos el balance de estas dos religiones rivales, el Islam no parece muy mal. No creo que podrían continuar viviendo en las aldeas y sus ciudades a lo largo de 14 siglos protegiendo sus creencias, si mis antepasados fueron los musulmanes en un país conquistado por los cristianos en vez de ser los cristianos en un país conquistado por los ejércitos musulmanes. En realidad ¿Qué ocurrió a los musulmanes en España? ¿O a los musulmanes sicilianos?  Se desaparecieron, se masacraron hasta que no quedara ni una sola persona, se forzaron al exilio o se transformaron en cristianos por fuerza”.

El profesor israelí y el autor popular de los últimos tiempos Yuval Noah Harari dice lo siguiente en un artículo en Hürriyet que muestra abiertamente la tolerancia y la Pax Otomana: “No hubo ni un trozo de tolerancia en Europa de la Edad Media. En 1600 en París toda la gente fue católica y podrían matar a un protestante allí. En Londres toda la comunidad fue protestante y podrían matar un católico allí. En aquellos años se exiliaban los judíos en Europa. Nadie podía tolerar los musulmanes. Pero en aquel entonces en Estambul vivían juntos y sin problemas los musulmanes de diferentes sectas, los católicos, los armenios, los ortodoxos, los griegos y los búlgaros”.

Utilizar la historia como un aparato o continuar disolviendo la Geografía Otomana…

Se pueden dirigir muchas respuestas de esta manera a las acusaciones contra los otomanos. Pero así no es el objetivo. El tema es que existe la estrategia de dividir, disolver y dirigir del imperialismo. Es el tema de aprobar o no como un valor de referencia hoy también, el Islam que fue el valor más importante para impedir la disolución y asegurar la paz. Los países en la geografía otomana después de la disolución del Estado Otomano, (los Balcanes, el Oriente Medio y África) se intentan disolver más todavía. A través de nuevas identidades étnicas, religiosas, culturales y nacionales de micro nivel, esta geografía todavía se disuelve.

Así significan las operaciones para redefinir las fronteras y los conflictos en esta geografía. En este marco la historia se intenta utilizar como aparato, para servir a los medios imperialistas. En esta situación no existe un reflejo para una expresión que pide dejar la historia a los historiadores. Es imposible de considerar que los objetivos imperialistas que se renuncie a utilizar la historia como un aparato.

¿Qué se debe hacer?  

Por ello la evaluación del patrimonio otomano no es algo del pasado. Es una posición para hoy y el futuro. No se puede decir que aprobó el examen una parte de los los intelectuales y los políticos otomanos y de República debido al virus de occidentalismo. Los intelectuales y los políticos que se separaron de sus tradiciones, valores y su propia sociedad a través del occidentalismo, se hicieron el figurante de las opiniones producidas en el Occidente y disolvieron el Estado Otomano. Hoy no es diferente la mirada de los intelectuales y políticos occidentalizados en otros países de la ex geografía otomana, a su propia comunidad y al Estado Otomano.

Pero no es diferente la situación hoy en los Balcanes, el Oriente Medio y África comparando con el pasado. Estos países se confrontan con más peligro de disolución. Es la disolución nada más, la situación de las comunidades que se llevarán por los intelectuales y políticos extrañados a su propia sociedad, su historia y su tradición. Por ello hay que mirar al pasado y hoy llevándose bien con la sociedad y la región propia, enterándose también de los objetivos imperialistas.

Los académicos, los intelectuales, los sabios, los líderes de opiniones, los políticos y la gente consciente desde cada región deben oponerse a la disolución más de la zona y el abuso de la historia a través de una postura común.  

No hay que mirar solamente desde la ventana mostrada ignorando los objetivos políticos. Hay que abrir la puerta a las opiniones que unifican a través de la propia historia, tradición y la civilización en vez de las opiniones destructoras. Si no, los países y la gente regionales se pelearán el uno al otro con una disolución máxima, se abusarán más, perderán su función y será fácilmente un juguete del imperialismo.

 

* Es la evaluación del Prof. Dr. Kudret Bülbül el decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara 


Etiquetas: Pax Otomana

Noticias relacionadas