Inmigraciones balcánicas

Historia breve de las inmigraciones balcánicas o el nombre real del genocidio

Inmigraciones balcánicas

La semana pasada fue efectuado el 5º Simposio Internacional de Ciencias Sociales en Skopie bajo la organización de la Universidad Internacional Balcánica y la presidencia honorífica del presidente de la Gran Asamblea Nacional de Turquía Mustafa Şentop.

Yo también hice un discurso sobre la juventud como el panelista invitado en el simposio acudido por 617 académicos desde 13 países. En el simposio tuve la oportunidad de realizar los intercambios de opiniones de manera detallada y fértil sobre nuestro sistema de Universidad y el Consejo de Enseñanza Superior (YÖK por sus siglas en turco) conociéndose con los investigadores turcos desde las universidades pioneras estadounidenses como Harvard.

En el programa de esta semana deseo abordar las inmigraciones balcánicas. Porque cada vez yo visito los Balcanes se lleva a la agenda un tema triste. Esta historia triste que viene de los últimos períodos otomanos hasta hoy, por supuesto que se acuerda por cada visitante quien viaja a los Balcanes.

Historia breve de las inmigraciones balcánicas o el nombre real del genocidio...

Los recursos muestran que desde los principios del siglo 18 millones de los musulmanes y turcos sufrieron genocidio, fueron matados o expulsados de sus hogares. Mientras se replegaba el Estado Otomano y después en la disolución otomana los musulmanes y los turcos en la geografía balcánica se encararon con un destino más doloroso.

La expresión de ‘genocidio’ por primera vez fue utilizada para las crueldades, las masacres con escala masiva y las torturas aplicadas por Alemania contra los judíos antes de la II Guerra Mundial. La tortura confrontada por nuestra persona en los Balcanes es más que las crueldades en Alemania de manera incomparable tanto por su número como por los dolores. Pero saben menos personas ni en el mundo un aún en Turquía la dimensión de esta tortura y este genocidio.

No fue producida una sola película que merece el Óscar con fines de relatar a las próximas generaciones, al mundo y a los niños de los que vivieron el dolor, las dificultades y las inmigraciones en los siglos 19 y 20 además de lo que ocurrió desde el siglo 17 en los Balcanes. Claro que la postura de nuestra nación no es crear eco en el mundo o ganar simpatía siempre por estos dolores ante estas tristezas confrontadas. Sea lo que sea grande la tristeza continuar a su camino enterrando el dolor a su corazón. Aunque no se transforme este tema en un documental o una película detallada, nuestra nación cubre esta ausencia como siempre lo hace por muchas veces, con su memoria profunda y su corazón amplía. Transforma a las generaciones próximas este dolor sin producir odios, a través de los lamentos, los cantos folclóricos anónimos y los himnos de manera más eficiente que una película apremiada con Óscar. ¿Cuál película puede ser más emocionante que un canto de Çanakkale y Yemen o el himno de Plevne que tocan a nuestro punto más sensible de nuestros corazones?

Desalojar forzosamente por fines políticos desgraciadamente no es un concepto antiguo. Hoy vivimos las situaciones similares en muchas geografías relacionadas con los turcos y los musulmanes. Los problemas confrontados por los turcos búlgaros del pasado y los problemas de los turcos de Crimea, Karabaj, turcos uigures, los musulmanes de Birmania, Siria y claro que los palestinos no son muy diferentes que los problemas de los turcos balcánicos.

Balcanes despoblados…

Un importante tema de las charlas cada vez se visita los Balcanes, las inmigraciones hechas a Turquía. Las inmigraciones comenzadas en el período otomano no solamente quedaron en aquel entonces. También siguieron durante el período republicano. Aún hoy siguen de maneras diferentes. Cada día reduce la presencia turca en los Balcanes.

Turquía es casi la esperanza, el sueño y el futuro de los turcos y musulmanes balcánicos. Porque ser una minoría en algún lugar lleva a su lado muchas dificultades. Mientras se sigue vivir como una minoría, se necesita un apoyo fuerte de exterior. Este apoyo por frecuencias no debe ser financiero. Resumen esta situación estas palabras de Salih Murat, el miembro de la Corte Constitucional de Macedonia del Norte con quien me le entrevisté por mi programa ‘Çeşm-i Cihan (El ojo del Mundo) en la Voz de Turquía de la TRT: “Nosotros no pedimos nada de Turquía, hasta que siga a su camino de manera fuerte nos basta aún su sombra”.

Especialmente los turcos balcánicos piden que tengan una conexión de una manera con Turquía. Una parte de sus hijos e hijas buscan su futuro en Turquía. Pero los turcos balcánicos que pueden mirar al tema estratégicamente están muy molestos por la despoblación de los Balcanes.  Porque cada inmigración desde los Balcanes a Turquía u otro país les empuja a ellos y a sus futuros a más soledad y más indeterminación. Como se observó en el pasado frecuentemente la inmigración de 500 mil personas a Turquía desde un país de 2 millones de habitantes, no tiene un significado para la población de Turquía. Pero esta tasa por formar un 25% de la población del país procedente, deja a solas a nuestra persona dejada atrás allí. Por considerarlo muy claro, aunque es difícil frecuentemente subrayan que si hubieran quedado en su lugar los turcos balcánicos, hoy la cara balcánica habría sido más diferente.

Política Exacta: Fortalecer en situ…

No podemos vivir hoy el pasado. No podemos quedarnos allí. Pero podemos sacar lecciones para hoy saliendo a la vía desde la historia.

Hoy existe una necesidad urgente para que los inmigrantes balcánicos sostengan más vivos los que dejaron sus antecedentes, sus memorias y sus obras en las tierras de donde vinieron. La misión de sostener nuestro patrimonio en los Balcanes no debe dejar a los esfuerzos de las instituciones públicas como la TIKA o YTB (Presidencia de Turcos en el Extranjero y Comunidades Relacionadas) o nuestras fundaciones con recurso público como Yunus Emre o Maarif.

Los turcos y los musulmanes residentes de los Balcanes como los herederos de sus antecedentes esperan que los inmigrantes balcánicos les saluden más que nunca y sienten la misma preocupación como ellos. Los inmigrantes balcánicos también pueden desarrollar las relaciones multidimensionales con sus ex vecinos no musulmanes dejando a un lado los dolores del pasado. En un ambiente cuando Rusia y los países de la UE tienen un interés multifacético a los Balcanes, la relación que se establecerá por los inmigrantes balcánicos en Turquía podría ser una alternativa nueva para sus ex vecinos. Los que tienen raíces balcánicos en Turquía pueden ser puentes no solo entre los países balcánicos y Turquía sino también entre los Balcanes y el mundo.

Claro que cuando se dice inmigración así tiene distintos capítulos. Los que se inmigran al Occidente en especial a Europa por objetivos económicos, sus regresos, los esfuerzos de las minorías turcas como las de Crimea, el Cáucaso, Ahiska, los uigures para inmigrarse a Turquía debido a las dificultades confrontadas…Todos son los temas distintos e independientes. Y nos atribuyamos en otro capítulo qué tipo de estrategia debemos aplicar sobre la inmigración para las comunidades de origen turco en el extranjero.

 

* Esta es la evaluación de Kudret Bülbül, el decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt sobre las inmigraciones balcánicas…



Noticias relacionadas