Mardin, la ciudad mesopotámica que huele a historia

La ciudad turca de Mardin está ubicada en la Región de Anatolia del Sudeste y llama la atención por su arquitectura única

Mardin, la ciudad mesopotámica que huele a historia
Mardin, la ciudad mesopotámica que huele a historia
Mardin, la ciudad mesopotámica que huele a historia

La ciudad turca de Mardin está ubicada en la Región de Anatolia del Sudeste y llama la atención por su arquitectura única

Mardin, la ciudad mesopotámica que huele a historia

Mardin, por su estructura cultural y posición geográfica, es una de las ciudades más distintas que podéis conocer… Está ubicada en la Región de Anatolia del Sudeste de Turquía. La ciudad se asienta en una colina frente a la llanura de la Mesopotamia, llama la atención por su arquitectura única y lleva a sus visitantes a la historia mística del este que despierta la curiosidad.

Mardin, situada entre los ríos Tigris y Éufrates, es una ciudad con una historia arraigada que acoge las civilizaciones y las creencias diferentes… Se estima que el asentamiento en la zona data de hace 3000 años. Fue dominada por los asirios, hititos, urartianos y medes consecutivamente. Además, el Imperio romano la dominó cuando conquistaron Anatolia. Luego de los bizantinos, la zona se incorporó al territorio turco en el siglo XI.

Mardin, ubicada en el itinerario de la Ruta de la Seda, es uno de los asentamientos más antiguos de la alta Mesopotamia… Cuando se ve la vista general de la ciudad, lo primero que llama la atención son las casas hechas de piedra caliza amarilla. Las puertas de estas casas mundialmente famosas se abren a la llanura mesopotámica; las casas se construyeron al menos de dos pisos ya que fueron instaladas sobre la ladera de la colina y fueron planeadas para que la sombra de una no cayera sobre otra. La piedra caliza mantiene las casas frescas en verano y cálidas en invierno. Cuando el sol de Mesopotamia se refleja a la piedra caliza amarilla, la ciudad obtiene una imagen muy amarilla y fabulosa, y de esta manera se entiende por qué Mardin se denomina “Ciudad del Sol”.

Hay muchos lugares que conocer en Mardin que se ve como un museo al aire libre. Uno de ellos es la antigua ciudad de Dara. Como Mardin, Dara también es uno de los asentamientos más antiguos de la antigua Mesopotamia y es impresionante particularmente por la ciudad subterránea de 40 metros de profundidad. La ciudad de Dara tiene una molina, iglesia, mercado y cisternas.

El Monasterio de Deyrulzafaran, unas de las estructuras simbólicas de Mardin… El monasterio, construido en el siglo V, obtuvo el estado actual con las adiciones hechas en los períodos posteriores. Es uno de los centros religiosos de los siriacos ortodoxos. Actualmente, sirve de un lugar de oración.

La Mezquita Ulu es una de las obras importantes en el centro de Mardin. Fue construida en el siglo XII y es una de las mezquitas más antiguas de Anatolia. Por su minarete maravilloso, la mezquita embellece la silueta de la ciudad. La Mezquita Şehidiye, la Mezquita Melik Mahmut, la Mezquita Latifiye y la Mezquita Necmeddin figuran entre los lugares que visitar.

La madrasa de Zinciriye es una de las estructuras más hermosas que permanecieron desde el siglo XIV hasta el presente. Tiene una historia interesante. Isa Bey, quien hizo construir la madrasa, estuvo cautivo y prisionero allí por algún tiempo luego de haber sido vencido en la guerra.

La madrasa de Kasımiye, construida en la historia más cercana, fue uno de los centros de educación más importantes de la región en aquel período. Además de una mezquita y una tumba, madrasa cuenta con 23 clases y se construyó como un complejo de educación y ciencia.

El Monasterio de Mor Gabriel, situado en la localidad de Midyat de Mardin, es una de las obras famosas y grandes de la Antigua Comunidad Siriaca. Es el monasterio siriaco ortodoxo más antiguo del mundo. Su primera piedra fue colocada en el año 297, y la construcción se completó en poco tiempo. Se construyeron adiciones en su interior y fuera en distintas fechas.

Mor Benham, también llamada como la Iglesia de Kırklar llegó desde el siglo VI hasta el presente. Llama la atención por su campanario y puertas de madera. A finales del siglo XIII, Mardin se convirtió en el centro del Antiguo Patriarcado Siriaco, y los asuntos espirituales y administrativos del pueblo fueron dirigidos en esta iglesia.

Mardin, por sus madrasas, mezquitas, iglesias y monasterios, os acoge como una ciudad donde las creencias viven juntos en paz. Las estrechas calles, las casas de piedra, la fortaleza que domina la ciudad, los mercados históricos y las cafeterías, que despiertan el sentimiento de un viaje en los tiempos antiguos, os espera para llevaros a una atmosfera mágica.

Si visitáis Mardin, que atrae hoy en día a los turistas de muchos países del mundo, os recomendamos visitar el museo de Mardin, que contiene importantes obras y la localidad de Midyat.

Mardin es una ciudad famosa por el arte del trabajo en filigrana con alambre de plata llamado “telkâri”. También os recomendamos que compréis obras de los maestros talentosos de plata. La ciudad, además, tiene una cultura culinaria muy rica. No volváis sin probar los sabores locales como costillas de cordero rellenas y “sembusek”, la comida conocida como la “pizza de Mardin”.

 



Noticias relacionadas