Las elecciones municipales de 180 años de Turquía

Turquía celebrará unas nuevas elecciones municipales el 31 de marzo de 2019

Las elecciones municipales de 180 años de Turquía

Turquía celebrará unas nuevas elecciones municipales el 31 de marzo de 2019. Los partidos políticos y los candidatos independientes siguen trabajando ininterrumpidamente para ganar las elecciones. En el artículo de esta semana, quiero compartir con ustedes mis observaciones y opiniones sobre las elecciones municipales y el significado de estas elecciones.

Las primeras elecciones parlamentarias locales de Turquía fueron celebradas en 1840 un año después del Edicto de Gülhane (Tanzimat Fermanı). Según el Profesor Mehmet Alkan, estas elecciones, celebradas para elegir a los miembros de los parlamentos locales, son las primeras elecciones parlamentarias locales en la historia de Turquía. Una de las principales características de estas elecciones es que se tratan de uno de los primeros ejemplos de la democracia. Así, el pueblo musulmán y no musulmán del Otomano reconoció las elecciones. El Municipio de Estambul (Istanbul Şehremaneti) y el Sexto Ayuntamiento de Beyoğlu fueron fundados en 1855. Después de los 1860, se extendieron más los ayuntamientos en las ciudades durante la época otomana. La primera legislación sobre las elecciones municipales es el “Reglamento de Municipalidad de Dersaadet” con fecha de 1868. Y en la época de la República, las primeras elecciones municipales se efectuaron en 1930. A partir de los 1930 hasta hoy, las elecciones municipales a celebrarse el 31 de marzo de 2019 se harán las decimonovenas elecciones del período de la República y las decimocuartas elecciones después del sistema democrático multipartidista en 1950.

Las primeras elecciones municipales y las primeras elecciones municipales de alianza después del sistema presidencialista

Como se ve, la historia de elecciones municipales de 180 años de Turquía es bastante antigua que muchos otros países. Sin embargo, cada elección lleva consigo nuevas condiciones, nuevas diferencias y novedades específicas. 

Estas elecciones municipales se tratan de las primeras elecciones municipales después del sistema presidencialista, aprobado en el referéndum de 2017. Por eso, estas elecciones tienen un significado especial.

Otra característica de las elecciones municipales es que ya son posibles las alianzas electorales que fueron prohibidas antes. En este marco, los partidos participan en las elecciones al formar alianza como “Alianza del Pueblo” y “Alianza de la Nación”. Los partidos aliados, como método, apoyan a los candidatos de los demás en los lugares donde están de acuerdo y no presentan candidatos. El hecho de que los partidos se hayan alineado, es un desarrollo muy positivo por aspecto de que una preferencia democrática se convierta en legal. No obstante, es un defecto que los partidos no pueden hacer alianzas con sus propias identidades y emblemas y no pueden participar en la boleta electoral. Esto puede reducir el trabajo activo de los partidos y la participación política de los electores. Cuando se trabajaba sobre el legislativo que permitió que se hiciera alianza en las generales, yo compartí la siguiente opinión: “La legislación se debe preparar de manera de que sea válida para las elecciones municipales.  Los partidos, que quieren, participan en las elecciones con sus propios emblemas y candidatos bajo el techo de la alianza. Los votos de los partidos en la alianza se cuentan juntos como si fueran único partido. Si una alianza obtiene el voto más alto en un lugar, entonces se considera que el candidato, que obtenga el más voto en esta alianza, gana las elecciones. De esta manera o similar, los métodos a los que los partidos entrarán con sus propios emblemas y candidatos, pero que también permitirán hacer alianza, asegurarán una participación más activa de los partidos y los electores.

El significado de las elecciones municipales

Ir a las elecciones en un entorno más suave, continúa la normalización:

A pesar de que faltan pocos días para las elecciones, se observa un entorno electoral más suave en comparación con las elecciones anteriores. Se puede decir que el efecto conciliatorio del sistema presidencialista es efectivo en este resultado en cierta medida. Por otro lado, la campaña de elecciones digital, iniciada por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (Partido AK), es otra razón por la cual las elecciones son menos visibles. En el pasado, incluso los más no relacionados con las elecciones tenían conocimientos de las elecciones debido a los convoyes de automóviles, los sonidos de las bocinas y los carteles que cubrían todas las calles. Ahora en la vida cotidiana, las elecciones no son tan notables como antes. El hecho de que las elecciones pasen por un ambiente menos fuerte, las campañas sean ambientalmente sensibles y que las campañas electorales se efectúen en las plataformas digitales en lugar de las calles, puede considerarse que continúa la normalización en Turquía.

El mantenimiento del sistema presidencialista y la estabilidad: Turquía ha adoptado muy recientemente el sistema presidencialista. Cada cambio grande crea incertidumbre y descontento a cierto grado. Los cambios y transformaciones radicales son posibles resolviendo estas incertidumbres y descontentos, no retrocediendo. Si las elecciones de 2019 no fueron las primeras elecciones después del sistema presidencialista, sino después del establecimiento del sistema, los resultados electorales no se podrían asociar con el sistema presidencialista. Pero en la actual situación, si el bloque de la oposición aumenta sus votos, los partidos de la oposición pueden volver a abrir a discusión el sistema presidencialista. Estas elecciones son muy importantes para el sistema presidencialista y la estabilidad.

Las expectaciones de los elementos de tutelas exteriores: El 28 de febrero, el 27 de abril, la intentona golpista de Ergenekon, los hechos del parque Gezi, el proceso del 17 y 25 de diciembre y el 15 de julio son las principales intentonas golpistas que se ha enfrentado Turquía aproximadamente en los últimos 20 años. Casi nada de estas intentonas puede explicarse solamente con los adelantos interiores de Turquía. Las luchas de democratización y de eliminar la tutela en los años de 2000 han alcanzado sustancialmente su objetivo. Se han levantado a gran escala los obstáculos ante la voluntad nacional al destruirse los focos de tutelas interiores. Pero, a pesar de todos estos adelantos en el interior, no puede decir que los elementos de tutelas exteriores, que hacen cálculos sobre Turquía, han renunciado a sus expectaciones. Son muy importantes el hecho de que los actores de tutelas exteriores no intenten descubrir nuevos focos de tutelas para su interés propio, se establezca el sistema presidencialista en Turquía para la voluntad nacional y que continúe la estabilidad. Un ambiente de incertidumbre y caos vuelve a dar esperanza a los focos de tutelas interiores y exteriores.

Sea lo que sea el significado de las elecciones, cada elección es unas nuevas elecciones. Los partidos políticos mantienen sus estudios en este sentido. En comparación con los partidos de la oposición, el partido del poder ejecuta una campaña muy activa. Después de muchos años en el poder y cuando se considera la depreciación, el partido del poder debe elevar la barra para ganar las elecciones. El secretario general del Partido AK y el presidente Recep Tayyip Erdogan, en estas elecciones como lo ocurrido en las anteriores, mantiene el título de ser el líder que visita más ciudades, que hace más mitin y que produce más proyectos. Desde la fundación de su partido, como un líder que ha tenido éxito en todas las elecciones, sabe muy bien que ninguna elección se puede ganar y los votos están en la bolsa sin trabajar, sin tocar al ciudadano y sin congraciarse con ellos.

Programa preparado por el Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL, el decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara

 



Noticias relacionadas