¿Hacia dónde van las relaciones entre Turquía y EEUU?

Las relaciones turco-estadounidenses ocupan la agenda por ascensos y descensos continuos en los años recientes

1116809
¿Hacia dónde van las relaciones entre Turquía y EEUU?

Los avances vertiginosos sucedidos en las últimas dos semanas indican que el año 2019 tiene riesgos graves y oportunidades por aspecto de las relaciones de dos países. En ese sentido, tanto en la cuestión de S400-F35 como en la nueva dinámica que empezó a formarse en Siria, la comunicación y la coordinación entre los dos países determinarán en gran medida el futuro de las relaciones.

Las relaciones turco-estadounidenses ocupan la agenda por ascensos y descensos continuos en los años recientes. Las relaciones, que enfrentaron numerosas crisis diferentes, principalmente la del YPG en los últimos cuatro años, llegaron a un nuevo punto de cruce por los avances registrados en las últimas dos semanas. Al principio, en un momento, cuando se habla de que la crisis de los S400 formará la dinámica fundamental de las relaciones turco-americanas en el año 2019, el Gobierno norteamericano anunció la posibilidad de una venta sobre lo sistemas Patriot. Claro que esta situación contenía varias incógnitas. Tras esta declaración ofrecida por el Departamento de Estado, se sabe que comenzará un proceso de negociación entre ambas partes principalmente sobre las cuestiones técnicas y financieras. Sin embargo, se desconoce si esta decisión de venta es un resultado de la expectativa de EEUU sobre la compra de los S400 por Turquía. Si el Gobierno estadounidense vende los sistemas Patriot con la condición de no volver a comprar los S400, es bastante posible que surja una nueva tensión entre los dos países en este asunto. Además, si se presionan para que la entrega a Turquía de los F35, que Turquía compró pagando, se vincule con la cuestión del sistema de defensa antiaérea S400 y si el Gobierno de EEUU toma tal decisión, esta tensión aparecerá como otra dimensión. 

Otro problema posible sobre la compra de los S400 por Turquía podría surgir a consecuencia de que se ponga en marcha conocida como CAATSA en EEUU, la decisión de imponer sanciones a los países que establecen relaciones con Rusia en algunas esferas, incluso la cooperación de industria de defensa. En tal situación, empezará un período difícil entre los dos países, particularmente en el sector de industria de defensa. Pese a las declaraciones ofrecidas por Turquía sobre los S400 hasta el momento, la expectativa de EEUU en este tema demuestra que la administración de Washington no entiende completamente las preocupaciones de Ankara sobre la seguridad nacional.

A continuación de la decisión sobre los Patriot, el Gobierno estadounidense ofreció una segunda declaración importante y anunció a la opinión pública que sus tropas se retirarán de Siria. Aunque este asunto se llevó anteriormente a la agenda, el tiempo y la forma de anuncio de la decisión trajo consigo una grave convulsión en EEUU. Primero dimitió el secretario de Defensa Mattis y luego el enviado especial para la lucha contra el DAESH, McGurk. Tras esta decisión tomada por Trump, aparecieron importantes oportunidades para el futuro de las relaciones de ambos países. Una cooperación que se fortalecerá en la lucha contra el DAESH y la coordinación que establecerá EEUU con Turquía cuando se repliega de la zona podrían permitir el surgimiento de una cooperación importante para ambos países a mediano plazo. El apoyo logístico y la coordinación en los tuits de Trump luego de la conversación entre los dos líderes podrían llevar consigo una estabilización en Siria y después una cooperación sustancial en el proceso de solución política. Pero en la fase de práctica de esta decisión, no establecer una suficiente coordinación con Turquía, así como el desacuerdo sobre las expectativas mutuas podrían causar una grave tensión. La estancia en el mismo campo de los estados, que tienen una presencia activa militar en la zona, y las organizaciones terroristas, que constituyen una gran amenaza para la estabilidad y seguridad regionales, contiene graves riesgos. Especialmente, la inquietud que tiene el YPG por la plataforma de cooperación entre los dos países, así como el rol perturbador que podría desempeñar pueden causar resultados críticos. Una posible cooperación clara entre los dos países en la mitad de estos riesgos, la armonía que adoptarán en las operaciones, así como la formación de una comunicación sana y eficaz entre las dos capitales tienen una importancia especial.

Programa preparado por la SETA



Noticias relacionadas