Manisa, la ciudad de los príncipes

Manisa es famoso por el Monte Sípilo, la "Níobe de Sípilo" (la "roca que llora", en turco Ağlayan Kaya), y el dulce turco tradicional mesir macunu.

980790
Manisa, la ciudad de los príncipes

La provincia de Manisa es la segunda gran ciudad más poblada tras Izmir en la región de Egeo. Esta ciudad situada en las faldas del Monte Sípilo es famosa por mesir macunu, o la pasta de mesir, y la uva. Aydın, Denizli, İzmir Balıkesir, Uşak, Kütahya son las provincias vecinas de Manisa, que tiene un total de 17 distritos.

Manisa es famoso por el Monte Sípilo, la "Níobe de Sípilo" (la "roca que llora", en turco Ağlayan Kaya), y el dulce turco tradicional mesir macunu.

¿Qué lugares merecen la pena de ver en Mersin?

Yeni Han (Nueva khan), que está en el centro de Mersin, es un lugar ideal para hacer compras ya que aquí se venden varios objetos antiguos, trajes tradicionales, obras de glíptica, productos hechos de cuero y más.

Monte de Sípilo, símbolo de Manisa, fascina a la gente con su naturaleza magnífica. No olviden ver los caballos salvajes en la cima del monte donde verán también el Parque Nacional de Sípilo.

Ciudad antigua de Sardes, el lugar histórico más sobresaliente de Manisa, está en el distrito de Salihli. Esta ciudad antigua, que fue la capital de Lidia, el imperio que inventó el dinero, hizo grandes contribuciones a la historia como consecuencia de las excavaciones arqueológicas. La ciudad antigua de Sardes fue bien conservada hasta el día de hoy. 

Níobe de Sípilo, (la "roca que llora", en turco Ağlayan Kaya), también se cita la roca con otro nombre, incluida en la literatura internacional, que es Taş Suret (la Cara de Piedra). Níobe de Sípilo, que tiene una leyenda, tiene fama internacional.

Los sabores locales más famosos de Manisa son el kebab de Manisa, mangır mantı, kula kapama y topalak. Otros sabores son:

El kebab de Manisa, el Pan de Simit, mantı con garbanzo, Alaşehir Kapaması (un tipo de albóndiga con carne picada colocada en pasta, hojas rellenas, el postre de champiñón, cazuela de Kula, Odun köftesi (albóndiga que se cocina en las cenizas de la madera), relleno de pan, salsa de ajo de frijol, cardo santo, Sinkonta (un plato de calabaza peculiar a la región del Egeo), Höşmerim (postre hecho a base de cierto de queso especial sin sal, sémola, leche, azúcar común, mantequilla y agua, pide con calabaza y pide con azúcar de Kula.

Foto: hoşmerim

No vuelvan de Manisa sin acudir al festival de mesir macunu celebrado cada 21 de marzo,

Sin ver los museos de Manisa y Akhisar,

Sin visitar las mezquitas históricas como Ibrahim Çelebi, Ulu, Sultán y Muradiye,

Sin dar un paseo en la ciudad antigua de Sardes, capital de los lidios, inventores del dinero,

Sin ver Bintepeler (mil cerros, en español), la necrópolis que fue construida por los lidios entre los siglos VI y VII a.C. y sin ver la huella del humano primitivo,

Sin recorrer las iglesias de Sardis, Tiatira, Filadelfia, tres de siete iglesias citadas en la sección de revelación de la Biblia,

Sin hacer compras en Yeni Khan,

Sin escalar al Monte de Sípilo,

Sin probar Mesir Macunu o la pasta de Mesir, el sabor más conocido de Manisa. Es el dulce que se cree que tiene efectos terapéuticos.

Sin ver los caballos salvajes en la meseta de Caballo en la cima del Monte Sípilo.

Queridos amigos de la Voz de Turquía, acabamos aquí el programa de esta semana. Gracias por acompañarnos. Deseamos vernos también la próxima semana. ¡Hasta entonces!



Noticias relacionadas