La Gran Mezquita de Bursa se trata de la representación de los 99 nombres de Allah

La Gran Mezquita de Bursa es la obra más histórica y más importante de la ciudad turca de Bursa, que servía de capital al Beylicato Otomano

La Gran Mezquita de Bursa se trata de la representación de los 99 nombres de Allah

La Gran Mezquita de Bursa (Ulu Camii) es una obra majestuosa construida por Bayazid I en 1399. El beylicato otomano se convirtió en un imperio después de la conquista de Estambul. La ciudad se expandía ininterrumpidamente con las tierras ganadas tanto en Anatolia como en Tracia dentro de 100 años tras su fundación. Bayazid I, por un lado, se ocupaba por la conquista de Estambul, por otro lado, intentaba asegurar la unidad en Anatolia. Y decidió construir una mezquita grande que demostraría la imponencia del estado creciente. Bayazid I había prometido edificar 20 mezquitas independientes si ganó la batalla de Nicópolis contra la Cruzada. Y decidió construir una mezquita de 20 cúpulas con el botín obtenido con la victoria que la concedió también a Bayazid I el título Yıldırım (el Rayo). La mezquita cuya construcción duró tres años se inauguró con la participación amplía de los famosos clérigos, hombres de estado de aquel entonces y el pueblo. En su período se hizo la quinta mezquita más importante del mundo islámico.  Y fue la mezquita más amplía de ese período como un lugar santuario. A la mezquita se entra por la puerta principal en el norte y por la segunda puerta que se sitúa en la parte oriental. La puerta norteña forma el círculo importante del paso a la arquitectura otomana de la arquitectura selyucida con sus características monumentales. El minarete en el nordeste fue construido por Bayazid I y el segundo minarete en el noroeste por su hijo Mehmed I Çelebi. Fue cubierta una cúpula en el centro del lugar de oración que se compone de 20 cúpulas que comparten la estructura con dos minaretes.

La fuente de abluciones (şadırvan, el turco, la cual sirve para que los fieles se laven los pies antes de entrar a la mezquita), no fue cubierta con cúpula. Hoy en día la fuente de abluciones está cubierta con una cúpula de vidrio. El mihrab nos saluda en la parte de Qibla entre las secciones de grandes columnas cuadradas.  El mihrab, que alza hasta el techo, anima los sentimientos religiosos. El minbar monumental (el púlpito donde se sitúa el imán para hacer el sermón de los viernes) lleva una importancia vital con sus símbolos astronómicos. Sobre los paneles de madera geométricos en la parte oriental se encuentran los símbolos del sistema solar y en la parte oriental se hallan símbolos de galaxias.

Todavía hay 200 años a la detención de Galileo Galilei, astrónomo y filósofo italiano, por parte de la iglesia por haber sido declarado que la Tierra gira alrededor del Sol. Esto es un ejemplo importante que muestra la diferencia de pensamiento libre entre la civilización islámica y occidental en la Edad Media. En la pared en el este del mihrab se encuentra la alfombra de la Kaaba a la que trajo consigo el sultán Selim I después de la conquista de Egipto. El sultán Selim I, quien era el primer califa otomano, renovó esta alfombra con otra alfombra en Estambul y regaló la antigua a la Gran Mezquita de Bursa. El califa colocó esta alfombra con sus propias manos acompañados por oraciones. Los famosos calígrafos de la época aportaron su toque con 192 inscripciones que lucen en los gruesos muros de piedras talladas que componen esta obra colosal, iluminada por un inteligente y útil tragaluz medular. Durante la construcción de la mezquita, los importantes clérigos de la época también contribuyeron a la aparición de esta obra maravillosa. Lo más famoso es Emir Sultán quien leyó la primera jutba (la principal ocasión formal para la predicación pública en la tradición islámica) en el día de la inauguración de la mezquita. Cuando Emir Sultán subió a la tercera escalera del minbar, dijo al sultán Bayazid I: “Leer este jutba es el derecho del mayor personaje del mundo islámico”. Y Emir Sultán apuntó a un derviche entre la multitud llamada “Somuncu Baba” (Padre de los Panes). Somuncu Baba es un pobre quien distribuye pan cocinado en su convento a los pobres y los obreros de la mezquita. Somuncu Baba subió al minbar y en su jutba hizo los siete comentarios diferentes de la sura Al-Fatiha. Todo el mundo entendió el primer comentario de la sura Al-Fatiha. El segundo fue entendido por la mitad del pueblo y el tercero solamente por los religiosos. Pero nadie no entendió a los demás. Tras este suceso, Somuncu Baba obtuvo la admiración de todo el pueblo. Entre los derviches estudiantes de Somuncu Baba se encuentran Hacı Bayram Veli y Akşemseddin, maestro de Mehmet II Fatih “el Conquistador”.

En la actualidad la Gran Mezquita de Bursa cada día atrae el interés de miles de visitantes. Los turistas nacionales e internacionales visitan con admiración las obras históricas en la mezquita. Especialmente la Gran Mezquita de Bursa se convierte en un monumento impresionante especialmente por las noches por su iluminación maravillosa.



Noticias relacionadas