Rusia acusa al occidente como causante de crisis migratoria en la frontera de Polonia y Bielorrusia

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que la situación actual es el resultado de los conflictos desatados por EEUU y Europa en Oriente Medio y el norte de África, en un intento de imponer su 'visión de la vida'

1731762
Rusia acusa al occidente como causante de crisis migratoria en la frontera de Polonia y Bielorrusia

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, acusó a Occidente de ser la fuente de la crisis migratoria en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

En una rueda de prensa en Moscú, tras una reunión con el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, el arzobispo Paul Richard Gallagher, Lavrov dijo que la situación actual es el resultado de los conflictos y las guerras desatadas por Occidente en Oriente Medio y el norte de África en un intento de imponer su visión de la vida.

“Así es como se bombardeó Irak con falsos pretextos, se destruyó la estadidad en Libia y se llevaron a cabo los ataques contra Siria”, aseguró el canciller ruso.

“Todas estas y otras aventuras de nuestros colegas occidentales han provocado flujos de refugiados sin precedentes. No debemos olvidar dónde comenzó todo y quién tiene la culpa de que todo esté sucediendo ahora”, agregó Lavrov.

En este sentido, Lavrov señaló que la principal responsabilidad para resolver la crisis migratoria recae en quienes crearon las condiciones para que esta estallara y subrayó la necesidad de establecer estándares unificados a la hora de recibir refugiados.

"Ayer [los europeos] recordaron que cuando los refugiados venían de Turquía a la UE, la UE asignó fondos para que se quedaran en Turquía. ¿Por qué es imposible ayudar a los bielorrusos que tienen necesidades para hacer que los refugiados, a quienes Polonia y Lituania no quiere dejar entrar en su territorio de ninguna manera, puedan vivir en condiciones normales?", preguntó Lavrov.

De igual forma el portavoz de la Presidencia de Rusia (Kremlin), Dimitri Peskov, calificó este martes de “alarmante” la situación en la frontera entre Bielorrusia y Polonia por la afluencia de migrantes.

En declaraciones a los periodistas en Moscú, Peskov pidió a las partes comportarse de manera responsable.

"Esperamos que la situación en la frontera entre Bielorrusia y Polonia no se convierta en una amenaza para la seguridad de Rusia", dijo Peskov.

El portavoz aseguró que Moscú y Minsk están en contacto constante sobre la situación "a través de todos los canales posibles, incluso a través de los servicios especiales".

"Hay intercambio de información [entre Rusia y Bielorrusia], pero, repito una vez más: este es un problema, un problema real que concierne a Bielorrusia y Polonia en este caso”, agregó Peskov y afirmó que su país está “muy preocupado en este respeto”.

Peskov dijo que lo más importante en esta situación es la vida y la salud de la gran cantidad de personas que se han concentrado en la frontera.

Por su parte, Gallagher pidió a las autoridades de Europa que asuman la responsabilidad y resuelvan "esta gravísima crisis humanitaria".

"En cuanto a la posición de la Santa Sede, sabemos, por ejemplo, que el obispo de Polonia enfrentó cierto rechazo por parte de las autoridades [polacas]", dijo Gallagher.

El arzobispo instó a mirar la situación desde el punto de vista del destino de las personas que se enfrentan a una situación muy grave y coincidió en que los responsables de esta situación "deben asumir su responsabilidad".

*Traducido por Daniel Gallego.



Noticias relacionadas