Canciller española: La 'reglobalización' es el sello distintivo del mundo posterior al COVID-19

En una entrevista exclusiva con la Agencia Anadolu, la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, llama a la Unión Europea y a Turquía a construir una relación de confianza mutua

1463855
Canciller española: La 'reglobalización' es el sello distintivo del mundo posterior al COVID-19

Turquía y España decidieron ampliar por 15 años más la agenda de la Alianza de Civilizaciones, que fue lanzada hace 15 años, para abordar temas como la xenofobia y la discriminación en diversas sociedades del mundo.

Al final de su primera visita fuera de la Unión Europea (UE) después del cierre de fronteras por la COVID-19, la canciller española, Arancha González Laya, le dijo a la Agencia Anadolu en una conversación exclusiva en Ankara que ambos países han acordado invertir un poco más para redefinir la agenda positiva de la Alianza de Civilizaciones para los próximos 15 años y diversificarla aún más para combatir el extremismo.

A raíz de los trágicos eventos del 11 de septiembre de 2001, ambos países establecieron la agenda de la Alianza de las Civilizaciones para contrarrestar la teoría del 'Choque de Civilizaciones' y evitar una reacción violenta contra los musulmanes en todo el mundo.

“La agenda se ha ampliado. Lo que hemos acordado hoy es invertir un poco más en la redefinición de una agenda positiva para los próximos 15 años, en función de la experiencia de los últimos 15 años”, dijo la alta funcionaria.

González Laya dijo que estuvo en permanente comunicación con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, durante la pandemia de COVID-19. España fue uno de los países más afectados, con 272.421 casos confirmados y 28.432 muertes por COVID-19.

La ministra española dijo que quería comenzar su gira por el extranjero fuera de la Unión Europea, en Turquía, para discutir varios temas como la repatriación de nacionales y los acontecimientos en el Mediterráneo, Libia y Siria.

Agencia Anadolu: En 1998 se firmó un Plan de Acción Conjunta entre Turquía y España. ¿Ha funcionado bien este plan para establecer los fundamentos de las relaciones bilaterales o ha llegado el momento de revisarlo en función de las circunstancias actuales?

Arancha González Laya (AGL): El acuerdo fue muy útil para consolidar unas relaciones muy profundas entre Turquía y España. En el aspecto económico hay un intercambio de EUR 12 mil millones cada año, con un buen excedente en este comercio en favor de Turquía, por cierto. También hay grandes inversiones de empresas españolas en este país.

Pero las buenas relaciones no son solo en el aspecto económico y comercial, sino que también hay un diálogo profundo entre nuestros ministerios de Defensa. Tenemos un diálogo entre nuestros ministros del Interior. Tenemos un diálogo regular entre los equipos de Asuntos Exteriores. Tenemos cooperación en áreas como turismo o salud. Por lo tanto, es una relación muy amplia y ha crecido con el tiempo, no solo de un Gobierno a otro, sino también en cooperación entre ciudades. Hay un ejercicio de hermanamiento muy interesante con ciudades en Turquía como Ankara, Estambul, Konya, Antalya y ciudades hermanas en España, donde la cooperación no es solo de gobierno a gobierno, sino también de ciudad a ciudad y también entre estudiantes. A muchos estudiantes españoles les encanta venir a Turquía para hacer su Erasmus y a muchos estudiantes turcos les gusta ir a Europa para el Erasmus en España. Entonces, la cooperación y los vínculos son muy amplios, son profundos. Lo que queremos hacer es profundizarlos más, porque vemos que en ambos lados hay oportunidades que podrían aprovecharse aún mejor.

AA: ¿Cree que las sociedades turca y española se conocen lo suficiente? ¿Podría hablar sobre los pasos dados hasta ahora para este propósito?

AGL: Podríamos llegar a conocernos mejor. Eso requiere más contactos y estos contactos tienen que ser a nivel cultural y a nivel deportivo. Sé que Turquía es un país que ama el fútbol. Es un diálogo que debe tomarse con think tanks, con periodistas, con los estudiantes y con empresas. Entonces, lo que debemos hacer es profundizar los contactos entre nuestras sociedades. Lo llamamos contactos de persona a persona porque esa es la mejor garantía de que, al final del día, nos conozcamos mejor. Y cuando uno se conoce mejor, sus relaciones son más fluidas y, cuando hay dificultades, es más fácil manejarlas porque tenemos una mejor comprensión de los deseos y las aspiraciones del otro lado.

AA: Turquía tiene una lucha multidimensional contra diferentes organizaciones terroristas como PKK/YPG, Daesh/ISIS y FETO. ¿Cómo ve esta lucha, que también involucra la seguridad europea?

AGL: Bueno, somos un país que sabe un poco sobre terrorismo porque lo hemos sufrido nosotros mismos. Entonces, es un tema en el que somos sensibles. Es por eso que compartimos, por ejemplo, la lucha global de Turquía, o la lucha global contra Daesh/ISIS. Ese es solo un ejemplo de un aspecto en el que trabajamos juntos. También colaboramos mucho dentro de las Naciones Unidas para luchar contra el terrorismo en todo el mundo. Es un problema en el que los Ministerios del Interior de ambos países están en diálogo, lo que probablemente podría profundizarse aún más en el futuro.

AA: En una declaración, usted dijo recientemente que la Unión Europea debería considerar el Mediterráneo Oriental como un lugar más estratégico. ¿Podría ahondar más sobre esta declaración? ¿Esto aliviará las preocupaciones de Turquía o provocará una mayor confrontación entre Turquía y la UE?

AGL: Bueno, primero, el mar Mediterráneo es nuestro mar compartido. Lo compartimos con Turquía y con Grecia, Chipre, Libia, Italia, Francia, Argelia y Marruecos. Todos compartimos este mar y, por lo tanto, todos somos responsables de asegurarnos que haya seguridad y prosperidad en el Mediterráneo. Por eso en España nos preocupa lo que está sucediendo en Libia, porque es una amenaza para la seguridad del Mediterráneo y, por lo tanto, es una amenaza para la seguridad de España. Lo que estamos haciendo, y este es un mensaje que traje a Ankara, es un llamado a que todas las partes involucradas en el conflicto en Libia hagan un alto al fuego incondicional y presionen a las partes en Libia a volver a la mesa de negociaciones para llegar a un acuerdo político bajo los auspicios de las Naciones Unidas en el proceso de Berlín. Eso es lo que nos gustaría ver. La respuesta está en manos de los libios.

Lo que tenemos que hacer es asegurarnos de que los libios se animen a ir a la mesa de negociaciones y encontrar una solución que los acomode a todos. Mientras tanto, también somos muy sensibles en Europa y en España a la idea de garantizar que todas las partes respeten el embargo de armas acordado por parte de la ONU. Y cuando digo todas las partes quiero decir todas, independientemente de si las armas provienen del mar, del aire o de la tierra. Creemos que es importante respetar el compromiso que todos hemos asumido en la ONU para evitar el flujo de armas.

 

AA: ¿Cuál es el mecanismo para lograr este objetivo? Porque Libia es un país enorme que tiene fronteras marítimas, también fronteras terrestres incontroladas con otras naciones africanas, empezando por Egipto, Sudán, Chad y otros países.

AGL: Nosotros en la UE queríamos aportar nuestra modesta contribución al respeto del embargo de armas. Para eso, hemos acordado establecer una operación llamada Irini, que tiene como objetivo garantizar que a través del control marítimo, aéreo y terrestre, utilizando barcos, aviones y satélites, garanticemos y respetemos el embargo. Por supuesto, esto es solo una contribución. Lo que necesitamos es un compromiso por parte de todos los signatarios de este embargo de armas de la ONU a respetarlo. Es importante porque esta puede ser una buena manera de alentar a las partes a volver a la mesa de negociaciones.

La lucha de España contra la pandemia

AA: ¿Cuáles son las medidas precisas que ha implementado el Gobierno español para detener la propagación del COVID-19 a medida que se abre la temporada de turismo y millones de personas del Reino Unido, donde la tasa de infección cambia constantemente, visitan su país en el verano?

AGL: La pandemia ha sido controlada en España. Por lo tanto, hemos tomado medidas para rastrear a los ciudadanos infectados, buscar sus contactos y aislar a aquellos que son positivos. Debemos asegurar que estén en un distanciamiento social severo, para proteger a sus vecinos. Pero también sabemos, como cualquier otro país del mundo, que a menos y hasta que haya una vacuna o un tratamiento, vamos a convivir con el COVID-19 en nuestras sociedades. Entonces, implementaremos medidas muy duras, pero no podemos evitar que ocurran brotes. Cuando suceden, lo que hacemos es aislar esos casos. A veces es una calle, a veces es un pueblo, a veces es una región. Lo que estamos haciendo precisamente es aislar el problema para que el resto del país pueda seguir viviendo de manera segura. Es un gran esfuerzo de todas las regiones en España que se embarcan en esta estrategia basada en un protocolo que es común a todas las regiones y que se acordó con el Gobierno central para garantizar que España siga siendo un país seguro. Como todavía no tenemos ninguna vacuna o tratamiento, tenemos que aprender a salir con el virus aún presente, pero asegurándonos de que el virus esté contenido, como se ha hecho en España.

AA: Usted defendió la idea de que el COVID-19 traerá un nuevo tipo de globalización. ¿Cómo afectaría esto a la región mediterránea en particular y al mundo en general en términos de geopolítica y economía?

AGL: Lo que vemos con el COVID-19 son varias tendencias que ya existían antes y ahora son acentuadas. Estábamos viendo un movimiento hacia la digitalización y esto se ha acelerado. Lo hemos visto en la educación, lo hemos visto en los pagos y lo hemos visto en las compras en línea. También tendemos a 'descarbonizar' nuestras economías hacia prácticas de producción y consumo más sostenibles. Esto también se ha acelerado con la pandemia porque nos hemos dado cuenta de la importancia de administrar nuestras economías de manera más sostenible. La comprensión de que las desigualdades no son buenas para nuestras democracias ha sido enfatizada aún más. Hemos visto cómo el estancamiento de nuestras economías ha afectado a los pobres. Entonces, todas estas tendencias estaban allí antes. El COVID-19 ha traído estos problemas a una nueva realidad. El mundo del mañana no es un mundo que será desglobalizado. Creo que será un mundo que se volverá a globalizar. Estamos viendo una 'reglobalización'. La energía que impulsa la globalización en el futuro es la tecnología y, por lo tanto, todos necesitamos asegurarnos de que la tecnología sea accesible, esté disponible para todos los ciudadanos, para todas las empresas, y que tengamos a todos nuestros ciudadanos, a todas nuestras empresas, como parte de esta nueva ola de globalización llamada tecnología digital.

Medidas contra rebrotes de COVID-19 en España

AA: ¿Cuáles son las medidas que tomarán España y la UE al reabrir sus fronteras para evitar nuevos brotes de coronavirus?

AGL: Lo que hemos hecho es asegurarnos de abrir las fronteras gradualmente, comenzando por los países que tenían tasas epidemiológicas similares a las que prevalecen en Europa. Queríamos abrir las fronteras no basándonos en criterios diplomáticos o convenciones políticas, sino mirando los datos epidemiológicos. Lo que tenemos en mente es luchar contra la pandemia. Para luchar contra la pandemia tenemos que ser lúcidos y abrirnos gradualmente poniendo primero a aquellos que tienen mejores datos epidemiológicos. Así es como podremos restablecer el movimiento en nuestros países mientras nos aseguramos de proteger la salud de nuestros ciudadanos.

AA: España es uno de los principales países que apoyan la membresía de Turquía en la UE. Las negociaciones han sido suspendidas ahora. ¿Cuál es la salida? ¿Hay alguna posibilidad de reactivar las negociaciones? ¿Apoyaría España los pasos para abrir nuevos capítulos en el proceso de membresía de Turquía en la UE y el progreso en las conversaciones de liberalización de visas?

AGL: Creo que lo que falta es confianza. Necesitamos generar confianza y son necesarias dos partes para construir esa confianza. La UE de un lado y Turquía del otro. Entonces, lo que debemos hacer, y este es también el propósito de mi visita a Turquía, es asegurarnos de generar confianza entre Turquía y la UE. Al final del día, las conversaciones de adhesión, en nuestras negociaciones con un país que quiere convertirse en miembro de la familia de la UE, uno debe asegurarse de que confía en la otra parte y que la otra parte confía en uno. Es mutuo. Entonces, lo que necesitamos desesperadamente es generar confianza. La confianza se construye no solo diciendo, sino haciendo. Estoy segura de que, si hay voluntad, encontraremos una manera de infundir un poco más de confianza en nuestra relación.

AA: En una reciente reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Bruselas, Turquía fue uno de los temas de debate. Usted describió a Turquía como un vecino con el que la UE tiene vínculos privilegiados y es socio de la OTAN, pero cuyas acciones son vistas con preocupación "por el bloque europeo". ¿Cuáles son estas preocupaciones sobre Turquía?

AGL: Bueno, no es solo que Turquía sea un socio, sino que también es un aliado de la OTAN, no solo un amigo. En la OTAN no tienes amigos, tienes aliados. Eso es mucho más que un amigo. Es alguien con quien compartes algo tan importante como tu seguridad. Esto es lo que España comparte con Turquía. Comparte una batería de misiles que tenemos aquí en este país y que está ayudando a proteger a este país contra terceros. Entonces, ese es el nivel de relación que un país como España, que es miembro de la OTAN, tiene con Turquía. Ahora, lo que hemos visto, y esto es también lo que he discutido con el ministro Cavusoglu, es que han sido varios movimientos unilaterales del lado de Turquía en los últimos tiempos, ya sea en el Mediterráneo Oriental o Libia, en el área de las migraciones. Todas estas son áreas donde compartimos los mismos objetivos que Turquía, donde compartimos las dificultades. Pero existe una preocupación por parte de la UE sobre algunas medidas que Turquía ha tomado. Estoy segura de que Turquía también tiene sensibilidades sobre los pasos que da Europa, por lo que no es un juego de acusaciones. Creo que cuando suceden estas cosas es necesario tomar una actitud de comprensión hacia la perspectiva del otro lado. Solo cuando se comprende, cuando se escucha al otro lado, se podrá encontrar el camino a seguir. De nuevo, esto es lo que vine a discutir con las autoridades turcas.

 

La migración irregular, una preocupación común

AA: ¿Cree que el apoyo de la UE a Turquía en su lucha contra el terrorismo es suficiente? ¿Recibe Turquía suficiente apoyo para acoger refugiados sirios y su esfuerzo para hacer frente a la migración irregular?

AGL: Bueno, de hecho, España comparte muchas preocupaciones que Turquía tiene sobre la migración irregular porque España también es un país que enfrenta ese desafío. No es que no comprendamos cuáles son los desafíos que enfrenta Turquía. Tenemos los mismos desafíos, nos enfrentamos a las mismas dificultades. 

Mi opinión honesta es que, para combatir la migración irregular, la mejor manera de hacerlo es con un sentido de corresponsabilidad. Es decir, en un diálogo con su vecino, en un diálogo con su socio, trabajando juntos para asegurarse de que esto no se sienta como un problema que tiene la otra parte o que tiene uno solo, sino un problema que comparten ambos países. Esta es la base para encontrar una manera de gestionar la migración irregular. 

No olvidemos que muchas de estas migraciones irregulares están en manos de traficantes de personas, redes criminales que se benefician de la miseria de otros. Tiene que haber un gran sentido de corresponsabilidad. En nuestro caso, Turquía con los Estados miembros de la UE necesitan luchar contra esta red criminal que se está beneficiando de la miseria de las personas. Eso es lo que creemos que debemos hacer. Esto es ciertamente lo que intentamos hacer con nuestros vecinos. Esto es lo que hacemos con Siria, Marruecos, Mauritania, Guinea y Senegal, entendiendo que este es nuestro desafío común, no solo el desafío de España. Creo que es lo mismo en el lado del Mediterráneo Oriental. No es solo el desafío de Turquía. Es el desafío de Turquía y la UE y la mejor manera de gestionarlo es a través de un diálogo entre nosotros.

Creo que Europa comprende la enorme solidaridad que Turquía ha demostrado a los refugiados de Siria. Es por eso que Europa ha apoyado y continúa apoyando significativamente a Turquía en su esfuerzo por acoger a refugiados sirios. Creo que lo importante ahora es garantizar que todos, Turquía y la UE, junto con algunos vecinos, incluida Rusia, contribuyan a la paz y la estabilidad en Siria como condición previa para garantizar que las personas puedan regresar a sus hogares de forma segura. Ahí es donde debemos poner el cursor ahora, para garantizar la estabilidad en Siria que ha faltado durante mucho tiempo, y que es el origen de muchas de las cargas que comparten Turquía y la UE con respecto a los refugiados sirios.

AA: Usted dijo que apoyar a los países latinoamericanos con medidas concretas para recuperarse después de la crisis de la pandemia debería ser una prioridad para la UE. ¿Qué medidas cree que son necesarias para eso?

AGL: Hemos estado en diálogo con países latinoamericanos, la gran mayoría de los cuales son países de ingresos medios. Una de las dificultades que tienen estos países de ingresos medios, y que han compartido esto con nosotros, es esencialmente la de garantizar que tan pronto como la vacuna y el tratamiento contra el COVID-19 estén disponibles, les llegue.

Esa es la prioridad número uno. Pero la prioridad número dos es el acceso a la financiación para los países de ingresos medios. Usted ve que los países que no son los más pobres no obtienen financiamiento en condiciones favorables. A algunos países les resulta difícil, en el entorno financiero actual, obtener acceso al capital y al crédito necesarios para impulsar sus economías como respuesta al COVID-19. Entonces, estas son las dos grandes áreas: el acceso a vacunas y tratamiento contra COVID y el acceso a financiamiento, capital y crédito para salir de la crisis. Estamos trabajando con países latinoamericanos y continuaremos avanzando en esta agenda común porque creemos que es importante. España disfruta de una relación histórica y privilegiada con el continente.

 

Alianza de civilizaciones versus Choque de civilizaciones

AA: En 2005, España sugirió en la ONU forjar una Alianza de Civilizaciones en contraste con el argumento de Choque de Civilizaciones, una tesis de que las identidades culturales y religiosas de las personas serán la principal fuente de conflicto en el mundo posterior a la Guerra Fría. España y Turquía se habían comprometido a trabajar juntos para promover esta alianza de civilizaciones. ¿Cuáles fueron los elementos de esta cooperación y cuán importante es en las circunstancias actuales? Ahora, 15 años después, ¿qué progreso se ha hecho en el tema?

AGL: Establecimos la agenda de la Alianza de Civilizaciones hace 15 años. Fue un ejercicio que tuvo mucho que ver con el 11 de septiembre y evitar una reacción violenta contra los musulmanes. Ahora, 15 años después, creo que es justo decir que quizás tengamos que ampliar la agenda. Es necesario porque hoy en día hay una agenda mucho más amplia que incluye la lucha contra la xenofobia y la discriminación, la comprensión de la diversidad y la lucha contra el extremismo. También, los prejuicios contra los migrantes. La agenda se ha ampliado. Lo que hemos acordado hoy es invertir un poco más en la redefinición de una agenda positiva para los próximos 15 años basada en la experiencia de estos últimos 15 años.

AA: Su Gobierno había abierto conversaciones con los líderes catalanes, creo que a principios de este año después de grandes controversias. ¿Cuáles son los avances y la salida para resolver este problema?

AGL: Uno solo puede aprender a convivir con la diferencia si lo hace a través del diálogo y el respeto por la ley, y lo que estamos tratando de fomentar es un diálogo, una discusión, un debate, la comprensión mutua dentro de los límites de la ley. La ley es lo que nos une, es lo que nos hace un país y una comunidad. Pero dentro de esta comunidad se utiliza el diálogo como un medio para comprender diferentes perspectivas y diferentes puntos de vista y este Gobierno siempre ha dicho que el método es el diálogo y seguimos comprometidos con esto.

AA: A pesar de tres referéndums que resultaron a favor del Reino Unido en Gibraltar anteriormente, ¿cree que se necesita un nuevo voto público en la región en la era posterior al brexit? ¿Cuáles son los principales desafíos en la frontera entre Gibraltar y España y cómo abordará el Gobierno español esos problemas?

AGL: Bueno, esta es una discusión sobre el Reino Unido y la UE. El Reino Unido ha decidido abandonar la UE mediante una votación pública. No estuvimos de acuerdo con el resultado, pero respetamos la decisión que el pueblo británico tomó. Ahora, eso es solo la mitad de la historia. La otra mitad es qué tipo de relación tendrá el Reino Unido con el resto de la UE después del brexit. Eso es lo que estamos tratando de construir ahora. Afecta a España más individualmente porque hay un aspecto de Gibraltar en la relación entre España y el Reino Unido. Pero, de nuevo, para nosotros en España, está muy claro. Creemos que cuanto más estrecha sea la relación entre el Reino Unido y España, mejor será, cuanto más estrecha sea la relación entre el Reino Unido y la UE, mejor será. Esa es nuestra visión y eso es lo que estamos tratando de avanzar en la negociación.

Pero tenemos que entender cuál es el deseo del lado británico. ¿Están igualmente interesados​​ en esta estrecha relación? Obviamente no puede ser tan cercano como ser miembro de la UE porque han decidido no ser miembros de la UE. La pelota está en su cancha, y estamos esperando saber de ellos, por eso las negociaciones entre la UE y el Reino Unido van muy lentamente y es por eso que las negociaciones entre España y el Reino Unido con respecto a Gibraltar también son muy lentas. La respuesta es llamar a Londres y saber lo que van a hacer. Porque el reloj corre. Sabemos que el período de transición termina el 31 de diciembre de 2020. El Reino Unido ha dejado muy claro que no desean extender el período de transición más allá del 31 de diciembre. Por lo tanto, estamos esperando ver qué tipo de relación prevén para el futuro.

 

La lucha contra la islamofobia en España

AA: Los crímenes de odio y la intolerancia religiosa, como la islamofobia, están en aumento en España, según cifras del Ministerio del Interior del país. Además, el movimiento político de extrema derecha está encontrando terreno en las recientes elecciones en España. ¿Cómo abordará el Gobierno esos temas?

AGL: Bueno, debemos invertir en educación, debemos invertir en fomentar y nutrir la vida en la diversidad. España es un país diverso. Tenemos diversos idiomas, religiones, sentimientos. Pero debemos fomentar la idea de que podemos vivir juntos con esta diversidad y para ese diálogo, lo que intentamos hacer a través del Ministerio de Relaciones Exteriores es tener diálogos específicos con diferentes comunidades que fomentamos a través de “casas”, es decir, los think tanks, a través de los cuales el Ministerio de Relaciones Exteriores fomenta la comprensión del conocimiento y los contactos entre personas de diferentes religiones que tienen diferentes creencias y de diferentes orígenes para aprender a vivir juntos.

AA: Las relaciones entre Estados Unidos y España se volvieron más tensas debido al problema del impuesto digital. ¿Cómo se puede resolver este problema? ¿Pueden España y la UE confrontar a los Estados Unidos en este tema?

AGL: Bueno, primero déjenme decirles que las relaciones entre España y los Estados Unidos son saludables, y son saludables porque son duraderas y están muy arraigadas. Pero es cierto que, como en cualquier relación, hay cosas en las que se está un poco más de acuerdo y hay cosas en las que no se está de acuerdo. En este momento tenemos un desacuerdo sobre los impuestos a las actividades digitales de valor agregado. España, al igual que muchos otros países del mundo, incluidos muchos en la UE, creemos que no podemos tener partes enteras de nuestra economía, la parte digital, sin pagar impuestos cuando la parte análoga de la economía está pagando impuestos. Para nosotros, la mejor manera de proceder sería llegar a un acuerdo en la OCDE.

Para un sistema tributario de actividades digitales de valor agregado, preferiríamos tener un sistema común en lugar de que cada país tenga su sistema, razón por la cual estamos promoviendo e invirtiendo en la negociación en el marco de la OCDE. Siempre vamos a querer continuar nuestro diálogo con los Estados Unidos, esa es la mejor manera de administrar las áreas donde tenemos diferencias. Pero en este caso, creo que Europa es clara, tan clara que ha puesto la idea de los impuestos digitales en su fondo de recuperación que fue recientemente adoptado por los líderes de la UE como respuesta al COVID.

AA: El servicio en español de la Agencia Anadolu actúa como un puente entre las dos culturas. ¿Usted lo sigue?

AGL: Tengo que felicitarlos por abrir el servicio en español de Anadolu. Creo que contribuirá en gran medida a fomentar una mejor comprensión de la comunidad hispana o hispanohablante en todo el mundo, una gran parte de la cual obviamente se encuentra en el continente americano, tanto en América del Norte como en América Latina. Muy bien hecho. Tengo muchas ganas de leer y escuchar Anadolu en español.



Noticias relacionadas