La economía de Reino Unido enfrenta su peor momento

Una encuesta descubrió la baja confianza en el comercio y que la economía británica se estaba quedando atrás de sus pares del G7

La economía de Reino Unido enfrenta su peor momento

AA-Mientras Reino Unido se prepara para abandonar la UE a fines de enero y las negociaciones comerciales están por comenzar, la confianza en la economía británica está en duda después de tres años de crisis por el brexit. 

La Cámara de Comercio Británica (BCC) realizó una encuesta entre miles de empresas a fines de 2019 para tener una idea de la confianza empresarial. Los resultaron dejaron en evidencia que la indecisión y la demora sobre el brexit pasaron factura.

Descubrieron que los planes de inversión de los fabricantes estaban en su punto más bajo en ocho años y los pedidos de exportación y la demanda nacional de las fábricas fueron negativos por dos trimestres consecutivos por primera vez en 10 años.

"La economía del Reino Unido cojeó durante el último trimestre de 2019", dijo el BCC. "El cuarto trimestre se caracterizó por una desaceleración de base amplia en el sector de servicios dominante con todos los indicadores clave debilitándose en el trimestre, en medio de un gasto familiar lento y presiones de costos paralizantes".

El grupo predice que la economía crecerá solo un 1% en 2020.

"A pesar de algunas mejoras, los indicadores en el sector manufacturero siguen siendo muy débiles para los estándares históricos", agregó el BCC. "Un sector de servicios vacilante junto con una actividad manufacturera apática señala un resultado negativo para el crecimiento del PIB del Reino Unido en el cuarto trimestre de 2019".

Los servicios representan el 80% de la economía del Reino Unido.

El gasto minorista general disminuyó un 0,9% en noviembre y diciembre, siendo 2019 el primer año desde 1995 con una caída en las ventas durante todo el año según el British Retail Consortium (BRC).

"La confianza del público en las negociaciones comerciales de Reino Unido tendrá un gran impacto en el gasto durante el próximo año", dijo el presidente ejecutivo de BRC, Brian Dickinson.

Los medios locales también informaron que las cuatro grandes cadenas de supermercados del Reino Unido tuvieron problemas durante el período navideño y perdieron ventas. El sector sufrió el crecimiento de ventas más lento en cuatro años, solo 0.2%.

Parte de esto se debió a la incertidumbre del brexit, pero también a la continua expansión de las cadenas de supermercados de precio reducido Lidl y Aldi.

El año pasado también cayeron las ventas de automóviles nuevos a sus niveles más bajos desde 2013, disminuyendo en un 2%. La incertidumbre del brexit jugó su papel, al igual que las normas más estrictas sobre los vehículos diesel.

Bloomberg informó que, según sus cálculos, el brexit ya causó pérdidas de GBP 130.000 millones (USD 170.000 millones) en la economía, y otros GBP 70.000 millones estimados para fin de año.

El sitio de noticias informó que la economía británica era ahora un 3% más pequeña que si no hubiera votado por el brexit y se estaba quedando atrás de sus pares del G7.

Algunos informes de los medios locales son positivos. El medio pro-Brexit Daily Express publica regularmente motivos de optimismo con respecto al futuro de la economía del Reino Unido.

Después de cifras récord de turismo en agosto y septiembre, por ejemplo, el periódico informó un aumento esperado del 6.6% en el turismo en 2020, vinculando el aumento previsto con los beneficios positivos del brexit.

El tabloide aceptó la caída en las ventas de automóviles nuevos, pero informó: "BREXIT verá un impulso en el mercado de automóviles del Reino Unido, ya que uno de cada seis admite que el fin de la incertidumbre aumentará su confianza para comprar vehículos después de la partida del Reino Unido el 31 de enero".

Comienza el 2020

El 9 de enero, el principal negociador del brexit de la UE, Michel Barnier, dijo: "nadie debería dudar de la determinación de la comisión, y de mi determinación, de continuar defendiendo los intereses de los ciudadanos y las empresas de la UE-27, y defender la integridad del mercado único".

El funcionario se refería a la política de ayuda estatal de la UE y al cumplimiento de sus normas reguladoras para garantizar un "campo de juego nivelado".

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo que quiere un "amplio acuerdo de libre comercio que cubra bienes y servicios, y cooperación en otras áreas", pero sin una alineación regulatoria con la UE, y lo quiere para fines de 2020. Ha insistido en que no habrá extensiones a las conversaciones.

"El nivel de acceso de los productos británicos a nuestro mercado será proporcional al nivel de ambición de un acuerdo común sobre estas normas y estándares", aseguró Barnier.

El 8 de enero, la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, habló en Londres antes de una reunión con Johnson y dijo: "iremos tan lejos como podamos, pero la verdad es que nuestra asociación no puede ser y no será lo mismo que antes y no puede y no estará tan cerca como antes porque cada elección tiene una consecuencia, con cada decisión viene una compensación".

"Mientras más divergencia haya, más distante será la asociación", agregó.

Von der Leyen también dijo que la fecha límite de Johnson era "muy ajustada" y que "no se puede esperar aceptar todos los aspectos de nuestra nueva asociación" para 2020.

Esto indica que la UE espera una extensión de las conversaciones o un acuerdo de alcance más limitado para fin de año.

Después de un final difícil para 2019, la economía tiene un comienzo aún más difícil para 2020.

(Agencia Anadolu)



Noticias relacionadas