'Prigionieri', la premiada serie de fotografías que explora la soledad en las cárceles italianas

El fotoperiodista Valerio Bispuri, ganador del premio Istanbul Photo Awards, pasó cuatro años en las cárceles de Italia, donde compartió tiempo con los reclusos para poder retratar sus historias

1544128
'Prigionieri', la premiada serie de fotografías que explora la soledad en las cárceles italianas

La soledad dentro de las cárceles italianas impulsó al reportero gráfico Valerio Bispuri a crear 'Prigionieri', un conjunto de fotos que le otorgó el primer lugar en la categoría "Historias" de los prestigiosos premios Istanbul Photo Awards de este año.

El concurso fue organizado por la Agencia Anadolu, con el patrocinio de Turkish Airlines, y los ganadores fueron seleccionados por un distinguido jurado internacional.

En entrevista con la Agencia Anadolu, Bispuri dijo que trabajó en la serie de fotos después de vivir en Sudamérica durante más de una década, capturando la vida en las cárceles locales.

“Visité 74 cárceles en todos los países de América del Sur. Después de este proyecto de las cárceles en el continente sudamericano, fui a Italia para presentar mi libro 'Encerrados' en las cárceles de Italia”, relata.

Mientras estuvo allí visitó la prisión de Piggioreale, en Nápoles, al sur de Italia, y “cuando los detenidos miraron las imágenes de las fotos de las cárceles en Sudamérica, dijeron: ¿Por qué no vienes a ver las condiciones en las que vivimos, qué hacemos?”, agregó el fotógrafo.

Dura vida carcelaria

El reportero gráfico no creía que la vida en las cárceles de su país fuera tan dura. “Pensé que valía la pena, si esta prisión era tan dura, tan difícil, ver otras cárceles en Italia, así que pedí permiso para ingresar a cuatro cárceles grandes en Italia”, manifestó Bispuri.

Durante cuatro años visitó la prisión de Ucciardone en Palermo, Sicilia; la prisión Regina Coeli, de Roma, y la prisión de San Vittore, en Milán, en el norte de su país.

Estas visitas luego lo impulsaron a realizar un recorrido más largo, a visitar cárceles pequeñas, cárceles grandes, cárceles de mujeres y nuevas cárceles, con el fin de explorar lo que “piensa una persona encerrada, lo que significa la privación de libertad y lo que significa estar solo, sin libertad".

Para acercarse a los reclusos, Bispuri solía comer con ellos, sin tomarles ninguna foto. “Me metía en la celda a comer con ellos, los mismos alimentos que ellos comían, lo cual a veces era muy feo, pero no importaba”, asegura, ya que estas comidas lo ayudaron a generar confianza.

“Lo que salió de este trabajo refleja cómo los presos están realmente solos. Es muy difícil porque nunca están solos, siempre hay gente, pero siempre están solos, y estas diferencias son las que me impactaron mucho y comencé a tomar fotos de esto”, explicó.

Encontrar lo desconocido

El fotógrafo destacó dos cosas importantes en su trabajo. La primera consiste en buscar una profundidad especial en sus fotos. “Es mucho más difícil adentrarse en una profundidad fotográfica que no es solo estética, que no es solo luz, no solo forma, sino contar algo que no se conoce”, explicó.

Para llegar a este punto, Bispuri dijo que es muy importante estar vinculado íntimamente con las emociones de las personas.

“Todo mi trabajo es así, por eso el trabajo que hago siempre dura años. 'Prigionieri' duró cuatro años, siempre dura años porque para profundizar, para encontrar el significado de las imágenes, es muy importante saber, entrar, conocer”, enfatizó el italiano.

La segunda cosa importante, según dijo, es entrar en el espacio entre la emoción y la realidad, y lograr un equilibrio entre ambas.

"Nuevo tipo de lenguaje"

Cuando obtuvo el premio de los Istanbul Photo Awards, Bispury indicó que estaba contento de poder ayudar a destacar una realidad poco conocida como lo es la vida en las prisiones.

“Estoy muy feliz por este premio que me dieron, porque en estos momentos, donde la fotografía está más atenta y centrada en la estética y siempre está buscando un nuevo tipo de lenguaje, a veces este tipo de lenguaje saca fuerza de la profundidad humana”, explicó.

Los Istanbul Photo Awards 2020 otorgaron una docena de premios en cuatro categorías: Noticias individuales, Historias, Deportes individuales e Historias del Deporte.

Los trabajos ganadores abordaron temas importantes de 2019 como protestas globales, conflictos, desastres ambientales, actividades deportivas e historias humanas en varios países, desde Palestina hasta Indonesia.

Los detalles sobre la solicitud para el concurso de 2021 se anunciarán pronto.



Noticias relacionadas