Costumbres y Tradiciones de los Turcos (48/2014)

El águila ha tenido un importante lugar en la cultura turca en Asia Central y Anatolia

Costumbres y Tradiciones de los Turcos (48/2014)

La gente siempre ha tenido miedo, afición, interés y deseos de protección hacia los animales en sus geografías. Es una tradición que siempre ha existido en la memoria cultural desde Asia Central hacia Anatolia. Hasta hoy en día observamos las reminiscencias de esta creencia común. En el episodio de esta semana abordaremos las costumbres sobre el águila y la golondrina.

El águila ha tenido un importante lugar en la cultura turca en Asia Central y Anatolia. Para todas las comunidades turcas, el águila es un animal sagrado. El águila, que es uno de los símbolos nacionales de los turcos, es considerado como un espíritu protector y la sombra de Dios en Asia Central. El águila simboliza al reinante, el Sol y la fuerza. Se creía que los chamanes fueron traídos a la Tierra por parte de un águila, así como los espíritus asistentes. Cuando se veía volando a un águila, eso simbolizaba que la zona recibiría el chamanismo. El águila bicéfala es el guardián de las capas del cielo y traslada los mandos de Dios a los reinantes. Hasta los juramentos se hacían por los águilas.

El Libro de Dede Korkut, la epopeya importante de los turcos, habla del elemento del águila. A ella se refiere como “el sultán de las aves”. El águila se viene caracterizando por la fuerza y la justicia en las narrativas. El historiador Ibn-al Bibi decía que cuando los sultanes selyúcidas conquistaban un sitio instalaban una carpa en que se encontraba un águila.

La convicción de que el águila simbolizaba la fuerza y el poder está por todas partes de la ida cultural turca. Observamos ejemplos de ello en las insignias del estado y la arquitectura. El águila bicéfala es percibida como el dominante del Occidente y Oriente; representante del cielo. Representa al hakan y al sultán en el Consejo administrativo. Los significados simbólicos del águila continuaron en el período islámico. El estado selyúcida usó el símbolo del águila bicéfala. En la Turquía selyúcida y postselyúcida el águila tiene dos cabezas en las monedas, los muros de los fuertes, las puertas cerámicas y de madera y la lápida mortuoria de Hacı Bektaş Veli.

El águila es también un diseño comúnmente usado en las alfombras turcas. En las madrazas en Kayseri, Niğde (Hüdavent Hatun), Erzurum (Madrazada de Doble Minarete) y Diyarbakır, se usó el águila bicéfala. Los turcos dieron especial importancia a las águilas de caza que le acompañaron en su vida cotidiana. La gente cree que se cambiarán las estaciones cuando las águilas se peguen las alas. El águila se encuentra en la mitología turca.

La golondrina es un ave migratoria que va a los países africanos en los meses de invierno. La característica más peculiar de las golondrinas es que construyen sus nidos con un barro recogido de los cauces de los arroyos. La golondrina es un ave sagrada para las comunidades turcas. Es el símbolo de la amistad y del cariño. A la golondrina le cargaron misiones importantes. Para los turcos de Uigur es un ave que “protege al hombre del accidente y calamidades”. Los turcos de Uigur hacen nidos especiales en los tejados y encima de las puertas de sus casas. Porque los residentes de una casa donde se anida la golondrina serán afortunados y todo irá bien. Cuando las golondrinas no vuelven a sus nidos que construyeron hace un año, la gente reza por que vuelvan encendiendo un incienso. Esta creencia todavía continúa en Anatolia. Como reflejo de esta creencia, no se mata a esta ave. Se cree que el que mate a estas aves no podrá usar sus manos nunca.

El pueblo de Anatolia puede hacer pronósticos de tiempo dependiendo de las posiciones de vuelo de las golondrinas. Cuando la golondrina vuelva cerca de un río y de abajo hacia arriba, eso quiere decir que lloverá. Como pasa con todas las aves, matar la golondrina y destruir su nido es un pecado en Anatolia.

La golondrina es conocida como “el vencejo común”, Ebabil. Esta palabra en árabe significa “bandados”. Como se cuenta en la sura de “Fil”, las aves atacaron al Ejército del gobernador de Yemen, Ebrehe, quien llegó para destruir la Caba. Los vencejos destruyeron con guijarros todo un Ejército de elefantes.
Las aves tienen lugar en la mitología, leyendas, narrativas y cuentos de los turcos.
Por Fatma Ahsen Turan
Académica del Departamento de Lengua y Literatura Turcas – Universidad de Gazi, Ankara


Etiquetas:

Noticias relacionadas