Costumbres y Tradiciones Turcas 47/2014

Los animales y sus significados según los habitantes de Anatolia

Costumbres y Tradiciones Turcas 47/2014


Durante la historia en todas las culturas sobre todo entre las sociedades que todavía no pasaron a la vida colocada los humanos formaron distintas creencias y actitudes dependientes de las experiencias en los casos que tienen miedo o sobre las cosas que no pueden saber o encontrar respuesta. En el marco de estas creencias hicieron algunos rituales.

En la cultura turca esta creencia y los rituales mostraron una continuación desde Asia Central a Anatolia. Se creyó a la buena y mala suerte de los animales en la geografía que se vive y en este marco se cargaron sentidos simbólicos a estos animales. En los cuentos míticos no se da información sobre la raíz de estos animales. Además según estas creencias se formaron algunos cuentos y nuevas leyendas.

Las creencias formadas alrededor de los animales generalmente se desarrolló creyendo o no creyendo en la buena o mala suerte de aquel animal. Las creencias y los rituales de los turcos que llegaron de Asia Central encontraron prestigio en Anatolia. En este programa vamos a hablar de las creencias muy comunes relacionadas con algunos animales.

El búho, en la literatura verbal se conoce como el símbolo de los lugares abandonados y la ociosidad. En Asia Central la canta del búho sobre todo por la noche se percibe como el aviso de la muerte. Se da una pieza de carne para salvarse de la mala noticia creída que llegaría con la canta del búho. En Anatolia podemos encontrar los restos de estas creencias. Entre el pueblo el búho por la voz que sale no se acepta como un animal de buena suerte. En algunas zonas el pueblo evalúa la voz del búho en dos partes, gritar y reír. Si grita se evalúa como algo malo y si se ríe como algo bueno.

La paloma es un pájaro con mucho pelo que puede volar rápido y largo y sale voces especiales. La paloma se conoce como el símbolo de fertilidad, abundancia, amistad y lealtad. De Asia Central hasta Anatolia es uno de los pájaros que no se come su carne. En los cuentos míticos turcos, se dice que cuando ocurrió el diluvio y el barco se naufraga, Nama, la persona a que se informa que ocurrirá el diluvio, para aprender la profundidad del agua, encarga por orden al cuervo, urraca, corneja y a la paloma. El cuervo, la urraca y la cornea ignoran su cargo. La paloma por su parte vuelve con una pieza de rama en su boca y se entiende que la tierra está cerca. Nama pasando tiempo con una carroña y castiga al cuervo, la urraca y la corneja y les dice posarse en las carroñas hasta siempre. La paloma por haber cumplido su cargo vive con los humanos y se protege.

No se caza la paloma entre los turcos de Hazara que cree sagrada. Se cree que en cual casa se posa la paloma y hace nido en el balcón de aquella casa, el dueño de aquella casa se hace rico y vive la fertilidad en ella. En Anatolia no solamente la paloma sino también es un pecado dañar los nidos de todos los pájaros. Se cree que ocurren cosas malas a los que dañan los nidos y se daña su casa también. En Anatolia se cree que las palomas maldicen a los que comen su carne y pisan a sus restos.

Los turcos a partir del tiempo antiguo educaron a las palomas como “pájaros de aviso” y se utilizaron de ella para enviar y traer noticias. Se dijo “paloma de correo” para las palomas utilizadas para esto. En Anatolia es muy común crecer paloma sobre todo en la Región del Este y Sudeste de Anatolia. Se dice “kuşçu” a los que crecen pájaros y hay cafeterías de pájaro que se van los que les gustan pájaros.

Los “kuşçu” crecen sobre todo a las palomas de tipo “volteador”. Los kuşçu después hacen realizar espectáculos a los pájaros que crecen. Estos pájaros dibujando grandes círculos en el cielo, vuelan volteando. Los pájaros con las órdenes que toman de sus dueños voltean muy espléndidamente en el cielo. Les ornamentan poniendo abalorios en las orejas de los pájaros y así sale voz de los pájaros en los espectáculos.

El cuervosimboliza levantarse temprano en la cultura turca. Además está común la creencia de que el ciervo no puede ser guía. En Anatolia se cree que la voz del ciervo trae mala noticia. Esto también depende del diluvio. En Asia Central y Anatolia se hacen estimaciones relacionadas con el futuro sobre el ciervo. Según una práctica común en algunas zonas de Anatolia, en la Fiesta de Noruz, las jóvenes comen pan con sal y ponen una parte del pan enfrente de la ventana. Se duermen haciendo una petición sobre la persona con la que se casarán. Se cree que se sonarán con el hombre con el que se casarán. Se cree que la pieza dejada enfrente de la ventana por la chica se llevará a la casa del yerno por los ciervos.

La cigüeña se identifica con la fortuna, viaje y el nido. Ver la cigüeña cuando volaba significa que en aquel año se viaja mucho. A los que viajan mucho se pregunta “¿Has visto la cigüeña en el aire?” Se cree que si la cigüeña hace nido en el balcón de una casa, traerá buena suerte a aquella casa. Está la creencia de que sería pecado molestar a la cigüeña. En Anatolia hay cuentos sobre los niños recién nacidos de que se trajeron por las cigüeñas.

El pueblo siempre cuida a las cigüeñas que no pueden volar por distintos motivos que comienzan a inmigrarse a los lugares cálidos cuando los temporales comienzan a bajar. Fueron fundadas asociaciones en el tiempo de los otomanos para cuidar a los pájaros y animales de calle. Los pájaros que siempre se cuidan y encuentran prestigio en la sociedad turca, también halló lugar en su cultura y literatura.

Hemos presentado el programa preparado por la Docente Fatma Ahsen Turan, la Catedrática del Departamento del Idioma y la Literatura turca de la Facultad de Literatura de la Universidad de Gazi.



Etiquetas:

Noticias relacionadas