Costumbres y Tradiciones de los Turcos (46/2014)

Las fuentes tienen un lugar importante en la estructura histórica y cultural de las ciudades turcas

Costumbres y Tradiciones de los Turcos (46/2014)

El agua tiene un lugar importante para todos nosotros. Es una sine qua non para la vida humana. A lo largo de la historia, las inmediaciones de una fuente de agua fueron elegidas como un lugar de asentamiento. Estallaron guerras por el agua. El agua es la sustancia vital básica.

El agua tiene un lugar importante para la mitología y la creencia de los turcos. El agua es sagrada según las leyendas míticas. El respeto mostrado hacia el agua en Asia Central se origina de su característica depuradora. Además, el agua simboliza el renacimiento. El valor dado al agua se fortalece más con el Islam. Las cinco abluciones al día, el hecho de que la limpieza se origine de la creencia y la importancia de ofrecer agua para ganar bondades proceden de su lugar.

En el Corán se dice que cada ser humano está creado del agua que es tanto la vida como la muerte. A lo largo de la historia islámica, ocurrieron incidentes que pusieron de manifiesto la importancia y el valor del agua. Mahoma decía: “Quien venda el Pozo de Rume para donarlo al público, se le dará un premio en el paraíso”. Osman fue al judío que era propietario del pozo y compró éste por 40 mil monedas, que era una fortuna pequeña. Se lo donó a los musulmanes. El profeta Mahoma apreció a Osman y dijo: “La caridad de Osman es muy buena caridad”.

Nació la “arquitectura acuática” que se basa en el ofrecimiento del agua. Piscinas, fuentes, fontanas, acueductos, cisternas y grifos forman la parte estética y arquitectónica de la presentación del agua. Es muy importante el papel de los turcos en la generalización de las fuentes en Anatolia. En los estudios de reconstrucción que comenzaron después de la conquista de Anatolia por los turcos, las fuentes tuvieron un lugar importante para la arquitectura acuática. Según el Islam, se construyeron numerosas fuentes para sustentar la necesidad de agua de la gente en los bordes de los caminos y para hacer la bondad por el Creador.

La totalidad de las ciudades tiene una estructura muy propia a la cultura otomana. Este estilo lleva las características originarias de la síntesis turco-islámica. Las fuentes tienen un lugar importante en la estructura histórica y cultural de las ciudades turcas. Los sultanes, las grandes sultanas, los visires, agás y bey, que querían hacer las bondades y obtener los premios prometidos por el Islam, mandaron construir fuentes para glorificar el espíritu de un ser querido. En estas fuentes se encuentran placas en que aparecen los datos sobre quién y cuándo construyó. Se conocen 400 fuentes con inscripción en Estambul que proceden del período otomano. Una parte de estas fuentes dieron sus nombres a los distritos donde se sitúan.

El viajero Evliya Çelebi, en su “Libro de viajes”, usó las expresiones “agua de vida”, “resucitador”, “salvavidas”, “fontana de la vida” y “arroyo de la vida” para definir las fuentes. Las fuentes que se pueden ver en la zona otomana son los ejemplos más bonitos de la presentación del agua. Son la evidencia del valor que se da a los seres vivos.

Son bastante numerosas las instalaciones acuáticas para el agua transportada a través de los canales, acueductos y zanjas desde lejos. No se omitió el mantenimiento de estas instalaciones de alto coste. Se fundaron fundaciones relacionadas.

Según las obras escritas, nuestras fundaciones de agua impresionaron en gran medida a los viajeros y artesanos occidentales. Se encuentran cuantiosas fuentes históricas en muchas ciudades de Turquía, sobre todo en Estambul. Se erizaron individualmente o formando parte de un edificio. En algunas ciudades turcas, se encuentra una fuente en cada calle.


Por Fatma Ahsen Turan
Académica del Departamento de Lengua y Literatura Turcas – Universidad de Gazi, Ankara

 


Etiquetas:

Noticias relacionadas