Atatürk y el Renacimiento de Una Nación (9/2015)

"La libertad y la paz. Me parece que el espíritu de las afirmaciones duraderas de Atatürk puede ser resumido con estas palabras", dice profesor Bernard Lewis

Atatürk y el Renacimiento de Una Nación (9/2015)

Hoy vamos a abordar las opiniones del Profesor Lewis quien es un historiador cuya característica principal es el tratamiento de los incidentes históricos con un alto éxito además de los conceptos y las categorías sociológicos.

El Profesor Bernard Lewis es un científico muy famoso por sus investigaciones y publicaciones de gran valor sobre la historia otomana y la de los países del Oriente Medio. También, por sus conferencias realizadas en algunas universidades pioneras, es un académico cuyas opiniones frecuentemente se toman en cuenta en el mundo de comunicación sobre los acontecimientos internacionales del Oriente Medio y es un historiador prestigioso tanto entre todos los historiadores internacionales como en el mundo de los intelectuales.

Entre sus estudios, los que tratan la República de Turquía y las Revoluciones de Ataturk tienen una importancia distinta. El Profesor Lewis, el autor del libro titulado ‘’El Nacimiento de la Turquía Moderna’’ traducido al turco por la Institución Turca de Historia, también fue galardonado con el Premio de Paz de Atatürk en 1988.

El Profesor Bernard Lewis califica Atatürk como el arquitecto inmortal de la libertad y paz y dice lo siguiente sobre las características personales y la estrategia de su liderazgo:

“Hay una situación muy inpresionante: sabemos que casí la mayoría de los grandes líderes del siglo XX, tanto izquierdistas como derechistas, se fracasaron. Algunas de estas revoluciones se acabaron con destrucción, se derrumbaron los regímenes y se abandonaron sus principios y programas con odio. Pero en el caso de Atatürk vemos que no sucedió ninguna de estas opciones. Al contrario, la primera victoria tras su fallecimiento fue la determinación de la persona sucesora quien estaría en su posición, quien se eligió de forma adecuada al orden fundado. Eso no es algo fácil. Cuando se observan los regímenes fundados vía revoluciones, se ve que el líder quien toma el relevo sale de entre los administradores rebeldes, los oficiales no fieles y los que están obsesionados con el poder sin tener paciencia. Pero cuando Atatürk murió, vemos que el líder siguiente fue determinado de forma tranquila, pacífica y adecuadamente al orden.

No se trata solamente de eso. Tras este suceso vino un período de guerra muy difícil. Observemos que el nuevo líder pudo continuar los principios de la revolución kemalista a pesar de todas las dificultades de aquel entonces. Después me parece que él realizó el éxito político más grande de Atatürk por muchos aspectos. Eso pasa con las elecciones de 1950. En toda la zona por primera vez de forma incomparable aún hoy, vemos que un gobierno, que estaba en poder, perdió las elecciones y entregó el poder a la oposición. Eso fue el éxito de la democracia.

Cuando se habla de la democracia se dan las informaciones políticas o filosóficas. Soy un británico, a nosotros nos gustan las medidas aplicadas más que las explicaciones filosóficas y científicas. ¿Qué es la democracia? Voy a explicarlo de una manera simple: la democracia es una sociedad política donde los gobiernos se cambian a través las elecciones. Pero lo que ocurre en esta región frecuentemente es el cambio de las elecciones por los gobiernos. Me parece que el máximo éxito de Atatürk es la toma de este paso más determinante y más importante para la democracia de la nueva sociedad política, aún después de tantos años de su fallecimiento. Eso no fue muy cómodo y fácil desde aquel entonces. Pero si comparamos el suceso ocurrido en Turquía con otros países con experiencia e infraestructura similares, vemos que esta iniciativa fue muy sorprendente.

El Profesor Lewis cuenta el lugar de la paz en los pensamientos y actividades del Gran Turco con estas palabras:

“La paz para Atatürk no sólo era un concepto. Hizo muchas cosas en esta área. Primero tomen en cuenta la situación de 1923: hay una persona quien ganó una gran victoria y es un soldado de profesión. Expulsó los colonizadores occidentales y derrotó a los invasores griegos.

...Para Atatürk había en aquel entonces tantas cosas atractivas. Al sur, las ciudades perdidas por el Estado Otomano que sufría por los conflictos interiores. No funcionaban bien los mandatos franceses y reinounidenses en Siria e Irak. Tenían muchos problemas. Podría haber sido atractivo para Atatürk la reunificación con estos países otomanos. Al este Rusia tenía los problemas interiores, el ex imperio ruso era totalmente devastado, sufría de la revolución y una guerra civil. Esta zona también podría haber sido atractivo para Atatürk, el intento de formar una unión turca más grande, abarcando Azerbaiyán y Uzbekistán dirigiéndose al Este. Podría dirigirse al Oeste. En esta parte podría mirar a Tesalónica su ciudad natal. Grecia estaba derrotada y el ejército griego estaba totalmente devastado. Parecía muy atractivo cambiar al réves los sucesos ocurridos en la Guerra Balcánica. Decir lo siguiente es una actitud extraordinaria para un soldado victorioso, mientras dominaba una atmósfera así: “¡No! Paramos aquí. Reconocemos las Fronteras Nacionales ya no necesitamos más aventuras, hay mucho que hacer en la patria”.’

...¡La libertad y la paz! Me parece que el espíritu de las afirmaciones duraderas de Atatürk puede ser resumido con estas palabras. A través de la libertad, lo que no significaba solo la libertad política contra la intervención extranjera, sino también el aseguramiento de la misma para su propia gente. Hablando de la paz subrayaba también esta frase muy importante: “Paz en la patria, paz en el mundo”.




Etiquetas:

Noticias relacionadas