El informe de salud de Barcelona 2017 atribuye 354 muertes a la contaminación

Se superan los límites fijados para óxidos de nitrógeno NO2 producto principalmente del tráfico de vehículos diesel

El informe de salud de Barcelona 2017 atribuye 354 muertes a la contaminación

Barcelona (EFE).- El informe "La Salud en Barcelona 2017" atribuye 354 de las muertes registradas el año pasado en la capital catalana a la mala calidad del aire, en concreto al exceso de partículas finas PM2,5.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) elabora anualmente y hace público, desde 1983, el informe sobre el estado de salud de la ciudadanía, que en esta última edición, presentada hoy, incorpora por primera vez indicativos de salud ambiental durante toda la última década.

Estos son datos que se conocen gracias al nuevo Sistema de Vigilancia del Impacto sobre la Salud de la Contaminación del aire en Barcelona (VISCAB) impulsado por la ASPB.

En la presentación del informe de 2017, la gerente de la ASPB, Carme Borrell, ha destacado las estimaciones de la mortalidad atribuible a la contaminación atmosférica en la ciudad a partir de los estudios de riego existentes.

Carme Borrell ha explicado que la estimación para el año 2017 es de 354 defunciones por causas relacionadas con un exceso de partículas contaminantes PM2,5, por encima de las 266 estimadas en 2016, pero por debajo de la media de 424 muertes anuales que se calcula que han tenido esta causa entre 2007 y 2017.

Con respecto otros indicadores determinantes de la calidad del aire, Borrell ha recordado que el 70 % de la población de Barcelona está potencialmente expuesta a niveles de NO2 superiores a los que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el 98 % a concentraciones de partículas PM10 por encima del nivel de referencia establecido por este organismo mundial.

De hecho, en 2017 Barcelona continúa superando los niveles de referencia de la OMS para los contaminantes NO2, material particulado (PM10 y PM2,5), benceno, ozono y benzo(a)pireno.

En referencia a los niveles fijados por la normativa de la Unión Europea, se superan los límites fijados para óxidos de nitrógeno NO2 producto principalmente del tráfico de vehículos diesel.

En este sentido, tanto la gerente de la ASPB como la comisionada de Salud, Gemma Tarafa, han coincidido en que la restricción del tráfico de vehículos en la ciudad es clave para que estos indicadores bajen. EFE
 



Noticias relacionadas