Proceso del Brexit

Análisis de Can ACUN, investigador de la Fundación de Estudios de Política, Economía y Sociedad (SETA)

Proceso del Brexit

En junio de 2016, el pueblo británico decidió a través de referéndum sobre la desintegración de su país de la Unión Europea.  Tras la elección celebrada como consecuencia de su salida, el Gobierno británico llevó a cabo algunas negociaciones con la UE y otros 27 países miembros comunitarios. Al cabo del proceso en el que varios ministros británicos presentaron dimisión, Inglaterra y la UE consiguieron cerrar un acuerdo de salida de casi 600 páginas. El texto del tratado aprobado por las partes el pasado 25 de noviembre debe ser ratificado por el Parlamento británico el próximo 11 de diciembre. Varios diputados del Parlamento británico anunciaron que no darán el visto bueno al tratado por no adoptarlo, con que pusieron en peligro su aprobación por unanimidad.

En caso de que las partes no suscriban un acuerdo aprobado por el parlamento hasta la fecha cuando saldrá Inglaterra de la UE, Inglaterra hará una salida estricta de la familia europea. Para impedirlo, el Gobierno británico dirigido por Theresa May y la UE dieron un paso importante acordando sobre el texto de acuerdo. Los países comunitarios, pese a que se mostraron tristes por la salida de Inglaterra, están satisfechos por alcanzar un acuerdo. Se observa que conceden importancia a que Inglaterra se quede privada considerablemente de las ventajas ofrecidas por la UE para frenar la salida de otros países.

Entre los países comunitarios, España ha sido el país que se opuso durante largo tiempo al acuerdo de Brexit. La posición de la región de Gibraltar en el sur de España dio lugar a la amenaza de veto del Gobierno español. A pesar de que Gibraltar estaba dependiendo de Inglaterra desde 1713, el Gobierno español continúa reivindicando sobre ello. La limitación de los tránsitos fronterizos entre los artículos del acuerdo de Brexit afectará España en materia de Gibraltar. Por ello, el Gobierno español presentaron su oposición a los representantes de la UE y renunció a usar el derecho de veto tras recibir la garantía por Gibraltar.

Otra frontera que se creará en la tierra tras la salida de Inglaterra de la UE está entre Irlanda e Irlanda del Norte. Las partes que no desean una frontera estricta entre dos regiones acordaron en poner en marcha un proceso de transición hasta 2020 y en encontrar una solución especial para Irlanda. En este sentido, Inglaterra continuará figurando en la unión aduanera de la UE durante el proceso de transición, pero no tendrá el derecho de tomar palabra dentro del bloque comunitario.

Aunque el acuerdo de Brexit entre Inglaterra y la UE tiene la posibilidad de enfrentarse a un gran obstáculo como el Parlamento británico, por lo general constituye una primicia. El acuerdo de Brexit, que no tiene otro ejemplo, puede servir de ejemplo no solo para la UE, sino también para los países no integrados en la UE. En este contexto, en caso de que haya un atasco en las negociaciones de adhesión de Turquía y los países balcánicos a la UE, el acuerdo alcanzado por Inglaterra y la UE puede constituir un ejemplo y crear una asociación distinta.

Por otro lado, la salida de Inglaterra del bloque comunitario tendría repercusiones por varios aspectos geopolíticos. En la lucha del área de influencia de Rusia contra la UE en Europa Oriental, la UE que perdió un país importante como Inglaterra tendrá una posición más débil en comparación con el pasado. Además, la desintegración de un país que tiene el ejército más fuerte de Europa como Inglaterra en un período en el que se discute el Ejército Europeo, reforzaría las preocupaciones y dudas sobre la idea sobre el Ejército Europeo. Por otro lado, es posible que haya un cambio entre los balances de poderes y las alianzas en Europa tras la partida de Inglaterra de la UE. Mientras la UE es vecina con Rusia, África y Turquía, tendría un nuevo vecino en el norte tras la salida de Inglaterra.

En caso de que las partes no suscriban un acuerdo aprobado por el parlamento hasta la fecha cuando saldrá Inglaterra de la UE, Inglaterra hará una salida estricta de la familia europea. Para impedirlo, el Gobierno británico dirigido por Theresa May y la UE dieron un paso importante acordando sobre el texto de acuerdo. Los países comunitarios, pese a que se mostraron tristes por la salida de Inglaterra, están satisfechos por alcanzar un acuerdo. Se observa que conceden importancia a que Inglaterra se quede privada considerablemente de las ventajas ofrecidas por la UE para frenar la salida de otros países.

Entre los países comunitarios, España ha sido el país que se opuso durante largo tiempo al acuerdo de Brexit. La posición de la región de Gibraltar en el sur de España dio lugar a la amenaza de veto del Gobierno español. A pesar de que Gibraltar estaba dependiendo de Inglaterra desde 1713, el Gobierno español continúa reivindicando sobre ello. La limitación de los tránsitos fronterizos entre los artículos del acuerdo de Brexit afectará España en materia de Gibraltar. Por ello, el Gobierno español presentaron su oposición a los representantes de la UE y renunció a usar el derecho de veto tras recibir la garantía por Gibraltar.

Otra frontera que se creará en la tierra tras la salida de Inglaterra de la UE está entre Irlanda e Irlanda del Norte. Las partes que no desean una frontera estricta entre dos regiones acordaron en poner en marcha un proceso de transición hasta 2020 y en encontrar una solución especial para Irlanda. En este sentido, Inglaterra continuará figurando en la unión aduanera de la UE durante el proceso de transición, pero no tendrá el derecho de tomar palabra dentro del bloque comunitario.

Aunque el acuerdo de Brexit entre Inglaterra y la UE tiene la posibilidad de enfrentarse a un gran obstáculo como el Parlamento británico, por lo general constituye una primicia. El acuerdo de Brexit, que no tiene otro ejemplo, puede servir de ejemplo no solo para la UE, sino también para los países no integrados en la UE. En este contexto, en caso de que haya un atasco en las negociaciones de adhesión de Turquía y los países balcánicos a la UE, el acuerdo alcanzado por Inglaterra y la UE puede constituir un ejemplo y crear una asociación distinta.

Por otro lado, la salida de Inglaterra del bloque comunitario tendría repercusiones por varios aspectos geopolíticos. En la lucha del área de influencia de Rusia contra la UE en Europa Oriental, la UE que perdió un país importante como Inglaterra tendrá una posición más débil en comparación con el pasado. Además, la desintegración de un país que tiene el ejército más fuerte de Europa como Inglaterra en un período en el que se discute el Ejército Europeo, reforzaría las preocupaciones y dudas sobre la idea sobre el Ejército Europeo. Por otro lado, es posible que haya un cambio entre los balances de poderes y las alianzas en Europa tras la partida de Inglaterra de la UE. Mientras la UE es vecina con Rusia, África y Turquía, tendría un nuevo vecino en el norte tras la salida de Inglaterra.

 


Etiquetas: UE , Inglaterra , Brexit

Noticias relacionadas