“O colapso o justicia universal”

El orden, fundado después de la Segunda Guerra Mundial, no es un orden de paz o prosperidad que obvien las guerras

“O colapso o justicia universal”

“O colapso o justicia universal”

Perspectiva Global 44

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL*

El siglo XX fue un siglo en el que la humanidad se enfrentó a más brutalidad. El siglo XX presenció dos guerras más sangrientas de la historia y las bombas atómicas que destruyeron no sólo a las personas sino también a las especies de todos los animales donde cayeron.

El orden, fundado después de la Segunda Guerra Mundial, no es un orden de paz o prosperidad que obvien las guerras. Es un orden de ganadores que protegen sus actuales posiciones. El sistema Bretton Woods, que es la expresión del sistema monetario internacional y que convierte el dólar estadounidense en la moneda principal del mundo, es un sistema que eternizará el orden creado por los ganadores del orden de las Naciones Unidas.

Tanto el sistema de Bretton Woods como el orden de las Naciones Unidas, que funcionaron bien relativamente con la época de la guerra fría, hoy están crepitando. De hecho, está cambiando el reparto de la potencia global entre EEUU, Rusia, Reino Unido, Francia y China, que son los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que el mismo es una coalición.

Los actores globales intentan mantener el orden actual con coaliciones o diferentes combinaciones globales luego que el mundo bipolar haya acabado. Hemos visto juntos cómo se pudieron formar o cómo no se pudieron formar las coaliciones globales, que no se basaron en la justicia, en Irak, Afganistán, Bosnia, Crimea, Siria y Arakán.

En el orden global, que es la extensión de la época de la guerra fría, aumenta cada día más el nivel de crítica debido a que todo se ha convertido en más visible y conocido con los procesos de globalización. En este contexto, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, subraya en cada ocasión que el mundo es más grande que los cinco países de las Naciones Unidas. La comunicación e informática globales acrecen cada día más el costo de la sostenibilidad de las sociedades introvertidas y cada tipo de incertidumbre. No se puede mantener el orden de la guerra fría en una situación global en la que se puede alcanzar con facilidad a cada tipo de información y se pueden observar las injusticias.

Hoy en día vivimos una época en la que es incierta la “situación antigua”. En este punto nos enfrentamos a una situación como “la situación antigua es imposible, o la situación nueva o colapso. Aumenta gradualmente el costo de mantener la situación antigua. Pero, los actores globales tienen armas químicas y bombas de hidrógeno que son capaces de destruir no sólo la raza humana sino también las especies de todos los animales. Actualmente si hay un liderazgo político desequilibrado, es decir, el futuro de todo el mundo corre el riesgo de peligro. En un ambiente en el que se interroga el orden de la guerra fría, pero aún no se puede fundar una nueva situación, debemos deshacerse de las armas que amenazarían a toda la humanidad para que no se enfrenten a una nueva amenaza de destrucción y debemos fundar coaliciones de justicia universal en cada área a fin de que el orden post-guerra fría pueda llevar la paz y prosperidad, ya que la justicia y la injusticia son infecciosas.

No deben considerar solamente a nivel de estados las búsquedas de coalición para la justicia universal. En el período en el que el mundo está buscando su futuro, deben esforzarse para las coaliciones de justicia universal a cada nivel. Los académicos, el mundo laboral, las organizaciones ocupacionales, los sindicatos, los colegios de abogados, las fundaciones de pensamiento, las organizaciones no gubernamentales, los círculos de deporte, arte y literatura y las comunidades estudiantiles pueden ser una pieza de las coaliciones de justicia universal entre sí. En este sentido, primero pueden aumentar sus actividades de cooperación y luego pueden alzarse juntos las voces. En el pasado en la época de la guerra fría no fueron posibles las diferentes búsquedas en frente de los medios de comunicación de la guerra fría en la que no fue posible el pluralismo.  Las tecnologías de comunicación e informáticas en vías de desarrollo y la movilidad humana creciente hacen posibles la cooperación entre las personas de diferentes países. Si somos estudiantes, ya hay estudiantes internacionales suficientes en cada lugar. Si somos empresarios, es decir que ya estamos estableciendo relaciones a nivel global. Siempre debemos estar en este tipo de búsqueda en cada área.

Entre tanto, no se pueden obtener resultados globales al quedarse nacional mientras la amenaza es muy cerca, ardiente y global. Sean lo que seas nuestras creencia e ideología no importa es musulmán, cristiano, judía, ateo o budista, debemos proteger juntos nuestro futuro dentro de las coaliciones de la justicia universal al considerar la dimensión del riesgo que nos enfrentamos. Esta situación se puede obtener de vez en cuando. La actitud común de todos los países en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra la decisión unilateral de EEUU sobre Jerusalén y la reacción a nivel mundial contra el asesinato del periodista saudí, Jamal Khashoggi, nos dan esperanza de que es posible una actitud común de la humanidad.

De manera parecida, se pueden fundar coaliciones de justicia universal basadas en el tema. La cooperación contra Jerusalén, Arakán, Siria, los derechos humanos, la islamofobia y la discriminación, y la actitud común contra el neonazismo, el fascismo, el armamento químico y el monopolio global pueden ser algunos de estos temas.

Debemos descifrar las injusticias universales a cada nivel y debemos pedir la justicia universal. Si no podemos construir una supremacía discursiva a nivel global sea lo que sea nuestra religión, idioma, raza, creencia e ideología, el colapso es inevitable, ya que es imposible que solamente único estado, única parte o única comunidad puedan parar los ataques globales en solitario.

Hoy en día estamos en una época en la que aún no se ha podido fundar un nuevo orden global. El mundo vive casi un limbo. Tenemos oportunidad para un orden mundial más justo. Debemos hacer esfuerzos a nivel máximo como toda la humanidad para cubrir todos los caminos. O bien cuando mañana el nuevo orden mundial, que no se basa en la justicia, se funda incorrecto como lo pasado, o uno de los actores globales lanza bomba que destruya la humanidad, puede ser demasiado tarde.

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL, decano de la Facultad de las Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara

 



Noticias relacionadas