Panorama postelectoral de la IKBY

Análisis de Can ACUN, investigador de la Fundación de Estudios de Política, Economía y Sociedad (SETA)

Panorama postelectoral de la IKBY

Panorama postelectoral de la IKBY

Más de 3 millones de electores inscritos en la Administración Regional Kurda de Irak (IKBY, por sus siglas en turco) acudieron a las urnas el pasado 30 de septiembre, el domingo, en el marco de las elecciones generales. La tasa de participación en las elecciones parlamentarias fue de un 57 por ciento. Pese a que el proceso electoral pasó pacífica y tranquilamente, la presencia de los sujetos armados y los peshmerga en algunas regiones desató graves disputas. Mientras la Unión Patriótica del Kurdistán (KYB) y el Partido Democrático del Kurdistán (KDP) de Irak acusan uno al otro de cometer manipulación en las elecciones, los Movimientos del Cambio (Gorán) y de Nueva Generación culparon especialmente a la KYB de manipular las elecciones. Pese a todas las afirmaciones, las elecciones de la IKBY resultaron exitosamente en términos generales. El portavoz del Departamento de Exteriores, Hami Aksoy, hizo esta declaración en este sentido: "Estamos muy contentos por la realización pacífica de los comicios parlamentarios de la IKBY. Esperamos que los resultados electorales favorezcan la protección de unión, integridad y estabilidad de Irak".

Según los resultados electorales extraoficiales, el KDP logró un gran éxito consiguiendo el 45 por ciento de los sufragios, en tanto que el KYB perdió las elecciones al recibir solamente el 19 por ciento de los votos. El Movimiento del Cambio (Gorán) obtuvo el 12 por ciento, el Movimiento Nueva Generación recibió cerca de un 5 por ciento y la alianza The Sardam (Modern) alcanzó el 1 por ciento de las papeletas.

De acuerdo con los resultados electorales extraoficiales, el KDP obtuvo la oportunidad de establecer gobierno con otro partido pequeño eliminando a la KYB. Mientras sigue el escrutinio de los votos, continuaba por otro lado la elección presidencial en el Parlamento iraquí. Los candidatos presidenciales elegidos entre los kurdos según la Constitución iraquí causaron una competencia y crisis entre el KYB y el KDP al no poder presentar aspirantes conjuntos de dos partidos. El KDP y la KYB presentaron como candidatos presidenciales a Fuad Husein y Barham Salih, respectivamente. La segunda ronda de la votación secreta en el parlamento iraquí contó con la participación de 272 de 329 diputados. Barham Salih se convirtió en el cuarto presidente al lograr 219 votos mientras que Fuad Husein pudo recibir 22 sufragios. Como ninguno de 7 aspirantes no pudieron alcanzar 220 votos necesarios en la primera ronda de la elección presidencial, se celebró segunda ronda. Barham Salih consiguió obtener 165 votos, Fuad Husein 89 votos y Sarwa Abdul Wahid 18 votos en la primera ronda de la carrera presidencial. Es posible que el candidato presidencial de la KYB Barham Salih gane los comicios y tenga influencias en la política interior de la IKBY. El KDP puede adoptar una política más fuerte contra la KYB ya que logró una gran hazaña en las elecciones.

El resultado electoral de la IKBY afectará sus relaciones con Turquía y la lucha antiterrorista de Turquía. La IKBY, que perdió sus ganancias como Kirkúk recibiendo la respuesta estricta del gobierno central iraquí tras el referéndum por independencia, desea reparar las relaciones con Turquía. Exclusivamente el KDP pretende animar el comercio con Turquía. Las sanciones de Turquía contra el Aeropuerto Internacional de Suleimaniya controlado por la KYB revela abiertamente la postura de Turquía hacia la KYB. Parece que el posible éxito del KDP en las elecciones puede tener influencia positiva en las elecciones entre Turquía y la IKBY.

Las operaciones militares llevadas a cabo por Turquía en Irak del Norte como parte de su lucha antiterrorista, intenta evitar la filtración de los miembros de la organización terrorista separatista PKK en Turquía a través de Irak del Norte. La lucha de Turquía contra el PKK en Irak del Norte puede cobrar más fuerza con el éxito del KDP de las elecciones. Mientras las relaciones entre la KYB y el PKK son relativamente mejores, las relaciones entre el PKK y el KDP son relativamente peores. Mientras Turquía refuerza vínculos con la IKBY, es posible que demande al KDP que dé pasos concretos contra la amenaza del PKK contra Turquía.

El hecho de que aún no se ha podido establecer el gobierno central iraquí a pesar de que pasaron meses tras las elecciones iraquíes produce importantes problemas tanto para Irak como para Turquía. Si se funda un gobierno de manera inmediata en la IKBY, es posible que esta situación tenga impactos positivos para la seguridad de Turquía.  Si se establece el gobierno central iraquí, la lucha contra varios problemas en Irak se puede llevar a cabo de manera más eficiente.

 



Noticias relacionadas