Las relaciones diplomáticas entre Turquía y China están en alza

La colaboración entre dos países se clarificó a partir de los años 1980 cuando ambos países comenzaron a abrirse hacia fuera y elevarse por el aspecto económico y político

Las relaciones diplomáticas entre Turquía y China están en alza

Las relaciones diplomáticas entre Turquía y China están en alza

En los días pasados era el 47 aniversario de las relaciones diplomáticas entre la República de Turquía y la República Popular China. Presentamos la evaluación sobre el asunto del Catedrático del Departamento de las Relaciones Internacionales de la Universidad de Ankara.

Las relaciones diplomáticas entre Turquía y China se estabelcieron en 1971. La colaboración entre dos países se clarificó a partir de los años 1980 cuando ambos países comenzaron a abrirse hacia fuera y elevarse por el aspecto económico y político.

En 2010 se firmó un tratado de colaboración estratégica entre Turquía y China. En 2010 las relaciones elevadas a nivel de “Colaboración Estratégica” últimamente se desarrollan con el apoyo de las visitas mutuas supremas. Pero debemos decir que las relaciones continúan en una planificación estratégica. Las relaciones económicas aumentadas entre Turquía y China tienen influencias positivas a la economía de Turquía. Pero cada año aumenta el déficit de comercio exterior. Turquía en 2016 hizo una importación de 25,4 mil millones de dólares desde China y una exportación de 2,4 mil millones de dólares a china. Esta situación no es sostenible. Para el fortalecimiento y la sostenibilidad de las relaciones económicas entre Turquía y China tienen que aumentar las inversiones directas que serán realizadas desde China a Turquía. En este sentido en 2017 mientras los contactos oficiales del presidente Erdoğan y su delegación las empresas turcas y chinas firmaron tratados orientados a desarrollar tecnología común.

En los últimos anos se vive un intenso tráfico entre dos países. Los hombres de estado chinos y turcos visitaron frecuentemente uno al otro. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan en mayo de 2017 participó en la cumbre de “Una generación, un camino”. El ministro de Exteriores Mevlüt Çavuşoğlu en agosto de 2017 antes de la Reunión de la Cumbre ASEAN, visitó a China. De nuevo en los días pasados, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan participó en la Cumbre BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) edición 10 como el huésped especial y siendo el presidente del turno de la Organización de la Cooperación Islámica”. Erdoğan mientras la cumbre realizada en Sudáfrica realizó una negociación especial con el presidente de China, Xi Jinping.

Hoy, Turquía quiere variar las alternativas en la política exterior. En este punto los líderes turcos  consideran muy importante desarrollar las relaciones con China. Y los líderes chinos por su parte consideran Turquía como un país que tiene la posición clave en el sentido del proyecto “Una generación, un camino” y como un centro de fuerza en Oriente Medio. Ya que ambos países tienen el objetivo de animar la Antigua Ruta de Seda.  Turquía está en el camino del alcance a los mercados de Europa de China. La conversión de Turquía  en un punto de nudo de las cadenas de suministro global que vincula los mercados de Europa con China, la asegurará muchos beneficios.

China, para Turquía, tras Alemania está en la posición de socio estratégico más grande en el mundo y más grande en Oriente Lejano. China, en 2016 está en la posición 19 en la enumeración de los países que Turquía realiza más exportación y en la primera en la de los países que Turquía realiza mas importación. Claro, aquí surge un equilibrio de importación/exportación entre dos países. En futuro próximo el mejoramiento de esta situación puede llevar las relaciones más allá.

No sería sorprendente que en el proceso próximo China mantenga una política exterior que confía más en sí mismo y más  exigente. Ya que Xi Jinging en 2017 en su discurso que hizo el 18 de octubre, atribuyo muchas veces a la identidad de “fuerza grande” de China. Además subrayó que ya quedaron atrás los días de la desprecio de China y llegó el tiempo de la resurrección de China como una fuerza global que tiene civilización. China se prepara para “un gran salto hacia adelante” con las decisiones tomadas en el Congreso 19 del Partido Comunista de China (PCCh). En el nuevo período podemos ver una China cuyo nivel de bienestar está en alza, se abre más al mundo, compete con los países fuertes y ricos, aún deja atrás a muchos y cuyo papel regional-global y eficacia aumentan más.

Y Turquía mientras vive algunos problema con sus aliados occidentales, EEUU y la UE, desarrolla sus relacione con los miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái. En este sentido, la política del aumento de su eficacia en la política y economía globales por parte de China, puede aumentar el aumento de sus proyectos de colaboración turco-china.

Mientras vive algunos problemas en sus relaciones con algunos aliados occidentales, fortalecer las relaciones políticas y militares es una alternativa atractiva para Turquía. Los intentos de Turquía para fortalecer las relaciones con China tienen el objetivo de coincidir con la era multipolar que está surgiendo. Y con esta forma refleja el deseo de Turquía para aumentar las alternativas en la política global. Otro asunto crítico entre China y Turquía son los turcos que Uigur que viven en China. China, siendo el requerimiento de un gran estado, bajo la luz de las relaciones bilaterales desarrolladas con Turquía, ya tiene que disminuir la presión sobre los turcos Uigur. Si China realiza esto las relaciones bilaterales pueden avanzar más rápidas y los turcos Uigur pueden desempeñar un papel clave en las relaciones entre dos países.

Hemos presentado la evaluación sobre el asunto del Catedrático del Departamento de las Relaciones Internacionales de la Universidad de Ankara.



Noticias relacionadas