El dilema político de América Latina

América Latina es el continente donde es más amplia la desigualdad económica. El abismo de ingreso entre los ricos y los pobres es tan amplio que es posible solucionarlo a través de una reforma de arriba abajo y muy grande

El dilema político de América Latina

El dilema político de América Latina

Actualidad de América Latina / Capítulo 10

Autor: Mehmet Özkan *

 

Si clasificamos los problemas más principales de América Latina, surgen adelante estos tres temas sin duda: la desigualdad, la violencia y el problema de seguridad. Aunque estos problemas todos tienen detalles colosales cada uno, estos tres problemas forman un triángulo que nutren el uno al otro siendo un callejón sin salida. Estos problemas se añaden por la corrupción, la insensibilidad de las elites en el centro a su ámbito y la desigualdad de oportunidades. Por esta razón aparece y se cultiva una generación amplia de jóvenes que consideran su última salida como los caminos oscuros. Esta amplia masa forma el origen de los problemas sociales y políticos en muchos países latinoamericanos siendo el núcleo y el seguidor del problema, pero ¿qué tipo de oferta de solución se presenta y por qué es difícil de solucionar este problema en América Latina?

América Latina es el continente donde es más amplia la desigualdad económica. El abismo de ingreso entre los ricos y los pobres es tan amplio que es posible solucionarlo a través de una reforma de arriba abajo y muy grande. En el continente la clase media ya es desaparecida. Muchas personas creen que la transición entre los niveles más superiores y más inferiores solamente puede ocurrir a través de los métodos ilegales. Por ello las personas típicas como Pablo Escobar y Chapo Guzmán se consideran como los ejemplos que muestran que es posible existir un mundo diferente donde destruyen los callejones sin salida de la estructura social y económica. La admiración a las personas y las estructuras de mafia es posible explicarse solamente pero solamente con las desilusiones de las personas a pesar de todos sus esfuerzos. Otro elemento que rompe las limitaciones sociales es ser futbolista. Cuando miramos a las historia de vida de los futbolistas latinoamericanos, mayoritariamente vemos que vienen de un pasado humilde. Por ello el fútbol es importante igual que la religión, los futbolistas casi se consideran como los dioses. A lo mejor podemos afirmar que ser artista es otro método para cambiar las clases socialmente. Pero ser famoso siendo un cantautor necesita haberse una elite en el continente con una fama extra. Por lo menos procederse de una familia de clase media facilita los contactos con el mercado de música.    

Es tan natural y es una parte de vida cotidiana hablar de la violencia cuando hablamos de América Latina. Aún es casi un elemento ‘normalizado’ ya, la violencia en la cultura latina.

La costumbre y la fatiga de muchos años, causaron que se asumiera la violencia por parte del pueblo aunque no lo deseó tanto. Cuando se unifican esta situación y la cultura de violencia de muchos años, aunque no fue deseado, se hicieron los elementos que formaron la vida en el continente. A pesar de que los elementos políticos e ideológicos detonan la violencia en el continente, el elemento real que sostiene el círculo de violencia es la desigualdad de la distribución del ingreso como fue mencionado hace poco tiempo. Las personas del continente en vez de creer en la religión y la existencia de una vida después de la misma, ya tienen una creencia más cerca al ateísmo. Especialmente esta tendencia observada en los jóvenes cuando se unifica con la aproximación de vivir mejor en esta vida, la violencia y el crimen se transforman en un aparato legalizado para obtener el objetivo.

El problemático de seguridad que forma otra cuestión en el continente se siente en cada etapa de la vida. Por la existencia fuerte del estado en casi todos los lugares, distintas organizaciones que toman el lugar del estado ya existen en la zona rural en especial. Estas organizaciones administran la zona como si fueran un estado y ponen reglas. Considerablemente aseguran la seguridad pero estas estructuras causan un problema serio de seguridad. La seguridad de las ciudades y los crímenes ordinarios existen como un fenómeno no controlado por ningún estado en el continente. Por ejemplo en Colombia el robo de teléfono móvil se registra como el tipo de robo número uno en el país cada año. En el continente hay un problema de crímenes ordinarios. La insuficiencia del sistema de cámara, la desconfianza a la policía, los problemas sistemáticos y a lo mejor lo más importante el sector de seguridad forma el mayor obstáculo ante la solución para los crímenes ordinarios como estiman muchas personas.

El círculo vicioso de desigualdad, la violencia y de seguridad desempeña un clave para las personas que quieren entender muchos desarrollos hoy en el continente. Sin considerar estos tres elementos o por lo menos sin considerarlos no podemos entender fácilmente los desarrollos políticos y sociales en el continente. Los países latinoamericanos por su parte no podrán pasar hacia más allá de esta estructura existente sin solucionar estos tres problemas principales. Según algunas personas claro que los países latinoamericanos no tienen la intención de pasar por allá de esta situación y el objetivo real es la sostenibilidad del sistema actual.

En un período cuando alza la ola populista en todo el mundo, no se sabe si salen o no las estructuras políticas populistas desde el continente que lucha contra los problemas muy profundos pero por lo menos hay sus puntos principales y cada día se profundizan estos principios. Aunque algunas cosas se acostumbran en tiempo y se hacen normales pero no son nada más que una bomba a punto explotarse con un tiempo tardado.  

 

* Es la evaluación del Asistente Doctor Mehmet Özkan el académico de la Academia de Policía y el Coordinador de América Latina de la Agencia de Colaboración y Coordinación Turca (TIKA) 



Noticias relacionadas