28 de febrero: último golpe de la tutela de la Guerra Fría

Para Turquía, los golpes militares o las intentonas golpistas no son una situación excepcional

28 de febrero: último golpe de la tutela de la Guerra Fría

28 de febrero: último golpe de la tutela de la Guerra Fría

Perspectiva Global 9

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL*

Turquía experimentó una de las más importantes intervenciones militares de su historia cercana el 28 de febrero de 1997 hace justo 21 años. Para Turquía, los golpes militares o las intentonas golpistas no son una situación excepcional. Las fechas de los golpes muestran concretamente que Turquía se enfrenta a los golpes militares en cada diez años: 1960, 1971,1980,1997 (28 de febrero), 2007 (27 de abril) y 2016 (15 de julio).

Al llegar a 1997 y cuando se considera que el último golpe se realizó en 1980, se puede pensar que se dilata para un nuevo golpe. Pero, la situación puede entenderse cuando se considera que el golpista general Kenan Evren abandonó el poder 8 años antes de dicho golpe.

¿Por qué Turquía se enfrenta a los golpes en cada diez años?

Los países protagonistas como Turquía no se dejan en paz por los actores globales. Cuando se dejan en paz, los focos globales saben muy bien que pueden hacer estos países. Por eso, se quiere que este tipo de países se tomen bajo el control. Lo sabemos de Alemania.  A Alemania, que intentaba enmendar el orden global por dos veces y que fracasó, se impuso su Constitución y se limitaron sus ejército y fuerzas armadas.

Se ha observado una vez más la potencia de Turquía en los años con el primer ministro Adnan Menderes que fue ejecutado con un golpe militar. Por eso, se creó un sistema de tutela que tomaría bajo el control a los elegidos con la Constitución de 1961. Los golpes, que se realizaron en cada diez años, esencialmente son los reglamentos que intentan tomar bajo el control a nuestra nación.

Los golpes, que se realizan en los países como Turquía, no se pueden expresar solamente con los efectos interiores. La semana pasada el ex presidente de CIA, James Woolsey, confesó, en la investigación ejecutada por el fiscal Robert Mueller sobre la intervención de Rusia en las elecciones estadounidenses, que también EEUU ha intervenido en las elecciones en otros países. Además, después del golpe de 1980 en Turquía, el aquel entonces asesor del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Paul Henze, había dicho al aquel entonces presidente estadounidense, Jimmy Carter, que “lograron nuestros hijos”.

En los años 1990, Turquía registró importantes avances tanto en los desarrollos económicos como en las libertades junto con el difunto presidente Turgut Özal, pero yo mismo considero que él fue matado. Luego, se aceleró rápidamente la economía de Turquía gracias al difunto primer ministro Necmettin Erbakan en la época del Partido de Camino de Prosperidad. Si el proceso hubiera continuado así, Turquía habría podido salir de control y habría podido fijar su propio camino.

Y en ese momento se realizó el golpe del 28 de febrero.

Proceso del 28 de febrero

El proceso comenzó que los tanques hicieron marchar hacia el centro de la ciudad desde el departamento de Sincan en Ankara el 28 de febrero. Esto puede ser muy ordinario, pero si ustedes viven en un país donde los tanques asedian los parlamentos y donde se ejecutan los primeros ministros y ministros, sus memorias están dispuestas a entender muchas cosas de la marcha de los tanques. Ya el proceso también progresó así. En el Consejo de Seguridad Nacional se impuso un plan de acción al gobierno con la insistencia de los soldados que tuvieron el mismo número con los civiles con la estructuración de ese período. Pero cuando se reveló la intención de los soldados, todo el país estaba en la fila como si esperaron a los bárbaros. El país entró en el proceso de golpe con los movimientos como si cuyo ensayo fuera realizado antes. Los jueces, los burócratas, las organizaciones no gubernamentales entraron en una carrera de información dada por la Jefatura del Estado Mayor para entender qué tipo de “amenaza conservadora” nos afectó.

Los Resultados

Pero, por supuesto, el proceso no acabó. Había un gobierno derrocado, los años de coalición inestable, innumerables personas detenidas y despedidas, muertes, suicidios y una generación cuyos juventud y futuro se robaron…

Una Turquía que regresó al período de régimen militar y cuyas ganancias obtenidas en los derechos y las libertades básicas se retomaron…

Un país cuya economía colapsó como lo visto en 2002…

Una situación en la que revelan las alegaciones de fraude, corrupción y saqueo…

Y Después

El 28 de febrero fue el único golpe de la tutela de la Guerra Fría que fue realizado por los focos interiores y exteriores que intentan tomar bajo el control a Turquía. Se vio concretamente que Turquía no se puede controlar con la tutela de una guerra fría nacional que desprecia la sociedad y sus valores. Ya Turquía no se puede controlar con la tutela de una antigua guerra fría por la globalización y la época de comunicación y por su experiencia de pluralismo, multiculturalismo y de democracia con buenas y malas lados.

Cuando miramos atrás, podemos decir que el 28 de febrero no tuvo éxito para la construcción de la tutela de la guerra fría, sino que logró en la construcción de una nueva tutela que se parece en paz con los valores de la nación. Porque en ese período se derribaron todos los grupos civiles y religiosas, excepto del grupo conocido hoy en día como FETÖ. Se ve muy abiertamente que se hizo una limpieza de campo amplía para el 15 de julio con el 28 de febrero. Se abrieron una nueva área y una nueva tutela, que se intentaban crear levantándose todos los elementos democráticos y civiles, para la organización terrorista FETÖ.

Sin embargo, dos elementos, que no se pudieron calcular, volvieron al revés todos los planes. Uno es el liderazgo del presidente Recep Tayyip Erdogan que no se rinde, y el segundo es la resistencia histórica de nuestra nación junto con su líder. Cayeron mártires 250 ciudadanos y más de 2000 resultaron heridos en la intentona golpista del 15 de julio. Pero rescatemos nuestras patria, futuro y honor. Nuestra nación enseñó a todo el mundo cómo se vuelve al revés un golpe de manera más democrática.

Lecciones del 28 de febrero

Lo importante para los actores globales no es a qué se basa la tutela, sino que es el mismo de la tutela. Por eso, no se debe olvidar que los actores globales pueden buscar una tutela apropiada a sus propios intereses en lugar de la democracia o derechos humanos en otros países. No importa para los actores globales que esta tutela se basa en la legitimidad militar, religiosa, secular o nacionalista.

El antídoto de los sistemas de tutela es abrir a la nación todas las áreas del sistema. El hecho de que se abran a la nación todas las áreas pertenecientes a la justicia, la burocracia a máximo nivel y la academia que se ocultan de la nación y la política, es uno de los más importantes elementos que degradan la tutela.

Una burocracia de seguridad cubierta y sin supervisión es uno de los elementos importantes que crean la tutela. Por eso, es muy importante la inspección, la supervisión y el control democráticos de la burocracia de seguridad.

La experiencia, que ha obtenido Turquía dando precios muy graves, es un pionero para todas las naciones que quieren vivir independientemente, libremente y honorablemente.

*Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL, decano de la Facultad de las Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara

 



Noticias relacionadas