Perspectiva de Estambul

¿Hay una tradición que tolera al creado más que el Creador sea lo que sea su idioma, religión, raza y color?

Perspectiva de Estambul

Perspectiva de Estambul

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL*

Ojalá cada semana estaremos con ustedes en esta plataforma digital.

Escribir es un viaje que se parte juntos por el escritor y el lector. La amistad de viaje necesita respeto, amor y confianza.

Escribir requiere valentía y confianza en sí mismo. Se revelan a sí mismos mientras escribe. Revelan sus opiniones e ideas.

Escribir no es un mensaje de un solo sentido, sino es una interacción. Es una compartición recíproca con realimentaciones provenientes de los lectores.

Escribir es descubrir. Escribir es una apertura al mundo y una marcha interior que se sacará de los lectores y las experiencias de decenas de años. Escribir es una aventura. Cuando comienzan a escribir, no saben a donde llegará su artículo. Y después de escribir, no saben qué ocurrirá y qué tipo de reflejos dará su artículo.

En esta aventura pasaremos juntos por muchos lugares y nos enfocaremos en muchos temas. A veces abordaremos los Balcanes, el Oriente Medio, el Cáucaso, África y nuestra geografía. A veces, conoceremos los gritos de las geografías damnificadas en Palestina, Crimea, Ahiska, Moro y Arakán. A veces seremos la voz de una familia cuyo niño se desposee en Europa, a veces seremos la voz de un inmigrante que se aísla en el Occidente, y a veces seremos la voz de un joven que intenta encontrar un camino para no perderse a sí mismo. Sea lo que sea su idioma, religión, color y raza, llamamos a todo el mundo con conciencia de la Tierra, que se preocupa por la humanidad, ya que es muy preocupante el curso en el Occidente.

Pero, en cada ocasión, intentaremos ver a Turquía más que el mundo. No abordaremos en nuestro programa los problemas de Turquía sino los problemas del mundo. Muchas veces nos alejamos de los desarrollos globales quedando atrapado en la agenda del país. A veces no podemos ver la distancia recorrida debido a que no sabemos los hechos en otros países. Ocuparse siempre con la agenda interior a veces puede impedir que veamos los adelantos en el mundo y el valor concedido por la humanidad y la geografía del corazón. Nuestra herencia requiere entender qué ocurre en el mundo y reanimar las esperanzas.

¿Entonces a donde ponemos nuestra proyección en estas líneas y de donde miramos al mundo?

Hoy en día nos enfrenamos a tres problemas básicos: Injusticia, no compartición y no convivencia con diferentes culturas. Todos los problemas de la humanidad pueden agruparse bajo el techo de estos tres problemas. Bueno, ¿El mundo tiene experiencia candidata a solucionar estos tres problemas básicos? ¿Hay una tradición que tolera al creado más que el Creador sea lo que sea su idioma, religión, raza y color? Si la humanidad tiene este tipo de tradición, tenemos que marchar hacia a esa tradición que nos llevará a la prosperidad en lugar de las ideas no probadas.

Probablemente es limitado el camino que podemos recorrer por la civilización occidental por el aspecto de justicia, compartición y pluralismo. Nuestra civilización puede guiarnos más que la tradición occidental. Nuestra marcha de mil años desde Jorasán hasta los Balcanes es como un faro que brillará nuestro camino para solucionar los problemas que nos enfrentamos.

Desde esta perspectiva, se puede decir que Estambul fue uno de los lugares más globales para la humanidad hace cien años. Cualquier idea/tendencia/ideología/comprensión puede ganar más profundidad en los lugares donde conviven las diferencias, no en los lugares pequeños o zonas rurales donde los individuos viven solo. Ya que estas ideas tienen la potencia de fortalecerse más en el ambiente de diferencias y contrastes. En este contexto, Estambul fue un lugar donde convivieron muchas ideas diferentes en nuestra historia cercana en la etapa constitucionalista y antes de dicha etapa y donde las diferentes ideas se expresaron a sí mismos con facilidad. Estambul es un ambiente y una oportunidad donde pueden convivir todos los contenidos de los elementos musulmanes como turcos, árabes, kurdos, albaneses y bosnios y no musulmanes como cristianos, judíos y armenios. Por eso, no es una profecía el predecir que Estambul puede tener una experiencia donde se pueden discutir pormenorizadamente los actuales problemas con los caracteres mencionados arriba.

Como un indicador de una ruptura de nuestra civilización en el siglo XX, los intelectuales turcos se vieron afectados por la civilización occidental. En los períodos más cercanos, se vieron inspirados de los movimientos pensativos en los países como Egipto, Irán y Pakistán. Sin duda que seguir los adelantos en el Occidente y el Oriente, saber las ideas diferentes y evaluarlas son una ganancia. Pero, no puede decir que los intelectuales turcos, que siguen los adelantos en dichos países, pueden analizar suficientemente Estambul y los problemas allí donde convivieron ampliamente las diferencias y donde pueden observar la profundidad pensativa más amplia. Por desgracia, la mantilla cubierta sobre la época de República y Estambul aún no se ha podido levantar suficientemente.

Puesto que hoy en día cuantos países hay donde las personas viven libremente con sus identidades y donde no se discriminan o cuantos países hay que interesan con los problemas de las personas de otras geografías. Por eso, se puede decir que Estambul es la experiencia más cercana y más adecuada para solucionar los problemas actuales. Esta experiencia está allí como un faro cubierto de manera de brillar todos los problemas que nos enfrentamos. Quizás “la civilización parada” mencionada por el famoso historiador Arnold Joseph Toynbee es la experiencia de Estambul. Estambul, que tiene la experiencia del Occidente y del Oriente a partir del período “no parado” puede guiarnos en la solución de los problemas actuales. Pero, ahora estamos rotos de esta experiencia a gran escala. Necesitamos regresarlo de nuevo y necesitamos marchar desde allí.

Este artículo es un viaje así. Estas líneas se traducirán a múltiples idiomas a fin de encontrar una solución a los problemas globales a la luz del descubrimiento de esta experiencia profunda.

Sea lo que sea su idioma, religión, color y creencia, si dicen que estoy aquí para esta marcha global, vamos a marchar juntos. Nuestro camino es largo, pero nuestro tiempo es limitado…

Vamos Bismillah (Con el nombre de Allah)

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL, decano de la Facultad de las Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara



Noticias relacionadas