Sami Erol Gelenbe, el turco quien ganó el Premio Nobel del mundo islámico

El profesor turco recibió el premio por sus estudios en redes y sistemas informáticos, y sus análisis matemáticos

Sami Erol Gelenbe, el turco quien ganó el Premio Nobel del mundo islámico

Sami Erol Gelenbe, el turco quien ganó el Premio Nobel del mundo islámico

El profesor turco Sami Erol Gelenbe, miembro de la Academia de Ciencias de Turquía, se llevó el premio de Ciencias Mustafá que se concede por la Fundación del Premio Mustafá en Irán.

Este galardón, que se conoce como el Premio Nobel del mundo islámico y que se presenta como símbolo especial de la ciencia y tecnología del mundo islámico, fue concedido a Sami Erol Gelenbe, de la Escuela Imperial de Londres, en reconocimientos a sus estudios especiales los asuntos como el rendimiento de los sistemas de computadoras multiprogramados y protocoles de redes.

Gelenbe tiene una tecnologís de comunicación informática homónima G-Networks o Gelenbe Networks. El científico en ciencias informáticas, ingeniero electrónico y matemático además ganó el premio de dinero de 500.000 dólares.  

El grupo de Ciencias y Tecnologías de la Información y Comunicación del Premio Mustafá anunció que este período fue evaluado un total de 241 trabajos de 90 científicos de 31 países en los siguientes cuatro campos científicos: nanotecnología, tecnología informática y comunicación, biotecnología y medicina.

Además del profesor turco, el científico Amin Shokrollahi, profesor de matemáticas e informática, es otra figura que ganó el premio por sus estudios en la teoría de información.

Gelenbe, que ganó el premio de investigación Clarke en 1966 después de licenciarse de la Universidad Técnica de Oriente Medio, y Amin Shokrollahi recibieron su premio en la ceremonia en la Sala de Conferencia de Vahdat en Teherán que contó con la participación de más de 700 figuras conocidas en los campos de ciencia desde distintos puntos del mundo islámico.

"Lo que desea hacer Irán es evidentemente un Nobel. (Este premio) puede considerar como Nobel del mundo islámico, pero Irán mira más allá de eso", dijo el profesor turco Sami Erol Gelenbe, que es uno de los científicos contados del mundo con sus descubrimientos en las tecnologías de comunicación.

Al relatar la razón de por qué los países del Oriente Medio están detrás de los países occidentales en el campo científico, aseguró que no se presentan oportunidades y no se realizan investigaciones en estos campos en los países del Oriente Medio.

"No ocurre nada sin trabajar. No desarrolla ninguna tecnología. Hay que trabajar arduamente y facilitar oportunidades", dijo.

Gelenbe expresó que la inteligencia artificial, que registra grandes avances en el mundo, afecta nuestra vida diaria con sus motores de búsqueda. "Cada tecnología se utiliza tanto para la bondad como la maldad. La inteligencia artificial tiene buenos lados; facilita los procesos y podemos acceder a la información", dijo Gelenbe que advirtió de que los datos se comparten según los intereses materiales de algunas personas. "Por esta causa es un caso que concierne a dos partes. Todos debemos mantener abiertos nuestros ojos.

SU PADRE ES TAMBIÉN MATEMÁTICO

Erol Gelenbe, nieto de Ismail Gelenbevi Efendi, uno de los grandes matemáticos del siglo XVIII, dijo que asemeja los premios de Mustafá a los premios Nobel.

Gelenbe contó que establecieron las bases de la red global de computadoras gracias a sus descubrimientos que realizó en los años 1970 cuando aún no surgió el Internet.

Dijo que el Internet conlleva también peligros junto con beneficios.

"Hacemos descubrimientos como científicos. Si bien debemos pensar también las amenazas desencadenadas por la tecnología. Si no se definen reglas internacionales en materia de ciberataques, todo irá mal. Sin embargo, grandes estados no piden este tipo de reglas. Es que estos acuerdos pueden poner obstáculos ante sus proyectos", aclaró.

El profesor Gelenbe expresó que los dirigentes tienen una gran responsabilidad para que los países regionales lleguen éxito en los estudios científicos.

El Premio Mustafá, que se celebra una vez cada dos años, se concede a los científicos e investigadores del mundo islámico que tienen obras en el campo de ciencia y tecnología.

El Premio Mustafá, se atribuye al Profeta Mohama; se concede en honor a uno de los nombres del Profeta del Islam, por su insistencia en la necesidad de adquirir el conocimiento.

Según los autorizados iraníes, este premio, que se concede a los científicos que aumentan la calidad de vida humana, tiene un gran significado para el desarrollo de las relaciones científicas y tecnológicas entre los países islámicos.

El premio Mustafá fue concedido en el período pasado a los científicos que realizaron estudios en las esferas de nanotecnología y biotecnología.



Noticias relacionadas