Desde utopía hasta distopía

La utopía del Oriente por su parte es el oposito del Occidente

Desde utopía hasta distopía

Desde utopía hasta distopía

Por primera vez aprendí el concepto de utopía mientras yo era un estudiante de secundaria en una enciclopedia en nuestra biblioteca de la casa. Causó un interés algo y por esa razón me encontré investigando el Estado de Platón, el Nuevo Atlantis de Bacon, Utopía de More, el País del Sol de Campanella. Las advertencias de mis padres que parecían a unas censuras de que ‘estos asuntos te superan, qué leas los libros adecuados a tú edad’, causaron un efecto contrario y leí en secreto el ‘Mundo Nuevo Valiente’ de Aldoux Huxley. Y mis padres tenían razón. El tema me superaba.

Con la obsesión por haberse vencido en contra de un libro, en mis años de liceo otra vez tomé este libro otra vez y está vez no me superó. En tiempo yo fui un lector muy apasionado de ciencia-ficción. La ‘Utopía Negra’, la última parada de las novelas de ciencia-ficción, mejor dicho la distopía me conquistó al final.

En la utopía completa occidental nos espera un mundo frío, asustador y oscuro. Según la distopía la relación de producción-consumo, la diversificación de los métodos de depositar el capital, los desarrollos tecnológicos y el ego humano cuentan juntos que el mundo del futuro es insostenible. Casi en todos los autores cultos de la ciencia-ficción, desde Aldous Huxley hasta George Orwel, hay un mundo oscuro tanto en la distopía como en la utopía. Según esta utopía hay un ataque constante desde fuera. Aún en los tiempos cuando no hay ningún ataque, por supuesto que hay una preparación para el ataque. A fin de impedirlo deben tomar bajo el control y fundar sus órdenes en estos mundos que pertenecen.    

Desde Don Quijote hasta Robinson Crouse, todos quieren establecer un mundo donde haya sus propios dominios. Por ejemplo Robinson Crouse busca un mundo para establecer siendo un arquitecto. De esta manera es totalitario la utopía que quiere establecer, como las otras. La preferencia de una isla como la plataforma es una medida tomada en contra de los peligros exteriores para consolidar su poder. La utopía de Faust de Marlowe se transforma en una distopía que le traslada a una destrucción. Faust de Goethe también busca la soberanía.

La utopía del Oriente por su parte es el oposito del Occidente. Mientras los protagonistas en el Occidente intentan existir en afueras, los individuos en el Oriente al revés miran a su interior. El individuo en el Oriente intenta ser la pieza de la vida existente autocriticando sus deseos. Pero el individuo del Occidente (el estado) siempre busca el error a fuera y en lo que no lo completa. Por ello el crimen de odio, el aislamiento, el racismo, el Nazismo, el Fascismo, el Comunismo nacen en el occidente como los pensamientos que ignora la persona. En resumen en la base de la utopía y distopía del occidente hay el poder y la soberanía como los instintos.

En el Islam no existe este pensamiento salvaje. Aún existen algunos proyectos sociales en Farabi, Ibn-Bacce, Ibn-Rusd y Ibn-Nefis, estos proyectos significan en la autodirección del individuo y el control de sus deseos. Así es muy evidente en Ibn-Bacce. Ibn-Arabi y Sadrettin Konevi dirigiendo por separado este progreso, formaron la piedra básica de la filosofía musulmana.

Y ¿por qué hemos realizado esta comparación? Vemos que el mundo se transforma en un baño de sangre con el instinto de soberanía y el temor de existencia constante si miramos al mundo occidental. La pasión de ganar extremo y la soberanía otra vez ponen en marcha los centros de potencia del occidente. El norte de Europa y los Balcanes desde hace los últimos dos años se transformaron en un depósito de armas y municiones de manera real.

Los EEUU envía a todos los lugares del mundo sus gigantescos buques de batalla, aviones y los vehículos militares. Actualmente desde Japón hasta Europa del Norte todo el mundo se transformó en un cubo de pólvora. Y estos países, mayoritariamente nuestros compañeros y aliados como si no sobrevivieran una guerra destructiva hace 60 años, de vez en cuando quedan callados y a veces lo permiten. Así no solamente perjudicará a nuestros aliados a todos nosotros y en realidad al mundo totalmente en realidad.

Qué miren al Oriente Medio, desde la declaración de Balfour este planeta se hace un lago de sangre. El Oriente Medio cubre una superficie muy pequeña en todo el mundo pero desde hace un siglo se transformó en un campo de luchas de nuestros compañeros occidentales.

Por ejemplo la zona del golfo, muy pequeño. Aquí cada día se intenta crear una tensión política otra vez. Nosotros recibimos el mayor daño en estas tensiones y enfrentamientos. En realidad nosotros los musulmanes sentimos en nuestros corazones destruidos, la tensión, las lágrimas y la sangre sea donde sea en el mundo, no solo en el conflicto en el Golfo. Porque nosotros creemos que todas las personas se originan del profeta Adán y nuestra madre Eva como nuestros hermanos, desde un cowboy estadounidense hasta un obrero de fábrica en Alemania, un pesquero japonés, un pastor de camelos en el desierto, mejor dicho toda la humanidad mundial.  

Nosotros que tenemos este tipo de creencia debemos convencer al Occidente que somos hermanos, que es la fuente de inspiración. Nosotros los orientales especialmente los que se cultivan con la cultura islámica y su moralidad, si no paramos los que transforman en una bala de fuego el mundo por sus pasiones de soberanía y potencia, el mundo se transforma en la sangre otra vez.

Tenemos un ruego de las elites políticos del mundo occidental: debemos impedir que nuestros sentimientos oscuros sean nuestros dueños y del mundo creando asustándose por Mephisto. O no, no solamente nosotros sino que todas las generaciones próximas serán los esclavos de esta oscuridad. Qué tengan la creencia: este mundo nos basta hasta el apocalipsis…

 

 


Etiquetas: distopía , utopía

Noticias relacionadas