¿Qué sucede en Arabia Saudí?

Atravesamos uno de los períodos pocos comunes en el que la política internacional está en un movimiento tan rápido y turbulento

¿Qué sucede en Arabia Saudí?

¿Qué sucede en Arabia Saudí?

Atravesamos uno de los períodos pocos comunes en el que la política internacional está en un movimiento tan rápido y turbulento. Es posible ver los manifiestos de esta situación en una geografía muy amplía desde América hasta Oriente Lejano desde la península de Crimea hasta Yemen.  Este período pone su diferencia con los conflictos y crisis por el abismo de incertidumbre del sistema internacional. Sin duda que una de las áreas de crisis es la geografía de Oriente Medio. Hoy en día Arabia Saudí ha caído de manera sorpresiva en la densidad regional, política y militar que ocupa la agenda mundial con las crisis de Siria y Yemen. Entonces, ¿Qué sucede en Arabia Saudí?

Se necesita saber la estructura interior de dicho país para poder entender qué sucede en Arabia Saudí. El régimen saudí es una estructura derivada de una alianza y un matrimonio en el siglo XVIII entre Muhammad bin Suud, líder de una tribu politizada, y Muhammad ibn Abdal Wahhab, un movimiento religioso. Esta estructura político-religiosa logró fundar un estado en 1920 con la unificación de otras tribus de la misma sociología. Con este aspecto Arabia Saudí constituye un ejemplo mejor a la famosa teoría “Asabiyyah” de Ibn Jaldún. El wahabismo diferencia de la línea general suní con sus aplicaciones duras puestas por el islam a la relación “práctica-fe”. Esta situación causó la extensión del salafismo político y el estallo de las tendencias de salafismo radical.

Esta situación de Arabia Saudí ha causado molestia desde hace mucho tiempo en EEUU, su aliado cercano, después de los atentados del 11 de septiembre debido a que 15 de los 19 responsables de los ataques fueron saudíes. Por eso, Washington presionó a Riad para impedir el radicalismo en el país por medio de imponer un programa de reforma. De hecho, el hecho de que el Congreso estadounidense ratificara un proyecto de ley que prevé que los familiares de las víctimas actúen contra los dirigentes saudíes en septiembre de 2016, causó poner en alerta a Riad. Hace poco tiempo el príncipe heredero Salmán expresó que se borrarán las huellas del radicalismo y se llevará el islam moderado, y este mensaje dio señales de que se aplicará un programa de reforma radical.

El proceso de formar la estructura política del programa de reforma se ejecutó por el actual rey Salmán bin Abdulaziz de manera más determinada. El golpe de palacio realizado por el rey para dejar el trono a su hijo Salmán ha causado críticas tanto en la familia real como en sus familiares. Y la noche del 4 de noviembre, 11 príncipes, 4 ministros en cargo, muchos ex ministros, empresarios y los magnates de medios de comunicación fueron detenidos. Pero, el Gobierno de Riad declaró que las detenciones se realizaron en el marco de la lucha contra el fraude. Que coincidencia que las detenciones de primera y segunda ola se realizaron poco después de que se fundara una Comisión de Lucha contra el Fraude elaborada con el decreto real.

Pero, aparte de estos sucesos mareados, la posición geopolítica y los recursos subterráneos están detrás de que Arabia Saudí tiene un lugar clave en la presencia del Occidente tanto en la política global como en la regional. Arabia Saudí cuenta con un 16% de la reserva de petróleo del mundo en solitario, y es el primer país del mundo en la producción de petróleo de 10,5 millones de barriles al día. Además, la compañía petrolera saudí ARAMCO tiene un valor de 2,5 billones de dólares y produce el petróleo más rentable del mundo. El hecho de que el rey Salmán firmara un tratado de armas de 400 mil millones de dólares con el presidente estadounidense Donald Trump, y que se infiltraran las noticias acerca de que la compañía ARAMCO entrará en la bolsa de Nueva York, ha revelado que los sucesos ocurridos en Arabia Saudí en los últimos períodos tienen una dimensión geopolítica.

Sin duda que es ridículo considerar todos estos adelantos diferentemente de la geopolítica regional de EEUU en el Oriente Medio. EEUU ha revelado abiertamente con sus afirmaciones que pondrá formar un nuevo paradigma político en la región con el Gobierno de Trump. ¿No es significativo que el presidente Trump realizó su primera visita al extranjero a Riad y Tel Aviv y que posó en frente de la “bola mágica” junto con el rey Salmán y el presidente egipcio Abdel Fatah Al Sisi? Pero, tanto los adelantos políticos y estratégicos en Arabia Saudí como los factores interiores y exteriores no son limitados con los mencionados arriba. El tiempo mostrará que ocurrirá y qué causarán estos sucesos, ya que se aclarará con el tiempo qué llevará el desierto.

 



Noticias relacionadas