Hablar el lenguaje de corazón en la era de sentido perdido

Es el artículo del 04 de noviembre de 2017 del portavoz presidencial el señor Ibrahim Kalın publicado en Daily Sabah

Hablar el lenguaje de corazón en la era de sentido perdido

Según el sitio oficial de Ethnologue que forma un recurso interactivo para las lenguas mundiales, hay más de 7 mil idiomas que viven en el mundo. Algunos de ellos se hablan por cerca de centenares de millones de personas pero otros por las comunidades más pequeñas. Los 23 idiomas equivalen a más de mitad de la población mundial. Todos tienen el mismo objetivo y misma función: transmitir los pensamientos, los sentidos y los sentimientos entre las personas. En el mundo diverso de los idiomas nosotros expresamos nuestras opiniones y nuestros sentimientos y también decimos algo a otras personas. Determinamos el sentido de nuestros actos a través de las palabras y las frases. Idealmente solucionamos nuestras diferencias a través de la comunicación racional. Pero hablar el mismo idioma ¿si siempre nos permite para expresar con todo el sentido o no?

Hablar el idioma no siempre nos permite para superar nuestros conflictos y desacuerdos. Aquí este punto es el lugar cuando necesitamos más que la habilidad lingual para acceder a los corazones y las mentes de otros hermanos. Aquí es el punto mostrado por el Rumi quien dijo que ‘hablar el mismo idioma de corazón es más superior que hablar el mismo idioma’. Los pensamientos llenos de sentido a pesar de que se expresan a través del idioma, ganan un sentido cuando llega a los corazones no a las mentes de nuestros interlocutores. Los pensamientos cuando se expresan a través de un idioma de corazón pueden dejar una influencia en nuestros espíritus y nuestras mentes.  

Las palabras originadas del corazón solamente son oíbles cuando se proceden de otro corazón. Así significa – debemos enseñar a nuestros corazones el hablar con otros corazones. Rumi cree que todas las personas tienen esta habilidad natural de habilidad de hablar este idioma.

En realidad el corazón para la tradición intelectual islámica, es un órgano epistémico e importante igual que la razón y el intelecto. El corazón no solo es la residencia de los sentimientos y la razón, sino que es un lugar donde se depositan las ideas y los sentimientos. El uno de los errores que costa muy caro en la filosofía moderna que transforma el corazón humano en un talento psicológico que convoca a los sentimientos nada más.  

La razón y el corazón no son enemigos el uno al otro. Al revés forman el ser y lo completa. En la ausencia de uno de ellos, la persona se hace ausente e incompleta. La razón o el corazón no pueden llevar nuestros todos los pensamientos y sentimientos, porque nosotros somos más que una máquina cognitiva. Nosotros somos las personas que se sienten, rezan, lloran, se hacen felices de las bellezas y piensan sobre el sentido de nuestra existencia en este mundo.

El corazón no será suficiente para mostrar claro y lógicamente nuestros pensamientos e ideas en solitario. Cuando existen juntos el corazón y la razón nos dan el auto-respeto completo – así es un ego que ve desde el punto de vista de los valores supremos al mundo además de los principios racionales. Nosotros creamos el sentido con nuestra razón y nuestro idioma. Pero podemos llegar al sentido real en las cosas. Pero es correcto que las cosas nos ofrecen como las estructuras que tienen un valor y sentido. Es un lugar donde el corazón y la razón nutren el uno a la otra para crear un sentimiento complementario para la realidad.

Si regresamos a Rumi ¿por qué él prefirió el idioma de corazón en vez de hablar el idioma mismo? Su motivo es simple pero es tan profundo. Las personas que tienen el mismo mundo de idioma tienen diferentes opiniones. Pero el idioma de corazón supera las diferencias pequeñas y aumenta a niveles superiores las percepciones aumentando el potencial de captación de las personas. Esta situación parece a subir al máximo punto de un monte y ver todo el valle no solamente una parte del paisaje. Si subimos al máximo punto, se profundiza igual que nuestra percepción. Esta percepción profundizada nos muestra el comino exacto hacia la madurez intelectual, la creencia, la virtud y la misericordia. Estos valores y los principios sacarán la parte más valiosa de nuestra humanidad.

Así nos explica el motivo de tener una atracción universal el Rumi a pesar de que la mayoría de sus poemas fueron escritos en un tiempo y en un idioma determinado. Como todos los maestros, Rumi se enfocó en llegar a los sentidos universales y permanentes pasando hacia más allá de las expresiones personales de las cosas. Rumi persiguió el sentido más que la forma pero mientras lo hace no olvidó la forma. Al final Rumi es un poeta que pudo expresar con historias atractivas en el poema con los sentidos más profundos. Él, sabía que lo permanente fue el sentido por ello se concentró en el sentido. El sentido nos hace libres.

 



Noticias relacionadas