El huerto comunitario de Kuzguncuk, un lugar histórico bohemio

Los jardines del huerto comunitarios aumentan la sensación de pertenencia y administración de la comunidad, proporcionan una exposición intergeneracional a las tradiciones culturales

El huerto comunitario de Kuzguncuk, un lugar histórico bohemio

El huerto comunitario de Kuzguncuk, un lugar histórico bohemio

Kuzguncuk es un barrio en el distrito de Üsküdar en el lado asiático de Estambul. El barrio está centrado en un valle que se abre al Bósforo y está un poco aislado de la parte principal de la ciudad, rodeado de reservas naturales, cementerios y una instalación militar. Es un barrio tranquilo con calles bordeadas de antiguas casas de madera, mansiones históricas, iglesias, sinagogas y mezquitas, calles empedradas, plátanos y huertas. Desde el rodaje de la popular serie de televisión Perihan Abla a mediados de la década de los noventa, Kuzguncuk se convirtió en un set de películas y otras series de televisión y anuncios de televisión.

Este barrio un tanto bohemio cuenta con un lugar histórico muy atractivo, Bostan. El Bostan – huerto en español - de Kuzguncuk, que también se conoce como el "jardín de Ilia", que refiere a su dueño anterior que cultivó el jardín hasta mediados de los años 80. Su historia como huerto se remonta a más 700 años. La Dirección General de Fundaciones (VGM) obtuvo su propiedad en 1977. En 1986 su estatus de jardín fue cambiado al de escuela. Desde entonces los vecinos de Kuzguncuk se organizaron para impedir que este histórico huerto desapareciera y fueron apoyados por abogados, artistas, arquitectos y periodistas entre otros. Se organizaron picnics, festivales, cine al aire libre - todo de forma gratuita y se comenzó a negociar con el municipio para lograr convertir Bostan en una comunidad sostenible. Finalmente en 2015 el municipio acordó convertir Bostan en un jardín comunitario.

Bostan es utilizado por los vecinos que viven en Kuzguncuk. Ellos tienen el derecho de usar y cultivar las 87 parcelas asignadas que se van rotando anualmente con una larga cola de espera. Aquí se pueden encontrar plantados tomates, berenjenas, pimientos o pepinos dependiendo de la época del año.

El jardín tiene a su entrada un pequeño edificio de servicio. Tras entrar se tiene acceso al punto de encuentro en caso de desastre natural como un terremoto. A la derecha de este punto se encuentran las parcelas del huerto rodeados por gaviones de baja altura, cajas de enrejado metálico de forma prismática rectangular rellenas de piedras que también sirven como asientos.

Estos huertos están enmarcados al fondo con pintorescas casas de colores que sirven usualmente como fondo de fotografías para las parejas de novios a punto de casarse o recién casados-

Al otro lado del punto de encuentro se haya la plaza central con un pequeño anfiteatro donde se proyectan películas en verano. También se hayan espacios de juegos para niños y una pista de baloncesto.

Estos jardines comunitarios aumentan la sensación de pertenencia y administración de la comunidad, proporcionan una exposición intergeneracional a las tradiciones culturales, ofrecen oportunidades únicas para enseñar a los jóvenes sobre de dónde proviene la comida y concienciación de sostenibilidad ambiental. La exposición al espacio verde reduce el estrés y aumenta la sensación de bienestar y pertenencia de sus usuarios y visitantes-

Entre otros beneficios, los jardines comunitarios mitigan algunos de los problemas que afectan a las zonas urbanas aumentando la disponibilidad de alimentos nutritivos, fortaleciendo los lazos comunitarios y reduciendo las food miles, la distancia con la que la comida es transportada desde su producción hasta que llega a las manos del consumidor. Los seres humanos, las plantas y los animales pueden beneficiarse de la agricultura urbana y sostenible, ya que crea hábitats y mejora la ecología de la zona.

Estudios demuestran que espacios como el de Kuzguncuk conducen a mejores relaciones entre las personas, proporcionan bienestar y oportunidades para trabajar al aire libre y logran cohesión social entre comunidades. También ayudan a proteger la biodiversidad mientras se intercambian semillas locales entre los usuarios de estos jardines.

Todo son beneficios en este espacio tan agradable que debería ser visitado por habitantes de Estambul y turistas.

- Programa preparado por el arquitecto Santiago Brusadin - 

 



Noticias relacionadas