Birmania (Myanmar): el nuevo centro de batalla de las fuerzas

El presidente de la República de Turquía Erdogan pidió al gobierno de Bangladés que aprobara a los de Rohingya como los refugiados y anunció al mundo que todos los gastos de los refugiados se pagarán por Turquía

Birmania (Myanmar): el nuevo centro de batalla de las fuerzas

Yo conocí la minoría musulmana sin patria en Rohingya mientras estábamos en los primeros años de 2000. Fui a Birmania (Myanmar) por motivos laborales justo después de las noticias en las agencias internacionales de que la administración de junta militar en Myanmar en los años 2000 cometió crímenes en contra de la libertad de expresión y la democracia. El país se administraba por la junta militar pero en realidad yo pude mantener mis trabajos sin recibir grandes presiones como un reportero. En aquellos años pudimos encontrar la oportunidad de entrevistarse con Ang San Su Chi, la presidenta actual de hoy quien estaba en el arresto domiciliario en aquellos año

La señora Chi, anunciada por el occidente como la heroína de democracia, mejor dicho estaba bajo la mayor influencia del izquierdismo nacionalista. Por algún motivo el mundo occidental podía ignorar esta situación. Pero el mismo mundo occidental también dio sacrificios mayores a la enfermedad de izquierdismo nacionalista.

El izquierdismo nacionalista iniciado por Hitler en Alemania en los años 1930, el nazismo, se cobró la vida de millones de personas en Europa y en el mundo. La enfermedad de nazismo otra vez aparece en toda Europa. Expande cada día los dichos y los pensamientos nacionalistas tanto entre los grupos izquierdistas, los Verdes, los Demócrata Sociales sino también entre los derechistas.  

Cuando comparamos las palabras de la canciller Merkel, declaradas en los estudios electorales de hoy con los documentos de discursos de Adolf Hitler, creo que las similitudes les sorprenderán mucho. El mismo pensamiento enfermo desgraciadamente expande paso a paso en otros países europeos.  

Por este motivo Europa Occidental y en especial la Unión Europea que siente el orgullo de ser ‘el heredero de la civilización occidental como la cuna de democracia’ no ve o no puede ver la masacre sistemática hecha por Myanmar. ¿Cuál será el motivo de este silencio de Europa y la UE en contra del genocidio mantenido por Birmania (Myanmar) que fue presionado a los principios de 2000 para que la gente no podía declarar sus opiniones con corazón abierta?

La comisión de premio de Nobel que tiene una posición prestigiosa en el mundo, ¿si realizará o no una reunión sobre el premio ofrecido a la señora Ang Su Chi la presidenta actual de Myanmar que dio el orden de la masacre?

El presidente de la República de Turquía Erdogan pidió al gobierno de Bangladés que aprobara a los de Rohingya como los refugiados. Erdogan anunció al mundo que todos los gastos de los refugiados se pagarán por Turquía. Pero hay Malasia e Indonesia justo a la frontera de los de Rohingya y ambos dos son los países donde los musulmanes son dominantes y soberanos. El silencio de los países del Golfo que son las economías más potentes del mundo actual es una vergüenza para el Islam y los musulmanes.

Los habitantes de Rohingya forman la minoría más amplia sin patria en el mundo. Carecen de todos los derechos humanitarios como un tribunal donde buscarán sus derechos, el pasaporte para huirse y la identidad para sus niños. Desde hace 60 años carecen de todos estos derechos cuando Myanmar declaró su independencia.

De repente apareció una organización llamada ‘El Ejército de Salvación de Rohingya’ equipada con armas muy caras en la zona de musulmanes que dificultan de encontrar un trozo de pan. Sus estilos de actividad parecen mucho a DAESH, la banda terrorista originada del Occidente. En palabras el ejército de Birmania lucha en contra de esta banda pero por un motivo desconocido mueren los civiles siempre y no hay un solo terrorista capturado sin o con vida.

Pagaron y pagan los costes mayores otra vez los civiles como ocurrió en el último combate. Al menos 3 mil musulmanes de Rohingya perdieron la vida. El ejército aumenta el volumen de la violencia. Cada día incendian casi 20 pueblos. No es posible de saber la cifra exacta. Anteriormente fue declarado que perdieron la vida 2 o 3 mil musulmanes desde el primer día de los conflictos. Pero así es solamente la cifra detectada.

Pero esta cifra no refleja la veracidad. Porque en los días pasados en unas aldeas en Buthidaung fueron masacradas 1500 personas y así fue anunciada por las agencias independientes. Quedaron con vida solamente 400 personas en la aldea y el resto fue incendiado mientras vivían.

Así es la sistemática del Ejército de Birmania: entran con espadas y armas de fuego en los pueblos. Matan casi todas las personas. Los budistas les ayudan a los soldados. El resto intenta huirse del pueblo pero esta vez se toman como blancos por las minas escondidas y emboscadas en los alrededores del pueblo. Los soldados emboscan y disparan con misiles a los huyentes. Después incendian los pueblos y en la mayoría de los heridos hay quemaduras de 3º grado.

Un 70 o 80% de los musulmanes que quedaron en Myanmar (Birmania) se compone de las mujeres y los niños. La mayoría de los jóvenes y los hombres en las zonas de Maungdaw y Buthidaung se huyó a Bangladés y Malasia. En los pueblos las mujeres y los niños sufren mayoritariamente la violencia.

La zona de Maungdaw está muy cerca de Bangladés. Los habitantes de esta zona se huyen a la frontera. Pero aquí el estado de Bangladés no abre la frontera a sus congéneres. Hay una zona imparcial y hay mucha gente aquí como refugiados. Los que se huyen desde las zonas no fronterizas se esconden en las zonas forestales. No tienen un lugar para huirse.

El ejército de Bangladés empuja a los que se huyen a la frontera, hacia los interiores. El ejército birmano dispara sin discriminar a estas personas. Es una vergüenza para la humanidad que solamente Turquía nada más declara y pronuncia esta violencia. El presidente de Turquía Erdogan a lo largo de toda la fiesta llamando por teléfono uno por uno a los líderes mundiales gastó su esfuerzo para la detención de esta masacre a nivel internacional.

Espero que la ONU tome los pasos serios para detener esta masacre, así sería mi deseo pero parece muy difícil de ver las señales de que se pararía la sangre derramada en la zona donde ocurre el conflicto de potencia entre algunos países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU.

La líder sin experiencia de Myanmar, la señora Chi no se entera de que este genocidio hace su país el lugar de nuevos conflictos de potencia. Y cuando se lo entera creo que vamos a escribir las noticias de las muertes de budistas que matan hoy a los musulmanes.

En el artículo próximo intentaré tratar del motivo de declarar Rohingya y Birmania (Myanmar) como un nuevo campo de batalla. Hasta la próxima.



Noticias relacionadas