Las calles de París se rinden a las llamas de protestas

Hay 1.723 arrestos, 135 heridos entre ellos 17 policías en los conflictos

Las calles de París se rinden a las llamas de protestas
Miles de agentes blindan París en una movilización de los Chalecos Amarillos con menos incidentes
Miles de agentes blindan París en una movilización de los Chalecos Amarillos con menos incidentes

89.000 agentes en toda Francia, 8.000 en París, una docena de blindados. Un férreo dispositivo que actúa para intentar evitar la violencia en las calles

Las calles de París se transformaron en el campo de batalla debido a las protestas de los chalecos amarillos comenzadas por la reacción ante los precios altos de los carburantes en Francia pero transformadas después en el rencor contra el presidente Macron y su administración.

El ministro del Interior Christophe Castaner en la rueda de prensa ha declarado que en las protestas acudidas cerca de 136 mil personas en todo el país fueron arrestadas 1.723 personas cuyas 1.220 permanecen arrestadas todavía resultaron heridas 135 personas entre ellas 17 policías.

Los protestantes ayer a las 07:00 horas locales de la mañana comenzaron a reunirse en la Avenida de Campos Elíseos en París. La policía no les permitió a los manifestantes que entraran en la avenida sin que hiciera el cacheo. Entre la policía y los manifestantes hubo momentos de tensión debido a los eslóganes como ‘Macron a dimisión’.

Los chalecos amarillos en las horas de tarde a pesar de las convocaciones de serenidad de los funcionarios de seguridad entrando en las avenidas en proximidades incendiaron un buen número de coches, tiraron botellas y piedras a la policía. Al aumentar la tensión en las calles fueron enviados los vehículos blindados.

Los activistas que mantuvieron sus protestas en diferentes puntos como Republique y Ópera, saquearon muchas tiendas y perjudicaron al ambiente. Fueron cerradas al tráfico muchas calles en distintas partes del país.

Trabajaron 89 mil policías y solamente en París hubo 8 mil policías y 12 vehículos blindados en patrulla.

Mientras las manifestaciones azotaron la vida cultural de París, no estarán abiertos los museos en las proximidades de Champs Elysees. De misma manera se cancelaron los programas en los edificios de Garnier y Bastile Ópera. Fue cancelado el partido planificado entre Paris Saint-Germain PSG y Montpellier en la I Liga de Fútbol. No se visitó la Torre Eiffel.

Arc de Triomphe que fue perjudicado durante las manifestaciones de la semana pasada quedó cerrado. Cerca de 30 líneas de metro y muchas carreteras, avenidas estuvieron cerrados en Champs Elysees debido a las protestas.

Los actos de los chalecos amarillos que iniciaron el 17 de noviembre como una protesta por el alza de los carburantes y el empeoramiento de condiciones económicas se convirtieron en la protesta más violenta de los últimos años en Francia.

El 1 de diciembre, miles de personas asistieron a la manifestación en la periferia de la Avenida Campos Elíseos. La policía intervino bruscamente. Se quemaron contenedores y automóviles en las calles.

Gran número de restaurantes, cafeterías y tiendas cerraron sus persianas. El daño económico se calcula en 4 millones de euros.

3 personas murieron, otras 1.043 resultaron heridas (entre ellas 222 agentes de seguridad), 1.424 personas fueron arrestadas.

Fue declarado que se cancela el aumento de precio de combustible por 2019 pero los activistas de chalecos amarillos anunciaron que seguirán las manifestaciones alegando que así no es suficiente.

En Bruselas ayer en la protesta fueron arrestadas 400 personas. En cuanto a Holanda las protestas de chalecos amarillos acabaron pacíficamente

 



Noticias relacionadas