Irlanda puede ser el primer país de la UE en detener el comercio de asentamientos ilegales

El Senado irlándes dio visto bueno al proyecto de ley que prohíbe la importación y venta de bienes y servicios provenientes de los asentamientos israelíes ilegales en los territorios palestinos

Irlanda puede ser el primer país de la UE en detener el comercio de asentamientos ilegales

El Senado, que forma el ala superior del parlamento irlandés, aprobó el proyecto de ley que busca prohibir la importación y venta de bienes y servicios provenientes de los asentamientos israelíes ilegales en los territorios palestinos.

Por su parte, el gobierno irlandés se opone a la moción, que se promulgará si recibe la aprobación también de la Cámara Baja del Parlamento.

Una vez que sea promulgado el proyecto de ley, Irlanda será el primer país de la Unión Europea (UE) en imponer tal prohibición a los asentamientos israelíes.

El senador independiente Frances Black, quien preparó el proyecto de ley, en su cuenta social, transmitió lo siguiente:  

"¡Increíble! El proyecto sobre Territorios Ocupados acaba de completar todas las etapas en el Senado. Irlanda puede ser el primer país de la UE en detener el comercio de asentamientos ilegales. Ahora debe aprobar por la Cámara Baja del parlamento (el Dáil). Promulgaremos este proyecto de ley vital con gran apoyo".

Black, en su declaración anterior, enfatizó que la prohibición impuesta por el proyecto de ley es la condición mínima para ser un país de la UE fiel a la justicia y los derechos humanos.

"¿Cómo podemos considerar los asentamientos como tierra ilegítima y robo de recursos y al mismo tiempo comercializar los productos de este crimen?, preguntó.

La embajada israelí en Dublín calificó de “populista y peligroso” el proyecto que recibió la aprobación del Senado en julio en la primera fase.

La embajada anunció que Israel podría planear tomar una represalia bajo la luz de los adelantos en el proceso de promulgación del proyecto.

El proyecto se debatió primero en el Senado en enero, pero se suspendió hasta junio, cuando Israel convocó al embajador irlandés en Tel Aviv al Ministerio de Relaciones Exteriores.

 



Noticias relacionadas