Macron lanza un gran debate nacional para calmar a los chalecos amarillos

El Gobierno plantea estos temas principales para el debate: la fiscalidad y gastos públicos, organización del Estado y servicios públicos, transición ecológica, democracia y ciudadanía, el cambio climático

Macron lanza un gran debate nacional para calmar a los chalecos amarillos

El presidente francés, Emmanual Macron, lanzó un debate a largo y ancho del país con la participación de los ciudadanos con el objetivo de dar respuesta a los problemas causados por las manifestaciones de los chalecos amarillos.

En este sentido, Macron escribió una carta abierta a los franceses con respecto a las protestas que desencadenaron los actos de violencia.  

En su carta, Macron indicó que es consciente del odio de algunos ciudadanos en el país por el alto nivel de presupuestos, la baja de los salarios, la insuficiencia de los servicios públicos y la dificultad de vivir en las condiciones humanitarias. Agregó que los humanos tienen preocupaciones no solo en Francia, sino también en Europa y que hay que encontrar soluciones a los problemas.

Macron enfatizó que para ello es indispensable que no recurrir a la violencia.

El mandatario galo subrayó que son inaceptables los insultos a la gente exclusiva del país, la acusación de los periodistas y los ataques contra las instituciones oficiales y transmitió que el debate nacional culminará el 15 de marzo.

Macron señaló que de esta manera los franceses expresarán sus opiniones y propuestas con respecto a los problemas en el país.

Macron apuntó que es privilegiado para el mismo la lucha contra el desempleo y mostró su convicción en la necesidad de un nuevo sistema social para superar las injusticias.

Macron aclaró que la fiscalidad, gasto público, organización del Estado, democracia directa y ciudadanía y el cambio climático se tratarán en este debate.

Macron, al dirigir preguntas a los franceses en estos asuntos, recalcó la indispensabilidad de la disminución de los gastos públicos para la baja de altos presupuestos protestados por los chalecos amarillos.

Macron remarcó que es de suma importancia la lucha contra el cambio climático y que hay que hacer inversiones para ello.

Subrayó que Francia debe ser más sensible hacia sus ciudadanos y preguntó al pueblo qué tipo de camino hay que seguir en materia de inmigrantes.

Las manifestaciones en Francia que comenzaron el 17 de noviembre de 2018 en protesta de la subida del precio de combustible y al deterioro de las condiciones económicas se convirtieron en la protesta más violenta del país de los últimos años.

Durante las protestas, los policías y activistas chocaron ocasionalmente, se lanzaron ataques a algunas instituciones públicas, se saquearon las tiendas, se quemaron los vehículos y contenedores de basura, se elevó el humo de las llamas en las calles y la policía intervino duramente en los manifestantes.

Las manifestaciones se saldaron con 10 muertos, más de 700 heridos, 5 mil 600 detenidos. Más de mil personas fueron condenadas a prisión.

En términos económicos, las protestas dejaron 58.000 desempleados, lo que cuesta 32 millones de euros al estado. Sin embargo, la pérdida económica de centros comerciales superó los 2 mil millones de euros debido a las manifestaciones.

Mientras que los vuelos internacionales a París disminuyeron en un 5-10 por ciento el mes pasado debido al caos en el país, las reservas de vuelos para París durante los primeros 3 meses de este año también cayeron un 6,8 por ciento.



Noticias relacionadas