México: entre el desabastecimiento y la estrategia de AMLO contra el robo de combustible

El presidente López Obrador puso en marcha un plan para evitar el 'huachicoleo', o robo de combustible, un delito que representa pérdidas anuales para el Estado por valor de unos USD 3 mil millones

México: entre el desabastecimiento y la estrategia de AMLO contra el robo de combustible

"Vamos a resistir todas las presiones" en torno al robo de combustibles en México.

Así lo aseguró este miércoles el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al confirmarle a los mexicanos que hay gasolina suficiente en el país y que el desabastecimiento que se presenta en varias partes de la República obedece al plan que puso en marcha su gobierno para atacar el conocido 'huachicoleo', o robo de combustible, que incluye cambios en la distribución de este recurso.

Por estos días en el país norteamericano se han registrado largas filas de vehículos para abastecer gasolina o diésel o un gran número de estaciones de servicio cerradas, entre otros. Las autoridades han llamado a la calma y a "seguir actuando con prudencia (...), ya que el suministro se regularizará en breve".

“Nos pueden ayudar actuando con prudencia, con serenidad, sin caer en pánico, sin hacer caso a información alarmista, tendenciosa, de quienes de manera directa o indirecta están a favor de este régimen corrupto que está ya a punto de acabarse", dijo el mandatario en su conferencia de este miércoles.

La propuesta de AMLO busca combatir la corrupción y las redes que se dedican a este delito. Según cifras oficiales, el actual gobierno ha evitado el robo de hidrocarburos por MXN 2.500 millones en tres semanas, es decir, cerca de USD 130 millones. El monto equivale a 8 mil 540 pipas que, formadas una detrás de otra, alcanzarían 80 kilómetros.

Al año, este representa pérdidas para el Estado por un valor de MXN 60 mil millones, unos USD 3 mil millones.

El Ejecutivo mexicano detalló que aunque hay gasolina suficiente en los centros de acopio de gasolina en el país, no se pueden utilizar los ductos "porque existen redes alternas que se crearon para extraer y robarse las gasolinas". En palabras de AMLO, "es otro sistema de distribución de Pemex (Petróleos Mexicanos)". El presidente afirma que en dichas bandas participan funcionarios de la estatal petrolera.

“Por eso se cerraron ductos y se están abriendo conforme se considera prudente para evitar el robo. En tanto, estamos cambiando el sistema de distribución utilizando pipas y esto significa demoras, retrasos y desabasto en algunas gasolinerías. Sería fácil abrir los ductos y decir ‘se normalizó ya la situación’, pero mantener a sabiendas el robo, es decir, aceptar, tolerar el robo. Eso no lo vamos a hacer", confirmó.

La estrategia del dirigente izquierdista ha impactado a decenas de ciudades en los estados de México, Guanajuato, Michoacán, Aguascalientes, Jalisco, Tamaulipas y Querétaro. Ciudad de México (CDMX), la capital, vivió este miércoles su segundo día de desabastecimiento.

La jefa de Gobierno de CMDX, Claudia Shenibaum, se reunió con el director general de Pémex, Octavio Romero, para analizar la situación y tomar medidas.

La mandataria local informó que la ciudad amaneció con 103 de 400 estaciones de servicio con dificultades de abastecimiento debido a la nueva logística y a la reparación de un ducto entre Tuxpan (Veracruz) y Azcapotzalco (CDMX) que resultó dañado.

Shenibaum indicó que se esperaba que al finalizar la jornada el suministro en la capital volvería a la normalidad.

 

 

 



Noticias relacionadas